Una barrica flotante: el glamping más alucinante de Canadá

En región vitivinícola de Essex (Ontario), una enorme barrica se ha transformado en un coqueto alojamiento que se mece sobre el río Fox Creek

No es la primera vez que el glamping, esa modalidad que convierte el camping en lujo a golpe de glamour y exotismo, llega al mundo del vino. Quinta de Pacheca, en Portugal, ya ofrece estancias en grandes barricas reconvertidas en coquetas estancias en el Alto Douro. Pero esta propuesta eleva la apuesta: se trata de dormir en una barrica, sí, pero ahora mecido por las aguas del río Fox Creek y con excepcionales vistas a los viñedos.

En el condado de Essex, al suroeste de Ontario (Canadá), rodeado de bodegas y viñedos, encontramos este alojamiento, disponible a través de Airbnb, que se mece suavemente sobre el río. Sin embargo, no hay ningún peligro de perder el rumbo si nos quedamos dormidos, ya que el barril y la plataforma sobre la que se asienta están amarrados a la orilla.

Glamping entre viñedos. Foto: Airbnb.

Cómo es dormir en una barrica

La parte superior la barrica se ha sustituido por una gran ventana panorámica, desde la que ver, cómodamente tumbados en la cama doble, la vida silvestre, las viñas y, de noche, el cielo estrellado y la luna reflejada en las aguas tranquilas sin ningún tipo de contaminación lumínica.

Fuera hay espacio para un par de tumbonas, una ducha solar, un fregadero que se oculta en otra barrica más pequeña y un bar absolutamente privado, con su barra, sus taburetes, sus copas y su nevera para guardar las botellas que hayamos comprado en nuestros paseos por la zona.

Con el alojamiento se proporciona una barca para dar paseos por el río. Foto: Airbnb.

Totalmente ecológico, la enegía solar también alimenta la televisión y el reproductor DVD, un ventilador y el refrigerador, además de la bomba de agua para el lavabo y la ducha al aire libre.

Además de utensilios y ropa de cama, el alojamiento cuenta también con una barbacoa y un lugar preparado para hacer fuego con total seguridad frente a la barrica, en tierra firme.

Enoturismo y más

Y aunque no podremos recorrer el río y desplazarnos a alguna de las decenas de bodegas locales con nuestra barrica, se ofrece un bote de remos totalmente gratuito para disfrutar de un romántico paseo al atardecer o bien practicar la pesca en los alrededores.

La barrica está anclada sobre el río Fox Creek, en la zona vitivinícola de Essex. Foto: Airbnb.

Si lo nuestro es la acción, además, se pueden alquilar bicicletas en Farm Dog Cycles para recorrer los alrededores y llegar, en menos de 10 minutos, al área de conservación John R. Park, o bien adquirir productos locales en The fuit wagon para disfrutar del perfecto maridaje con los exquisitos suavingons y pinots que se elaboran en la zona.

Aunque varía en función de las fechas, la barrica (hay dos disponibles) puede alquilarse desde unos 123 euros la noche para dos personas. Para más seguridad, las valoraciones de los huéspedes anteriores, que calificaron con 4,96 sobre 5 la experiencia de dormir en este barril flotante.

a.
Ahora en portada