Por qué tu próximo vehículo debería ser un coche eléctrico o híbrido

Reducen emisiones, pagan menos impuestos y hasta permiten aparcar gratis en zonas de estacionamiento regulado: esto es lo que los coches eléctricos pueden hacer por ti

Se calcula que la adopción de los coches eléctricos e híbridos como reemplazo a los vehículos de combustión contribuirá a que en 2030 las emisiones de CO2 sean un 35% menores que en la actualidad.

Reducir las emisiones de CO2 es una de los medidas con mayor impacto en la lucha contra el cambio climático y a favor del medio ambiente.

Los coches eléctricos y los híbridos enchufables tienen etiqueta ambiental 0 (azul) de la DGT. Esto supone ventajas fiscales y en la movilidad de las ciudades: en muchas ciudades los coches ECO pagan impuestos reducidos, pueden acceder a zonas de bajas emisiones o restringidas al tráfico, e incluso aparcar gratis en zonas de estacionamiento regulado.

En muchas ciudades los coches ECO se benefician de una reducción en el impuesto de circulación, y también aparcan gratis

Pero además los coches híbridos enchufables y eléctricos tienen más ventajas directas en el bolsillo del conductor: incentivos fiscales —con menos impuestos en la adquisición y también durante la vida del vehículo— descuentos adicionales de los fabricantes, y acceso a los créditos verdes.

Los créditos verdes, impulsados desde el Banco Central Europeo (BCE) ofrecen mejores condiciones de financiación para comprar este tipo de vehículos: menos comisiones, intereses más bajos y acceso a más capital.

Circula más cómodo y a menor coste en un coche eléctrico (y sin miedo a quedarte sin batería)

En comparación con los coches con motor de combustión, los coches híbridos recargables y eléctricos son más cómodos —vibran menos y hacen menos ruido— y, además, recorren más kilómetros por cada euro dedicado a mover el vehículo.

Peugeot 508 PHEV, vehículo híbrido enchufable. Foto: Peugeot.

Este ahorro se debe a varios factores:

  • Mayor eficiencia energética: con menos pérdidas de energía en forma de calor y por la fricción entre piezas mecánicas.
  • Menor mantenimiento por su mayor simpleza técnica: los coches eléctricos tienen muchas menos piezas móviles, no tienen caja de cambios y no hay que sustituir ni el aceite del motor ni de la transmisión.
  • Además el precio de la electricidad —el equivalente al combustible en los coches eléctricos y los híbridos enchufables— es comparativamente más bajo al precio de los combustibles fósiles: entre 1 y 2 euros de electricidad permiten recorrer unos 100 kilómetros, y sin emisiones por kilómetro recorrido.

Cuando se trata de coches híbridos enchufables la carga de la batería permite circular en modo eléctrico en los trayectos cortos del día a día con mayor confort, menor coste y sin emisiones, y el motor convencional sirve como generador eléctrico o como apoyo a la propulsión eléctrica para trayectos por carretera o de largo recorrido.

Ya hay en el mercado coches eléctricos que cargan el 80% de la batería en apenas media hora

En cuanto a los coches eléctricos su autonomía cada vez es mayor, las recargas son más rápidas y cada vez hay más estaciones de carga disponibles.

Además hoy en día hay seguros de coche específicos para vehículos eléctricos que ofrecen al conductor coberturas específicas para estos vehículos, como la carga rápida para seguir circulando cuando no hay una estación de carga próxima, de modo que el temor a quedarse sin batería es cosa del pasado.

a.
Ahora en portada