Ocho cosas que no sabías sobre San Patricio (y cómo celebrarlo en casa)

Este año, San Patricio se celebra en casa: leyendas, tréboles, velas en la ventana, pintas, música y recetas para disfrutar esta fiesta como un auténtico irlandés

La Torre de Hércules, la Fuente de la Cibeles, los ayuntamientos de Valladolid, Pamplona y Jaén, el Parlamento Vasco, la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, el castillo de Calafell, la Mezquita del Cristo de la Luz de Toledo, el Puente Real de Badajoz y así hasta sumar 70 monumentos y lugares emblemáticos en España. Todos ellos se iluminarán de verde para celebrar San Patricio, la fiesta del patrón irlandés, sin duda una de las más reconocidas del planeta y que, más allá de los tréboles y las pintas de Guinness, tiene más significados y curiosidades de las que crees. 

Ciudad de las Artes y las Ciencias. Foto Turismo de Irlanda.

La Torre de Hércules, la Fuente de la Cibeles, los ayuntamientos de Valladolid, Pamplona y Jaén, el Parlamento Vasco, la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, el castillo de Calafell, la Mezquita del Cristo de la Luz de Toledo, el Puente Real de Badajoz y así hasta sumar 70 monumentos y lugares emblemáticos en España. Todos ellos se iluminarán de verde para celebrar San Patricio, la fiesta del patrón irlandés, sin duda una de las más reconocidas del planeta y que, más allá de los tréboles y las pintas de Guinness, tiene más significados y curiosidades de las que crees. 

Precisamente este 2021 y con una celebración de San Patricio de lo más atípica, ya que en lugar de bares se celebrará en las casas (#StPatricksDayAtHome), rescatamos las tradiciones y leyendas más curiosas articuladas en torno a esta cita que conmemora, cada 17 de marzo, la muerte del santo en Saul, en el Condado de Down (Irlanda del Norte), para descubrir por qué ha seducido al mundo. 

San Patricio no era irlandés 

El primer obispo católico y patrón de la isla esmeralda no se llamaba originalmente Patricio y ni siquiera era irlandés. Aunque hay bastantes lagunas en torno a su biografía, se cree que Maewyn Succat, su nombre original, pudo nacer entre los años 387 y 289 en algún lugar de la costa oeste de Escocia o de Gales. Cuando era niño fue capturado por piradas irlandeses y enviado como esclavo a la montaña de Slemish, en el condado de Antrim. Allí cuidó ovejas hasta que logró escapar y regresar a su hogar donde, se dice, tuvo una visión que le empujó al cristianismo. 

Tras formarse como sacerdote en Francia y ya rebautizado como Patricio, una nueva ‘llamada’ dirigiría su rumbo a Irlanda, donde comenzó a difundir el mensaje del cristianismo. Allí pasaría tres décadas dedicado a crear la primera comunidad cristiana en la isla. También se cuenta de él que libró a Irlanda de las serpientes y que resucitó a muertos. Actualmente está enterrado en el cementerio de la catedral de Down, en Downpatrick. 

Para el siglo VII, su leyenda se había extendido y gozaba de gran fama. Su muerte, que se sitúa el 17 de marzo del año 461, es precisamente lo que se celebra en esta festividad. 

La Torre de Hércules, la Fuente de la Cibeles, los ayuntamientos de Valladolid, Pamplona y Jaén, el Parlamento Vasco, la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, el castillo de Calafell, la Mezquita del Cristo de la Luz de Toledo, el Puente Real de Badajoz y así hasta sumar 70 monumentos y lugares emblemáticos en España. Todos ellos se iluminarán de verde para celebrar San Patricio, la fiesta del patrón irlandés, sin duda una de las más reconocidas del planeta y que, más allá de los tréboles y las pintas de Guinness, tiene más significados y curiosidades de las que crees. 
En su origen, San Patricio era una celebración religiosa. Foto: Turismo de Irlanda.

Tréboles como emblema 

Una de las leyendas más difundidas en torno al santo es que se explicaba el misterio de la Santísima Trinidad empleando tréboles de tres hojas o shamrocks como metáfora. Estos tréboles ya eran símbolos mágicos para los celtas, de ahí la facilidad de su adopción.  

