Seis pueblos españoles convertidos en mecas del arte urbano

El color de los murales y el impacto de sus grandes formatos sirven para que varios pueblos presenten un atractivo circuito turístico

Que el arte urbano tenga un campo fértil en los muros de Madrid, Barcelona, Bilbao, Vitoria o Valencia no es novedad. Allí viven comunidades de artistas del espray y otras técnicas que, además, reciben con los brazos abiertos a colegas de otras partes del mundo.

La explosión de colores que presentan sus obras, los murales de gran formato que cambian fachadas y paredes y las ganas de ofrecer un nuevo panorama visual han llevado a varios pueblos a convocar a artistas españoles y de otras latitudes a volcar su creatividad en casas, silos y fábricas.

Viajamos por la geografía española para descubrir nuevas rutas de arte urbano

Penelles (Cataluña)

Comenzamos en las tierras de Lleida, donde se encuentra el pueblo de Penelles. Con poco menos de 500 habitantes, sería uno más de estas tierras llanas que anteceden a los Pirineos.

Que el arte urbano tenga un campo fértil en los muros de Madrid, Barcelona, Bilbao, Vitoria o Valencia no es novedad. Allí viven comunidades de artistas del espray y otras técnicas que, además, reciben con los brazos abiertos a colegas de otras partes del mundo.
‘Presence’, del artista Slim. Foto @slimsafont

Pero allí se organiza el festival Gargar de Murales y Arte Rural, que lleva a que este pequeño núcleo sea el pueblo con más murales por metro cuadrado de España (o al menos eso dicen allí).

El festival Gargar de Penelles ha otorgado color y vida artística al pueblo leridiano de Penelles

Las fachadas laterales de las viviendas y otros muros se decoran periódicamente con motivos que recuerdan a los vecinos, la vida rural o simplemente con ideas abstractas y de colores, como el bonito interior de la iglesia local decorado por Berni Puig.

Carcaboso (Extremadura)

En la provincia de Cáceres este pueblo extremeño quiso dar un perfil diferente a su decoración con murales: hacer un recorrido temático centrado en las estrellas de cine.

Que el arte urbano tenga un campo fértil en los muros de Madrid, Barcelona, Bilbao, Vitoria o Valencia no es novedad. Allí viven comunidades de artistas del espray y otras técnicas que, además, reciben con los brazos abiertos a colegas de otras partes del mundo.
Los protagonistas de Casablanca en Carcaboso.

Hay que caminar por sus calles estrechas y descubrir a Charles Chaplin, Kirk Douglas como Espartaco, Fred Astaire, Laurel y Hardy o Shirley Temple bailando o actuando con un paño con los colores de la bandera de San Jovita.

Calpe (Comunidad Valenciana)

En la costa de Alicante el pueblo de Calpe cuenta con varios murales que engañan a los ojos. Son los trampantojos, técnicas descubiertas en el renacimiento y de gran popularidad en el barroco que por medio de sombras y perspectivas crean efectos de 3D en paredes.

Que el arte urbano tenga un campo fértil en los muros de Madrid, Barcelona, Bilbao, Vitoria o Valencia no es novedad. Allí viven comunidades de artistas del espray y otras técnicas que, además, reciben con los brazos abiertos a colegas de otras partes del mundo.
Trampantojo en Calpe. Foto William Helsen | Flickr

En Calpe destacan varios trampantojos, la técnica que da profundidad y perspectiva a obras realizadas en paredes y fachadas

Algunos de los que se pueden descubrir están en las calles del Antojo o del Rector Penalva; o también está la bandera española pintada en las escaleras de la calle Puchalt.

Villangómez (Castilla y León)

A 21 km de Burgos este pueblo también ha dado un nuevo color a sus calles y viviendas con la realización de una treintena de murales.

Teniendo en cuenta que en el lugar viven menos de 200 personas, sus vecinos aseguran que es el lugar con la mayor concentración de arte urbano por habitante.

Las diferentes ediciones del festival Pollogómez Folk han cambiado la imagen del pueblo burgalés de Villangómez

Que el arte urbano tenga un campo fértil en los muros de Madrid, Barcelona, Bilbao, Vitoria o Valencia no es novedad. Allí viven comunidades de artistas del espray y otras técnicas que, además, reciben con los brazos abiertos a colegas de otras partes del mundo.
Mural en Villangómez

Más allá de la anécdota estadística, la gran mayoría de las obras están vinculados a la Ruta de Murales y Escritores, una iniciativa para que el arte sea una herramienta que pueda impulsar la cultura en los entornos rurales; y de paso, que el pueblo tenga un atractivo turístico nuevo.

Muchos de ellos fueron realizadas en las diferentes ediciones del festival Pollogómez Folk, un evento que se organiza cada año para promocionar la industria avícola local.

Ciudad Real (Castilla-La Mancha)

Salimos de una Castilla para entrar en otra. En varios pueblos de la provincia de Ciudad Real el proyecto Titanes une la inserción laboral de personas con discapacidades con el colorido que el arte urbano imprime en infraestructuras rurales.

Que el arte urbano tenga un campo fértil en los muros de Madrid, Barcelona, Bilbao, Vitoria o Valencia no es novedad. Allí viven comunidades de artistas del espray y otras técnicas que, además, reciben con los brazos abiertos a colegas de otras partes del mundo.
El proyecto Titanes transforma los silos en obras de arte urbano. Foto: Antonio Rivera, Carlos García-Donas y Elchino Po

Varios galpones y silos de Calzada de la Calatrava, Corral, La Solana, Malagón y Manzanares se convirtieron en gigantescos lienzos donde la asociación Laborvalía y diversos artistas urbanos como Okuda y el colectivo Ink and Movement crearon coloridos motivos geométricos y abstractos.

Tudela (Navarra)

El casco antiguo de esta localidad de Navarra, la segunda más importante tras Pamplona, ha cambiado radicalmente gracias a la Muestra Internacional de Muralismo Contemporáneo Avant Garde Tudela, que se encumbró en el primer plano mundial de estas técnicas.

Que el arte urbano tenga un campo fértil en los muros de Madrid, Barcelona, Bilbao, Vitoria o Valencia no es novedad. Allí viven comunidades de artistas del espray y otras técnicas que, además, reciben con los brazos abiertos a colegas de otras partes del mundo.
Mural en Tudela. Foto Avant Garde Tudela

El festival de arte de Tudela se ha convertido uno de los más importantes de esta técnica en el circuito mundial

Las obras de gran formato que han dejado artistas españoles y de otros países se pueden descubrir en una ruta de una hora, donde en 2,5 kilómetros subiendo y bajando calles se ven una veintena de murales que han quedado de seis ediciones del festival.

Foto de apertura: The Spanish Traveler | Flickr

a.
Ahora en portada