Estos son los pasaportes que te abren las puertas del mundo

Los pasaportes de algunos países desarrollados permiten viajar libremente a casi cualquier parte del planeta. Pero otros solo ven barreras y visados. ¿Y qué pasa con el de España?

No, por supuesto que los pasaportes no son todos iguales. Los ciudadanos de algunos países asiáticos y varios europeos comprueban como la confianza en este documento les permiten franquear aduanas y controles; mientras que los residentes de naciones en crisis o en conflictos bélicos tienen que soportar toda clase de trámites si pretenden viajar al exterior.

No todos los pasaportes son iguales. Las diferencias entre paises ricos y pobres son mayores. Foto Wikipedia

No, por supuesto que los pasaportes no son todos iguales. Los ciudadanos de algunos países asiáticos y varios europeos comprueban como la confianza en este documento les permiten franquear aduanas y controles; mientras que los residentes de naciones en crisis o en conflictos bélicos tienen que soportar toda clase de trámites si pretenden viajar al exterior.

El estudio Henley Passport Index analizó 199 pasaportes y los requisitos de documentos y visados que requieren 227 destinos de viaje.

Japón y Singapur tienen los pasaportes más confiables

En la nueva edición de este análisis se revela que los pasaportes más potentes son los de Japón y Singapur, que no necesitan gestionar ningún visado en 192 estados del mundo.

El desarrollo económico de estas naciones asiáticas, así como la ausencia de conflictos políticos internos o roces bélicos con otras naciones garantiza la seguridad de que sus residentes puedan viajar tranquilamente por el mundo.

No, por supuesto que los pasaportes no son todos iguales. Los ciudadanos de algunos países asiáticos y varios europeos comprueban como la confianza en este documento les permiten franquear aduanas y controles; mientras que los residentes de naciones en crisis o en conflictos bélicos tienen que soportar toda clase de trámites si pretenden viajar al exterior.
El pasaporte japonés es uno de los dos más confiables del mundo. Foto Eye-Fi | Flickr

En el segundo grupo de los estados con pasaportes más confiables se encuentran Alemania y Corea del Sur; que pueden entrar sin visa a 190 países.

Los ciudadanos de Japón y Singapur no necesitan gestionar ningún visado en 192 estados del mundo

Como un indicador de las diferencias políticas, su belicosa vecina norcoreana es uno de los estados con más restricciones: ubicada en el puesto 109, es uno de los diez países con más problemas para viajar (sin contar con las trabas internas): solo 39 países permiten ingresar a sus ciudadanos sin visa.

El buen papel del pasaporte español

En el tercer puesto se encuentra España: cualquier español puede viajar a 189 países del planeta sin necesidad de gestionar una visa. En este sitio comparte ubicación con Finlandia, Italia y Luxemburgo.

Con muy pocas diferencias en la cantidad de países que no exigen visado se encuentran una treintena de estados europeos más; todos ellos integrantes de la Unión Europea más otros fuera del club comunitario como Suiza, Noruega o Islandia.

También, como cabe esperar, EEUU y Canadá están en el Top 10 de países que requieren menos visado en el exterior.

No, por supuesto que los pasaportes no son todos iguales. Los ciudadanos de algunos países asiáticos y varios europeos comprueban como la confianza en este documento les permiten franquear aduanas y controles; mientras que los residentes de naciones en crisis o en conflictos bélicos tienen que soportar toda clase de trámites si pretenden viajar al exterior.
El pasaporte español permite viajar a 189 destinos del mundo. Foto Jorge Franganillo | Flickr

Los pasaportes más débiles del mundo

Entre los países con pasaportes más débiles están -además de Corea de Norte- Nepal, Palestina, Somalia, Yemen, Pakistán, Siria, Irak y, obviamente, Afganistán.

Se trata de países castigados por guerras civiles, dictaduras o la ausencia de un estado medianamente consolidado.

Solo una treintena de estados permiten que los residentes de estos países puedan cruzar sus fronteras sin tener que solicitar un visado.

La estrategia de comprar un pasaporte

Hay países que permiten adquirir la nacionalidad si aportan una suma de dinero para inversiones; una estrategia para captar ingresos que es muy frecuente en los micro estados del Caribe.

El pasaporte español se encuentra entre los tres más potentes del mundo

No, por supuesto que los pasaportes no son todos iguales. Los ciudadanos de algunos países asiáticos y varios europeos comprueban como la confianza en este documento les permiten franquear aduanas y controles; mientras que los residentes de naciones en crisis o en conflictos bélicos tienen que soportar toda clase de trámites si pretenden viajar al exterior.
Hay pasaportes que abren las puertas del mundo, y otros que solo ven trabas y más trabas. Foto Jacqueline Macou

Pero también por algunos europeos, como Austria, cuyo pasaporte permite viajar sin restricciones a 188 destinos, como los del Espacio Schengen. Pero para obtener la ciudadanía rápidamente hay que certificar inversiones por tres millones de euros, indican en la consultora Henley & Partners.

Es la misma estrategia de Malta, que a pesar de su pequeño tamaño su pasaporte está entre los siete más aceptados del mundo. Para ser maltés en poco tiempo hay que aportar una inversión de 738.000 euros.

Varis naciones caribeñas como St Kitts y Nevis, Antigua y Barbuda, Santa Lucía y Granada permiten obtener su pasaporte previa inversión de 86.500 a 130.000 euros. Además de la Unión Europea, los ciudadanos de estos países pueden también entrar sin restricciones a China, Hong Kong o el Reino Unido.

La crisis desatada por la pandemia

El estudio de Henley & Partners revela que el cierre de fronteras por la pandemia agravó la brecha entre los pasaportes más fuertes y los más débiles. Muchos países del Tercer Mundo han relajado las restricciones en los últimos meses, pero no encuentran una contrapartida recíproca por parte de naciones desarrolladas.

Es el caso de Japón y Singapur, cuyos ciudadanos pueden viajar libremente por casi todo el planeta, pero prohíben la llegada a la mayoría de visitantes del resto del mundo.

O Alemania y Corea del Sur, en el segundo sitio, que frenan la llegada a casi 100 países.

“Los países más desarrollados han estado aplicando estrategias agresivas de contención de la migración desde hace algún tiempo a través de la aplicación rígida de controles fronterizos, socavando el movimiento de personas de varias maneras”, precisa este análisis.

a.
Ahora en portada