Si un Día de San Patricio alguien no lleva un trébol en la ropa o como complemento, aprovecha, está permitido darle un pellizco. 

En su origen -y hasta bien entrado el siglo XX-, San Patricio era una celebración religiosa que poco tenía que ver con la fiesta que es hoy

Todo al verde (pero no siempre) 

Parece que no hay color otro color que el verde para celebrar el Día de San Patricio. Ropa, sombreros, gafas, todo vale. Pero tampoco esto ha sido siempre así; de hecho, hasta el siglo XVIII el color asociado a San Patricio era el azul claro con el que se identificaba la orden de San Patricio. 

Sería después, a partir de la rebelión republicana de 1798 cuando, por el color de los tréboles del movimiento independentista irlandés, se adoptase el color verde para toda la fiesta. Ahora, solo hay que elegir entre alguna de las 40 tonalidades de verde que, según cantaba Johnny Cash en Forty Shades of Green, existen en Irlanda.  

La Torre de Hércules, la Fuente de la Cibeles, los ayuntamientos de Valladolid, Pamplona y Jaén, el Parlamento Vasco, la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, el castillo de Calafell, la Mezquita del Cristo de la Luz de Toledo, el Puente Real de Badajoz y así hasta sumar 70 monumentos y lugares emblemáticos en España. Todos ellos se iluminarán de verde para celebrar San Patricio, la fiesta del patrón irlandés, sin duda una de las más reconocidas del planeta y que, más allá de los tréboles y las pintas de Guinness, tiene más significados y curiosidades de las que crees. 
Los desfiles de San Patricio se celebran por todo el mundo. Foto: Giuseppe Millo | Flickr.

La fiesta religiosa que dejó de serlo 

En origen San Patricio era una fiesta religiosa; de hecho, ese día, por ley, se cerraban los pubs y el alcohol estaba prohibido (aunque sí estaba permitido suspender el ayuno de cuaresma si coincidía). La popularización de la fiesta en el mundo y su viraje a celebración de la cultura y la identidad irlandesas la convirtieron en una cita festiva y se diluyó el carácter religioso. 

San Patricio a 4.600 km de Irlanda 

El primer desfile por San Patricio no se realizó en la isla esmeralda, sino a más de 4.600 kilómetros de distancia, concretamente en la ciudad de Boston en 1737 a donde llegaron millones de inmigrantes irlandeses al igual que a otras ciudades de los EE UU.  

El primer desfile por San Patricio no se realizó en Irlanda, sino en los EE UU, concretamente en la ciudad de Boston. Aún hoy la celebración más multitudinaria tiene lugar en Nueva York

El primer desfile en Irlanda se celebró en Waterford en 1903 aunque realmente el primero con carácter multitudinario y festivo tuvo lugar mucho después, en 1996, por las calles de Dublín

Aún hoy, y pese a que el de la capital irlandesa sea el más famoso, el desfile más grande tiene lugar en la Quinta Avenida de Nueva York, con carrozas y hasta dos millones de asistentes celebrando la cultura irlandesa. La diáspora, que cifra en más de 70 millones la cantidad de personas con raíces irlandesas en el mundo, está detrás de su masivo seguimiento a nivel internacional.  

La Torre de Hércules, la Fuente de la Cibeles, los ayuntamientos de Valladolid, Pamplona y Jaén, el Parlamento Vasco, la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, el castillo de Calafell, la Mezquita del Cristo de la Luz de Toledo, el Puente Real de Badajoz y así hasta sumar 70 monumentos y lugares emblemáticos en España. Todos ellos se iluminarán de verde para celebrar San Patricio, la fiesta del patrón irlandés, sin duda una de las más reconocidas del planeta y que, más allá de los tréboles y las pintas de Guinness, tiene más significados y curiosidades de las que crees. 
Torre de Pisa iluminada para el ‘Global Greening’. Foto: Turismo de Irlanda.

