Nómadas digitales: todo lo que hay que saber para vivir en unas eternas vacaciones

Desde una playa paradisiaca de Bali a una megalópolis como Seúl, una guía de Lonely Planet reúne consejos, trucos y destinos para llevar una vida flexible viajando y trabajando a distancia

Agatha Christie haciendo surf en una playa de Las Palmas de Gran Canaria. Es una instantánea en blanco y negro de las estancias de la famosa novelista en la isla cuando, en los años 20 y 30 del siglo pasado, alojada en el legendario hotel Metropol y con su máquina de escribir a cuestas, se instalaba para trabajar en sus libros mientras disfrutaba del clima y la cercanía del mar. Por entonces aún no se había inventado el concepto de nómada digital -más bien era todo analógico-, pero Agatha Christie bien podría ser la precursora de una tribu que, de nuevo, ha puesto en el foco el destino grancanario como uno de los mejores lugares del mundo para aunar trabajo y placer.

Acompañada de su hija Rosalind y de su secretaria Charlotte Fischer, entre visitas al British Club y el Tennis Courts, donde se daba cita la colonia inglesa, y paseos por los barrios de San Cristóbal y Vegueta, la escritora terminó El misterio del tren azul y escribió La señorita de compañía y Trece problemas. Fue, como recuerda Armando Ojeda, del equipo de Turismo de Las Palmas de Gran Canaria, “la primera remote worker de la que tenemos constancia en la ciudad”.

Cien años más tarde, los nuevos trabajadores remotos han escogido la ciudad, que cuenta con una nutrida ‘tribu’ de nómadas digitales que llegan seducidos por su clima y su playa, pero también las buenas comunicaciones y conexiones de transporte, espacios de coworking, opciones de ocio alternativo, asistencia sanitaria, movilidad urbana confortable, una comunidad acogedora y abierta, una rica gastronomía y una gran calidad de vida conjugada con buenos precios, entre otros.

Paseo de Las Canteras. Foto: LPAvisit.

La posición de Las Palmas de Gran Canaria como uno de los destinos más cotizados para los nómadas digitales le ha valido también un lugar destacado en la primera guía que Lonely Planet ha dedicado a los nómadas digitales, y donde se codea con paradisíacas islas tailandesas o caribeñas, megalópolis ultramodernas como Seúl o apetecibles ciudades europeas como Budapest, Lisboa o Tallín.

Guía de nómadas digitales

Aunque de forma abrupta y muchas veces dolorosa, la pandemia nos dejó algo positivo: sí, se puede teletrabajar, mucho más -y mucho mejor- de lo que seguramente pensábamos. Constatar que es posible ser igual de productivo organizándonos el trabajo, con horarios flexibles y desde cualquier lugar ha dado alas a una inquietud latente para muchos ¿y si lo dejo todo y viajo por el mundo trabajando a la vez?

Las Palmas de Gran Canaria aparece en la primera ‘Guía del nómada digital’ como uno de los mejores destinos del mundo para los trabajadores remotos

Es posiblemente la imagen que nos viene a la cabeza si pensamos en un nómada digital: comenzar el día haciendo surf, ir en bici a la oficina, que bien puede ser la terraza de una cafetería frente al mar, redactar informes en el borde la piscina y cerrar la jornada laboral con una clase de yoga al aire libre mientras el sol se pone por el horizonte.

En la playa o en la selva, podrás trabajar donde quieras. Foto: Austin Distel | Unsplash.

Es cierto que abandonar el confort y la seguridad de un empleo al uso para lanzarse a ser freelance puede resultar abrumador, pero también un estimulante desafío. ¿Lo mejor? ya existe una nutrida comunidad que ha pasado por las mismas experiencias, las mismas que ahora Lonely Planet recopila en una guía que es el perfecto manual para planificar una nueva vida, enfrentar temores y superar obstáculos.

«Elegir el propio camino favorece el crecimiento personal. Aprenderás a ser autosuficiente, te volverás más organizado y confiarás más en tu capacidad de superar desafíos»

La Guía del Nómada Digital

A través de las vivencias de varios autores que ya han puesto en marcha este modus vivendi, La guía del nómada digital está repleta de consejos prácticos que van desde cómo generar ingresos a reciclarse profesionalmente o mantenerse actualizado, hacer nuevos contactos, explotar habilidades más allá del propio oficio, abrir un blog de viajes (y ganar dinero con él), elegir destino, preparar el viaje, planificar las finanzas en un país extranjero, aclararse con impuestos, visados y seguros de viaje, buscar un alojamiento o un espacio de trabajo.

Por supuesto, y jalonadas con las historias de otros nómadas digitales, se listan las ventajas de este estilo de vida que para una de las autoras, Karen Henderson, se traduce en que “ser nómada digital te libera de las paredes de la oficina y te permite conectar mejor con un nuevo entorno. Dictar tus horarios y crear tus oportunidades resulta muy estimulante y, aunque debes tener los pies en el suelo, nunca te arrepientes de dejar atrás tu antiguo lugar de trabajo. Las playas se transforman en salas de reuniones, los lugareños pasan a ser socios y descubres la auténtica libertad”.

En la guía no se ocultan tampoco los inconvenientes, que los hay, pero se aporta infinidad de trucos para enfrentarlos, que van desde webs donde conectar con otros integrantes de la tribu de nómadas digitales a consejos para equilibrar ocio y trabajo, cuidarse y alimentarse bien, desplazarse, velar por la propia seguridad, mantenerse en contacto con la familia o combatir la soledad -que sí, también puede sobrevenir-.

Los mejores destinos

La segunda parte de este manual -que seguramente llega en el momento preciso- recopila los mejores destinos del mundo para estos trabajadores remotos con contrastada y valiosa información sobre los lugares, pros y contras, e historias inspiradoras de otros nómadas que se decidieron por ese lugar.

El top de lugares lo domina Canggu, en Bali (Indonesia), uno de los favoritos por los viajeros freelance de todo el mundo que buscan un clima cálido, internet de alta velocidad o acceso a un espacio de trabajo compartido con piscina a escasos metros. Le siguen ciudades como Lisboa, Ciudad Ho Chi Minh, Medellín, Tiflis, Seúl, Buenos Aires o Chiang Mai, además de Las Palmas de Gran Canaria que, junto a Tarifa, se posiciona como el principal destino en España a tener en cuenta para los nómadas digitales.

Nomad City en Las Palmas de Gran Canaria. Foto: VisitLPA.

Datos sobre el clima, el precio de las viviendas, aeropuertos internacionales, presupuesto mensual estimado, espacios de trabajo compartido, redes de contacto e incluso lecturas recomendadas permiten complementar la información de cada uno de los lugares, convirtiéndose así en un primer contacto o una herramienta para quienes deseen dar el paso.

Y es que, como afirma la responsable editorial de geoPlaneta, Nuria Cabrero, “la guía surgió precisamente por la cantidad de preguntas que recibíamos en Lonely Planet sobre cómo vivir viajando, qué hacer, dónde residir, cómo encontrar trabajo”. Por eso, “y aunque pueda parecer obvia para aquellos que ya han dado el salto, es una herramienta introductoria perfecta para quienes alguna vez se han planteado lanzarse a vivir en ruta”.

a.
Ahora en portada