Un paseo entre las copas de los árboles más altos del mundo

La pasarela de Redwood Skywalk, en un bosque de secuoyas en California, permite pasear a 30 m de altura entre estos gigantescos árboles y contemplar un mar vegetal que parece no tener fin

Se dice que pueden vivir más de 1.200 años pero quizás lo más imponente de las secuoyas es que superan los 100 metros de altura (el equivalente a un edificio de 25 pisos). La más alta que existe, de hecho, alcanza los 115,61 metros (sin contar las raíces) y 7,9 metros de diámetro en su base. Ahora una pasarela suspendida permite pasear entre estos gigantes con el bosque a nuestros pies.

Se trata de Redwood Sky Walk, un recorrido de algo más de 400 metros de pasarelas que conectan majestuosas secuoyas y que permiten ‘sobrevolar’ el paisaje desde una altura de 30 metros.

Se dice que pueden vivir más de 1.200 años pero quizás lo más imponente de las secuoyas es que superan los 100 metros de altura (el equivalente a un edificio de 25 pisos). La más alta que existe, de hecho, alcanza los 115,61 metros (sin contar las raíces) y 7,9 metros de diámetro en su base. Ahora una pasarela suspendida permite pasear entre estos gigantes con el bosque a nuestros pies.
Foto: Redwood Sky Walk.

Ubicado en el zoológico más antiguo de California, el Sequoia Park Zoo, en la ciudad de Eureka y junto al Parque Nacional de las Secuoyas, este sendero aéreo promete una inmersión natural sin comparación en un bosque de secuoyas de 27 hectáreas.

Como trepar por los árboles, pero mejor

Para acceder al sistema de pasarelas, que conectan nueve plataformas que abrazan otros tantos árboles, no hace falta trepar por los árboles, quizás para muchos una nostalgia infantil. La caminata, la más larga de este tipo del oeste de los EE UU, prometen sus responsables, se inicia con una serie de rampas ascendentes que nos permiten situarnos a una altura de 30 metros sobre el suelo, desde donde se obtiene increíbles panorámicas del bosque con diferentes perspectivas.

Más que un parque de aventuras sobre los árboles, la idea es la de un paseo que permita descubrir diferentes panorámicas del bosque

No hay ni un tramo de escaleras en la subida, lo que lo convierte en accesible para cualquier persona.

La idea, apuntan, es detenerse en cada una de ellas, escuchar los sonidos del bosque y relajarse contemplando los árboles. Desde arriba se pueden observar también plantas y animales que habitan el bosque, así como los senderos que invitan a explorarlo a pie.

Se dice que pueden vivir más de 1.200 años pero quizás lo más imponente de las secuoyas es que superan los 100 metros de altura (el equivalente a un edificio de 25 pisos). La más alta que existe, de hecho, alcanza los 115,61 metros (sin contar las raíces) y 7,9 metros de diámetro en su base. Ahora una pasarela suspendida permite pasear entre estos gigantes con el bosque a nuestros pies.
Foto: Redwood Sky Walk.

Impacto mínimo en el bosque

Desde el parque insisten en que no es lo que se conoce como un parque de aventura. De hecho, Lo más ‘aventurero’ de la experiencia es recorrer los aproximadamente 112 metros que discurren por uno de los tramos las pasarelas, de algo menos de un metro de ancho y suelo de malla metálica, en la que se experimenta un ligerísimo balanceo mientras se camina que permite “disfrutar de una forma más fluida de fundirse con el entorno”.

Cada una de las 9 plataformas y los 400 metros de paseo ofrecen perspectivas únicas del bosque de secuoyas

Tanto las plataformas como el resto del paseo aéreo están hechos de aluminio, con barandillas construidas con cable y malla metálica para una experiencia totalmente segura.

Del mismo modo, se han construido de forma que minimizan el impacto sobre los árboles. Con un coste de 4 millones de dólares, “La técnica y la mecánica de estos accesorios se han diseñado específicamente para garantizar un impacto insignificante en los árboles a los que están anclados y proporcionar espacio para que sigan creciendo sin obstáculos”.

Se dice que pueden vivir más de 1.200 años pero quizás lo más imponente de las secuoyas es que superan los 100 metros de altura (el equivalente a un edificio de 25 pisos). La más alta que existe, de hecho, alcanza los 115,61 metros (sin contar las raíces) y 7,9 metros de diámetro en su base. Ahora una pasarela suspendida permite pasear entre estos gigantes con el bosque a nuestros pies.
El tramo más ‘aventurero’ tiene el suelo de malla metálica. Foto: Redwood Sky Walk.

Es más, se pide a los visitantes que no toquen sus troncos para evitar el deterioro.

Yoga entre los árboles

Para celebrar la inauguración de este nuevo atractivo del Sequoia Park Zoo, este fin de semana, se celebrarán diferentes actividades, como yoga entre los árboles y una sesión de baño de bosque en las alturas.

El precio de la experiencia Sky Walk está incluido en la entrada al zoo, de 24,95 dólares para los adultos, 22,95 dólares para mayores de 60 años y 12,95 dólares para niños de entre 2 y 12 años.

Sin duda, un excelente aperitivo para adentrarse después en el Parque Nacional de Redwood, donde crece el 45% de los bosques de secuoyas maduras protegidas de California, y el Parque Estatal de Humboldt Redwoods, próximos también Eureka. De arquitectura victoriana, la ciudad, en el condado de Humboldt, cuenta con una animada comunidad artística y es también conocida por su gastronomía local.

a.
Ahora en portada