Global Greening 

Por duodécimo año consecutivo se celebra la iniciativa Global Greening, un proyecto que ilumina en verde lugares emblemáticos y monumentos de todo el mundo por el Día de San Patricio. Con más de 70 puntos en España y 500 en todo el mundo, el objetivo de este año, además de conmemorar esta cita, es transmitir positividad y esperanza a toda la población.  

También se pone el acento en resaltar las conexiones entre pueblos; por ejemplo con España, unida a Irlanda por lazos históricos de la época celta, pero también con vinculaciones en relación al catolicismo, o incluso a la historia de emigración común de ambos pueblos. 

A nivel internacional, rincones de ciudades tan diferentes como Bruselas, Buenos Aires, San Francisco o Sidney y monumentos como Torre de Pisa, el London Eye, la Fuente de la Palmera en Dubái o las Cataratas del Niagara, entre muchos otros, se iluminarán de verde. 

Cada uno, además, podemos sumarnos encendiendo una vela verde en nuestra ventana o balcón. 

La Torre de Hércules, la Fuente de la Cibeles, los ayuntamientos de Valladolid, Pamplona y Jaén, el Parlamento Vasco, la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, el castillo de Calafell, la Mezquita del Cristo de la Luz de Toledo, el Puente Real de Badajoz y así hasta sumar 70 monumentos y lugares emblemáticos en España. Todos ellos se iluminarán de verde para celebrar San Patricio, la fiesta del patrón irlandés, sin duda una de las más reconocidas del planeta y que, más allá de los tréboles y las pintas de Guinness, tiene más significados y curiosidades de las que crees. 
La Guinness perfecta, también en casa. Foto: Guinness Storehouse.

No sin mi Guinness 

Desde su secularización, la fiesta y el disfrute han ido de la mano en San Patricio, que tienen a los pubs como epicentros de la cita y, por supuesto, a la cerveza nacional irlandesa -y seguramente la stout más conocida del mundo-, la Guinness, como máximo exponente. La buena noticia, especialmente para celebrarlo este año en casa, es que también se vende en latas así que ya sabes, abre, sirve en un vaso de pinta y brinda con un Sláinte! al más puro estilo irlandés. 

Tres recetas para San Patricio 

Además de preparar un pan de soda tradicional, existen muchos bocados apetitosos para acompañar la pinta de cerveza negra este Día de San Patricio. El paté de salmón ahumado con queso crema, salsa de rábano picante, zumo de limón y un poco de eneldo –recuerda, nada de tréboles para comer-; el estofado de ternera y Guiness y las tartaletas de manzana de Armagh con salsa de caramelo son algunas ideas para preparar un menú. Mira aquí cómo prepararlos. 

La Torre de Hércules, la Fuente de la Cibeles, los ayuntamientos de Valladolid, Pamplona y Jaén, el Parlamento Vasco, la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia, el castillo de Calafell, la Mezquita del Cristo de la Luz de Toledo, el Puente Real de Badajoz y así hasta sumar 70 monumentos y lugares emblemáticos en España. Todos ellos se iluminarán de verde para celebrar San Patricio, la fiesta del patrón irlandés, sin duda una de las más reconocidas del planeta y que, más allá de los tréboles y las pintas de Guinness, tiene más significados y curiosidades de las que crees. 
Celtic Drummers. Foto. Turismo de Irlanda.

San Patricio virtual 

Las celebraciones se ha reformulado este año por la pandemia por lo que San Patricio estará muy presente en la web y las redes sociales. Turismo de Irlanda ha preparado un gran evento virtual que tendrá lugar el 17 de marzo a las 20.00 horas y que se celebrará simultáneamente desde 3 pubs irlandeses en Dublín, Belfast y la ciudad costera de Dingle (Condado de Kerry), pero que también llegará hasta la popular Guinness Storehouse, en donde se podrá aprender a servir la pinta perfecta gracias a los trucos de un maestro cervecero. 

Además, se podrá disfrutar de las actuaciones de grupos irlandeses como The Celtic Drummers o Shamrock Tenors y hasta de una clase de baile realizada por el famoso espectáculo de música y danza Riverdance

a.
Ahora en portada