Siete hoteles que todo amante de la literatura debería visitar

Recorremos el mundo para conocer diferentes hoteles donde grandes escritores han dejado sus huellas en libros, anécdotas, recuerdos y más de un escándalo

Muchos escritores tenían su hotel de referencia como espacio de inspiración, de encuentros con amigos y lugar de evasión de la rutina. Muchos de categoría, algunos decadentes, todos con la magia de haber sido protagonistas en la vida de grandes creadores literarios.

En este 23 de julio en que Cataluña pretendía festejar el Día del Libro y el coronavirus volvió a empañar la celebración, viajamos por el mundo para conocer diferentes hoteles que se cruzaron en las vidas de grandes escritores

Gran Hotel La Perla (Pamplona)

Comenzamos en Pamplona, en quizás el hotel más emblemático de la ciudad. Ernest Hemingway se alojaba en la habitación 217 cada vez que aterrizaba en la capital navarra para disfrutar de los encierros y dar rienda suelta a sus célebres juergas entre los vecinos de la ciudad y sus amigos.

Hemingway Foto Hotel La Perla

Busto dedicado a Hemingway en la habitación 217. Foto: Hotel La Perla

Tras una remodelación su habitación habitual lleva el número 201, pero es el único cambio porque la estancia se encuentra intacta como la disfrutaba el autor de Por quién doblan las campanas.

[Para leer más: Diez rutas para conocer la cara más literaria de España]

Para homenajear a este premio Nobel, el hotel también cuenta con una interesante biblioteca con sus obras y de otros literatos.

Ambos Mundos (La Habana)

La huella de Hemingway en La Perla es similar a la que dejó en el hotel Ambos Mundos, en La Habana.

El escritor residió en la habitación 511 entre 1932 y 1939, y actualmente nadie puede volver a dormir allí.

hab 511

La habitación 511 es un pequeño museo dedicado a Hemingway. Foto: Hotel Ambos Mundos

La razón es que el lugar fue reconvertido en un pequeño museo que atesora la máquina donde escribió (muchas veces de pie, consecuencias de una herida de guerra en la rodilla) Muerte en la tarde (1932), Las verdes colinas de África (1935) y Tener y no tener (1937).

Las habitaciones de La Perla de Pamplona y Ambos Mundos de La Habana se conservan tal como las frecuentaba Ernest Hemingway

Allí también se exhiben algunos objetos personales como sus zapatos número 46, cañas de pescar, libros, recortes de periódicos y un busto de tamaño natural.

Belmond Cadogan Hotel (Londres)                      

En el barrio de Knightsbridge se encuentra este elegante y centenario hotel de 54 habitaciones, elegantemente remodelado y dotado de un interesante patrimonio de arte.

Grandes plumas de los siglos XIX y XX pasaron por sus habitaciones, como Mark Twain, Agatha Christie, Bram Stoker y J.R.R. Tolkien; pero el más célebre de todos es Oscar Wilde.

[Para leer más: El hotel favorito de Oscar Wilde reabre sus puertas en Londres]

Detalles de la suite real. Foto Cadogan Hotel.

Detalles de la suite real, donde se alojó Oscar Wilde. Foto Cadogan Hotel.

Este escritor solía alojarse en la habitación 118, y allí fue donde escribió la mayor parte de La importancia de llamarse Ernesto.

En el bar de este hotel, con una calma estoica y bebiendo sin prisas, Wilde esperó a que la policía lo venga a buscar por el cargo de sodomía: en el Reino Unido era ilegal ser homosexual. El episodio está reflejado en El arresto de Oscar Wilde en el Hotel Cadogan, de John Betjeman.

Para homenajearlo, nada mejor que pasar un buen rato en la biblioteca de este hotel victoriano.

Raffles Singapore (Singapur)

El hotel más elegante y señorial de Singapur era como una segunda casa para Rudyard Kipling, quien reflejaba el lujo y aristocracia de este establecimiento de paredes blancas en su libro de viajes From Sea to Sea and Other Sketches, Letters of Travel.

Kipling y Le Carré homenajearon al Raffles de Singapore en sus obras

El hotel más elegante y emblemático de Singapur vuelve a brillar. Foto: Raffles Hotel Singapore.

El hotel más elegante y emblemático de Singapur. Foto: Raffles Hotel Singapore.

El hotel y sobre todo su bar también fue citado por John Le Carré en El Honorable Colegial, y en su larga lista de celebridades se encuentran W. Somerset Maugham, Pablo Neruda, Hermann Hesse y, cuando no, Ernest Hemingway. ¿Y donde pasaban el tiempo? Pues en el Writers bar, como corresponde.

El Palace (Barcelona)

El Palace, antes conocido como Ritz, es uno de los hoteles más antiguos y lujosos de Barcelona, hogar efímero de toda clase de personalidades que visitaron la capital catalana, como reyes, políticos, pintores, deportistas y, por supuesto, escritores.

La exposición de fotos del Palace, ex Ritz, se despliega en su salón principal. Foto: Arduino Vannucchi.

Por los elegantes salones de El Palace, ex Ritz, pasaron numerosos escritores. Foto: Arduino Vannucchi.

Entre los hombres de letras españoles destacan las visitas de Josep Pla, Camilo José Cela, Jacinto Benavente y Carlos Ruiz Zafón; mientras que entre las internacionales por sus habitaciones pasaron Umberto Eco, autor de El nombre de la Rosa, el best seller Ken Follet y el citado John Le Carré, reconocido por sus novelas de espías.

Jamaica Inn (Jamaica)

En el pueblo de Ocho Ríos una señorial casa alojó a Ian Fleming en sus visitas a Jamaica. Su primer libro, Dr.No, en que introduce al personaje de James Bond, destaca a su bar como “el lugar que todo el mundo debería ver” en esta isla caribeña.

[Para leer más: ¿Fan de James Bond? Ahora puedes dormir en la casa de su creador]

Detalles que recuerdan al creador de James Bond. Foto: Homeaway.

Detalles que recuerdan al creador de James Bond. Foto: Homeaway.

El escritor mantuvo una sólida amistad con la familia propietaria, como lo atestiguan los telegramas que puntualmente enviaba en agradecimiento a la hospitalidad, uno de los recuerdos que se pueden ver junto con fotografías y objetos personales vinculados con el creador del espía británico más famoso.

Pera Palace (Estambul)

Este elegante hotel, el primero en Turquía que se construyó bajo los criterios europeos de hostelería más exigentes, recibió a una interesante legión de escritores en su historia, como Pierre Loti, Jak Deleon y Charles King, que usaron al Pera como escenario de sus obras.

Agatha Christie Foto Pera Palace

La máquina de escribir que Agatha Christie usaba en sus estancias en Estambul. Foto Pera Palace

Pero la más famosa huésped es Agatha Christie, quien siempre se alojaba en la habitación 411 entre los años 1926 y 1932. En su elegante decoración dio forma a uno de sus libros de misterio más famoso, Crimen en el Expreso de Oriente.

Como otros hoteles, la dirección del hotel convirtió a la célebre habitación en un museo dedicado a la escritora británica.

a.
Ahora en portada