Hay un nuevo color azul en el mundo. Y ya se puede pintar con él

El color azul apenas tiene presencia en la naturaleza. Un laboratorio de EEUU creó una variedad tan intensa como bella, que ahora se puede encontrar en las artes plásticas y gráficas

Es un azul intenso, elegante, una deriva cromática del ultramarino que está llamado a expandirse en el arte, la cosmética y la decoración. Es el nuevo YInMn, nombre por ahora impronunciable pero que designa al nuevo color de esta gama descubierto en 200 años.

Su aparición fue por casualidad. “Creo que hemos cometido un error”, dice medio en serio medio en broma el científico Mas Subramanian, de la Universidad Estatal de Oregon (EEUU), a The New York Times.

El descubrimiento inesperado

Subramanian se puede considerar el padre del nuevo color. Con su equipo estaban combinando elementos como itrio (Y), indio (In) y magnaneso (Mn) (de ahí el acrónimo YInMn) a 1.260 grados para crear materiales para componentes electrónicos.

Lo que vieron era una lámina con un color azul, intenso y hermoso, más apropiado para ser visto en una obra de arte que para estar dentro de un circuito integrado.

Un nuevo mundo de azules. Foto Universidad de Oregon

El nombre del nuevo azul, YInMn, es el acrónimo de sus elementos químicos: itrio, indio y magnaneso

“Por mi experiencia se que el azul es un color difícil de crear”, dijo Subramanian. “Y decidimos que teníamos que difundirlo en la industria de los pigmentos”.

Un color difícil de hallar en la naturaleza

Uno siempre dice que el mar y el cielo son azules, así como los ojos de algunas personas y las manchas de las mariposas.

Pero no, es la refracción de la luz lo que otorga ese color. Las variedades de azul que conocemos son creaciones inorgánicas. A lo sumo, uno de los pocos componentes naturales auténticos es el lapislázuli, una piedra preciosa originaria de Afganistán que en tiempos antiguos era más valiosa que el oro.

El último antecedente de creación de un pigmento azul fue el cobalto, descubierto en 1802 por Louis Jacques Thénard.

Crayones inspirados en el nuevo azul. Foto Universidad de Oregon

Un color sostenible

A diferencia de ese elemento, cuya elaboración es sumamente tóxica, el nuevo YInMn es más seguro y sostenible de cara a la producción industrial.

Una ventaja respecto a los pigmentos orgánicos de origen vegetal es que este color no cambia su estructura química. Es más estable y no se disuelve en la lluvia ni en ambientes alcalinos, precisó el científico de la Universidad de Oregon.

Luz verde para las bellas artes

El YInMn fue descubierto en 2009, pero recién en 2017 la Agencia de Protección Ambiental de EEUU dio luz verde para que pueda usarse en la fabricación de materiales como el plástico. Y hace pocos días se autorizó la venta en la industria de las pinturas artísticas, decorativas y gráficas

Nuevos colores desarrollados por el equipo de Mas Subramanian

Por lo pronto, el nuevo azul ya forma parte del panteón de la Colección de Pigmentos de Forbes, pertenecientes al Museo de Arte de Harvard, que cuenta con 2.500 muestras de diferentes colores, muchos más de los que creemos que existen en la naturaleza.

El nuevo azul ya puede ser comercializado en las industrias artísticas, decorativas y gráficas

Pero esto parece ser el principio: Subramanian y su equipo han desarrollado una gama de nuevos pigmentos, desde naranjas brillantes hasta tonos de violeta, turquesa y verde.

Continúan buscando un nuevo rojo estable, reflectante del calor y brillante, pero por ahora creen que es «el color más difícil de sintetizar», dice el grupo de investigadores.

Así que no faltará mucho tiempo para que veamos obras de arte donde este azul y los nuevos colores sean protagonistas de un mundo más colorido.

a.
Ahora en portada