Seat exhibe sus tesoros clásicos en el centro de Barcelona

Casa Seat presenta una exposición de coches que representan los 70 años de la compañía, con rarezas como el Panda Papamóvil o el primer modelo eléctrico

No es una muestra exclusiva para amantes de los coches. Es para cualquier persona que quiera viajar a los años de su infancia con el recuerdo de aquellos modelos de Seat que llegaron al hogar familiar o que estaba aparcado frente a la casa de los abuelos.

Casa Seat, en el centro de Barcelona, organiza desde este viernes 26 hasta el 9 de enero la exposición 70 años en movimiento, en la que se presentan diversos modelos históricos de la compañía y algunas unidades únicas.

Modelos históricos y únicos

En el subsuelo -donde se encuentra un microcine- y en la plantas 0 y 1 se podrán ver unas 17 unidades, que irán rotando cada semana. O sea, cada visita siempre será diferente.

El Atteca Matracks con orugas en vez de ruedas. Foto: Casa Seat
El Atteca Matracks con orugas en vez de ruedas. Foto: Casa Seat

“Es un homenaje al trabajo de Seat, que durante 70 años acompañó la movilidad de España y de muchos países”, presentó Gabriele Palma, director de Casa Seat.

El Papamóvil es un Panda que fue adaptado en solo dos semanas, para que Juan Pablo II pueda acceder al escenario de los estadios Bernabéu y Camp Nou

Isidre López Badenas, responsable de la Colección de Coches Históricos de la compañía, precisó que los automóviles en exposición pertenecen a las unidades que se encuentran en una nave en la Zona Franca, en Barcelona, pero que está cerrada al público.

Sin embargo, con motivo de esta muestra, se sortearán visitas guiadas a estas instalaciones que alojan a 330 coches.

El Seat 600 con remolque. Foto JP Chuet
El Seat 600 con remolque y el 1400 B Furgoneta. Foto JP Chuet

Los coches que se pueden ver

En la planta -1, junto a las pantallas gigantes que enseñan fotografías y videos de telediarios del Nodo sobre la producción de coches, se pueden ver un Seat 600D de 1963 y un Seat 1400 B Furgoneta de 1959.

El 600 “fue el coche que puso ruedas al país”, presentó López Badenas. En 16 años se fabricaron 800.000 unidades, que en sus primeros años costabn tanto como 3,5 años de salario mínimo. Y había que esperar dos años para poder conducirlo. Pero su popularidad “miles de familias pudieron tener la libertad de viajar”, dijo.

Este coche se presenta con la popular baca Zacarías para cargar las maletas y con un remolque Cosval, para poder llevar más equipaje.

El 1400 B Furgoneta fue el primer coche producido por Seat, que fue muy apreciado por los servicios de taxis y por los cuerpos oficiales.

El Panda Papamóvil, creado en dos semanas en 1982. Foto JP Chuet
El Panda Papamóvil, creado en dos semanas en 1982. Foto JP Chuet

Tres modelos únicos

En la primera planta se encuentran dos modelos únicos: uno es el Panda Papamóvil, creado en solo dos semanas para que Juan Pablo II pueda acceder a los actos que se organizaron en el Bernabéu y el Camp Nou en su visita de 1982.

Fue un trabajo in extremis que realizó la Seat cuando desde el Vaticano se dieron cuenta que el papamóvil oficial no podía pasar por las puertas de esos estadios.

A su lado se encuentra el Seat Toledo Eléctrico Olímpico, fabricado para abrir la maratón de los JJOO de Barcelona ’92.

Seat entregará a los visitantes 3.000 ejemplares de un libro que describen todos sus modelos en 70 años de historia

Llama la atención que su enchufe es el mismo que cualquier electrodoméstico, y las baterías de 500 kilos llegaban justo a los 42 kilómetros, tal como la distancia de la maratón olímpica.

En la planta a nivel de calle se puede ver otra rareza: un Atteca Matracks de 2017. Este fue el primer SUV de la compañía, y para el lanzamiento los ingenieros cambiaron las ruedas por orugas que parecen un pequeño blindado del siglo XXI apto para transitar por desiertos nevados y montañas. Aunque funciona perfectamente, nadie lo usa para salir a la calle.

Isidre López enseña el primer coche eléctrico de Seat. Foto JP Chuet
Isidre López enseña el primer coche eléctrico de Seat. Foto JP Chuet

Rotación de coches históricos

Desde el 1 de diciembre al 9 de enero otros coches que irán desfilando por las instalaciones de Paseo de Gràcia y Diagonal son el Seat 850 (1969), el 1500 Familiar (1968), el 1430 (1969), el 127 (1972) y el 124 Sport Coupé 1600 (1972), entre otros.

Para la última semana el público decidirá, por medio de una votación en el perfil de Instagram de Seat, cuáles son los modelos que se deberían exhibir, donde se puede elegir entre el 124 Seat 1 Millón (1969), el 600 Formichetta (1966) o el Panda Terra (1983), además de diversos coches históricos.

Espacio para ver películas en la cafetería. Foto JP Chuet
Espacio para ver películas en la cafetería. Foto JP Chuet

Actividades paralelas

Además de ver coches, la casa organiza una serie de actividades paralelas para sumergirse en el mundo de la automoción.

En la cafetería, mientras se degusta un café (acompañado por un bombón de Christian Escribà con forma de 600), se ver algunas de las películas de Filmin seleccionadas junto con Seat, que retratan la relación entre los coches y los cambios sociales, como El cochecito (1960), En Construcción (2000)o Aprendiendo a Conducir (2014), entre otras.

Además este programa está disponible para los abonados a la plataforma, y las visitas tendrá de obsequio un mes de contenidos gratis.

En la primera planta habrá 3.000 ejemplares para las visitas del libro Seat, su historia a través de los coches, un recorrido cronológico por todos los modelos de la compañía. Si se agotan, este volumen se puede descargar digitalmente.

Las visitas son gratuitas y con reserva previa en la web de Casa Seat, donde también se pueden elegir horarios para las visitas guiadas por el lugar.

a.
Ahora en portada