Un Sant Jordi atípico (pero con fiesta clandestina)

Aunque haya sido un Sant Jordi diferente no faltó la fiesta clandestina en el Speakeasy, que reunió a personalidades de la cultura y el periodismo

El atípico Día del Libro y de la Rosa que ayer se celebró en Barcelona fue, pese a todos los pronósticos, mucho mejor de lo que se esperaba. En las dos provincias catalanas no afectadas por los rebrotes del coronavirus, la gente salió a comprar literatura con normalidad y, aunque en Barcelona se cancelaron todos los actos callejeros, las librerías vieron colas a sus puertas.

Sin embargo, este año no se celebraron las tradicionales fiestas nocturnas que suelen organizar las editoriales y algunos medios de comunicación. O, al menos, no se celebró la mayoría. Porque hubo una que luchó contra viento y marea para perdurar: la fiesta clandestina.

SAnt Jordi Foto Marta Perez

A pesar de las restricciones la gente concurrió a las paradas. Foto Marta Pérez-EFE

 

Una tradición de dos décadas

Y es que todo el mundo sabe en Barcelona que la festividad del Día del Libro y de la Rosa culmina con una copa en la coctelería Speakeasy.

Ni el coronavirus, ni el calor, ni el desánimo por la situación del mercado editorial interrumpieron la fiesta que tiene un enorme arraigo en la ciudad

Así lleva siendo desde hace casi dos décadas, cuando el periodista Álex Sàlmon y el restaurador Javier de las Muelas acordaron organizar un evento que, de algún modo, sirviera de encuentro para los escritores, editores, agentes, distribuidores, libreros y periodistas que, durante toda la jornada, se habían deslomado para que la fiesta de Sant Jordi fuera un éxito.

Sant Jordi en Girona foto David Borrat EFE

La fiesta de Sant Jordi también estuvo presente en Girona. Foto: David Borrat EFE

[Para leer más: La viuda de Sant Jordi]

Este copeo, famoso donde los haya en Barcelona, se ha celebrado ininterrumpidamente desde hace 18 años, y ayer, 23 de julio, fecha elegida para el llamado Sant Jordi d’Estiu, no fue una excepción. Ni el coronavirus, ni el calor, ni el desánimo respecto al bache que atraviesa el sector consiguieron interrumpir una costumbre de enorme arraigo en la ciudad.

Así que Sàlmon y de las Muelas se arremangaron y organizaron un evento en petit comité en la terraza del local.

Dry Martini Foto 1
El Dry Martini volvió a recibir a la fiesta clandestina organizada por Álex Sàlmon. Foto: Marta Calvo.

Y, mascarillas arriba, distancia de seguridad alrededor y saludos con los codos por el medio, una treintena de personas acudió al encuentro para que la fiesta, ahora ligada al portal cultural Tendenciashoy.com, continuara viva.

Las personalidades presentes

Estuvieron por allí personalidades del mundo de la cultura, la restauración, la abogacía, el periodismo y la política como el periodista Juan García (CEO del Grupo ED), el escritor Rafa Nadal, el presidente del Gremi d’Editors de Catalunya Patrici Tixis, el periodista Albert Arbós (Interprofit) y Mireia Torres, directora del Área de Innovación y conocimiento de Familia Torres y Directora de la bodega Jean Leon.

Albert Arbós, Rafel Nadal, Javier de las Muelas, Xavier Melero y Albert Montagut. Foto: Marta Calvo

Albert Arbós, Rafel Nadal, Javier de las Muelas, Xavier Melero y Albert Monteagut

También se vio al abogado Xavier Melero, el editor de ED Libros Félix Riera, los periodistas Anna Alós, Albert Montagut y Juan Pedro Chuet-Missé, el concejal de Turismo del Ayuntamiento de Barcelona Xavier Marcé, y otros muchos que, sonriendo tras la mascarilla y con las manos embadurnadas en gel hidroalcohólico, recordaron algunas de las anécdotas más emblemáticas de este evento ya tradicional.

Preguntados por este cronista, todos coincidieron en que la principal característica del evento siempre ha sido la transversalidad. Realmente, a la llamada ‘fiesta clandestina’ del Sant Jordi han acudido a lo largo de los años políticos de todas las ideologías y no hay habitual que no recuerde charlas hoy imposibles de imaginar entre dirigentes de los distintos arcos que componen el Parlament y el Consistorio.

Álex Sàlmon, Albert Montagut y Albert Arbós retratados por Joan M.Baliellas. Foto: Marta Calvo

Álex Sàlmon, Albert Montagut y Albert Arbós retratados por Joan M.Baliellas. Foto: Marta Calvo

Sentimiento de hermandad

Pero, por encima de la gente variopinta que se ha ido reuniendo a lo largo de los años, hay otro hecho que singulariza la fiesta, hoy vinculada al nuevo portal Tendencias, es el sentimiento de hermandad.

En palabras de Félix Riera, “lo bueno que siempre ha tenido esta fiesta es que, después de una jornada de trabajo durísimo como es el Sant Jordi, uno viene aquí y siente que forma parte de una comunidad”.

Idea que complementa el escritor Rafa Nadal al recordar que en este acto siempre se ha percibido una ‘alegría colectiva’: “Me refiero a que aquí vienen autores de todos los sellos y, al margen de sus intereses particulares, comparten de un modo sincero sus éxitos con los de los demás”.

Dry Martini 2

En la tradicional fiesta clandestina se congregaron personalidades de la cultura y el periodismo, como el CEO de Economía Digital, Juan García. Foto: Marta Calvo

Esperando la nueva normalidad

Así pues, la continuidad de uno de los eventos capitales en la noche de Sant Jordi está asegurada y, cuando el año que viene todo vuelva a la normalidad y las medidas sanitarias sean un mero recuerdo, todos los protagonistas del mundo del libro podrán darse nuevamente cita en esa fiesta en la que necesitas una contraseña para entrar.

Una contraseña, por cierto, que siempre ha sido el secreto peor guardado de Barcelona. Porque no hay escritor, editor, librero, distribuidor y hasta vecino del quinto que, por un medio u otro, no consiga el santo y seña. Y es que, cuando una fiesta promete diversión, todo el mundo se espabila para colarse.

Álex Sàlmon y Xavier Melero. Foto: Marta Calvo

Álex Sàlmon y Xavier Melero. Foto: Marta Calvo

El festejo de Sant Jordi en Sitges

Por otro lado, en el Sant Jordi d’Estiu que ayer se celebró, no todos los acontecimientos de relevancia se concentraron en las grandes capitales.

Los actos de carácter cultural se sucedieron por toda la geografía catalana, es cierto, pero nos hemos fijado en lo que, probablemente, será el germen de un festival literario con todas las de la ley.

No sería de extrañar que el evento literario del Hotel ME Sitges Terramar sea uno de los focos culturales más importantes de la provincia de Barcelona

El Hotel ME Sitges Terramar organizó, en el marco de ‘La mercantil del diseño’ y de la mano del activista cultural José Luis Espina, sus primeras jornadas literarias vinculadas al Día del Libro y de la Rosa, un acontecimiento que, según la directora del lugar, Cristina Ímaz, tratarán de repetir el 23 de abril del año que viene.

MERCANTIL PREMSA093A9232

          

El Hotel ME Sitges Terramar organizó un evento literario y de diseño. Foto: Mercantil Prensa

Si es así, no sería de extrañar que esta suerte de congreso se convierta en uno de los focos culturales más importantes de toda la provincia de Barcelona.

Encuentro literario

Bajo el título general de ‘Territorios literarios’, el acto reunió a cuatro escritores en dos mesas distintas: la primera abordó el tema de la literatura sobre la España vacía y tuvo como protagonistas a Olga Merino y Gabi Martínez, autores de La forastera (Alfaguara) y Un cambio de verdad (Seix Barral).

MERCANTIL PREMSA093A8708

Olga Merino, Álvaro Colomer y Gabi Martínez en uno de los encuentros literarios. Foto: Mercantil prensa

El segundo encuentro corrió a cargo de Toni Ortín, director de la revista Altaïr, y Jorge Carrión, autor de Lo viral (Galaxia Gutenberg), que debatieron sobre las distintas formas de viajar que existen en la actualidad.

[Para leer más: Sitges, literatura, rosas y diseño para un Sant Jordi diferente]

Tal vez ahora mismo el festival literario del hotel ME Sitges Terramar sea discreto, pero la intención de los organizadores es hacerlo crecer y vincularlo a los otros eventos culturales que, a lo largo del año, se celebran en este edificio histórico del extremo sur de la población catalana. Al tiempo.

MERCANTIL PREMSA093A8746

Diversos creadores se dieron cita en Sitges. Foto: Mercantil prensa

 

a.
Ahora en portada