Mientras llegan los viajes a Marte, Japón diseña el aeropuerto espacial

Frente a la bahía de Tokio, este proyecto de ciudad permitirá recibir y lanzar naves al espacio exterior

El 2 de agosto de 2020 SpaceX hizo historia. La compañía fundada por Elon Musk logró que su cápsula Crew Dragon completase con éxito la primera misión tripulada de una nave espacial privada. Además de la vuelta de los dos astronautas de la NASA, Bob Behnken y Doug Hurley, para muchos este hito supone el inicio de una nueva era en el turismo espacial.

Entre los próximos planes de SpaceX, y además de enviar una misión no tripulada a Marte en menos de cuatro años, según explicó Musk durante la conferencia de la Internationa Mars Society, se cuentan viajes turísticos a la luna a partir de 2023 a bordo de sus naves Starship y después a Marte, donde podría trasladar hasta a 100 pasajeros a la vez. Con esa misma nave, como también las que desarrollan Virgin Galactic y Blue Origin se podrían realizar vuelos de punto a punto alrededor de la Tierra.

Mientras todo eso llega hay quien piensa también en la infrastructura que será necesaria para desarrollar el turismo espacial. Es el caso de Japón, donde se ha diseñado un futurista puerto espacial que se ubicaría frente a la ciudad de Tokio.

Ciudad aeroespacial

Space Port Japan es el nombre de este proyecto de estética vanguardista y diseño conceptual que busca, no solo anticipar las necesidades de los viajes espaciales, sino también mostrar las oportunidades que un puerto espacial urbano tendría para futuros negocios.

Apariencia del puerto espacial japonés. Foto © 2020 canaria, dentsu, noiz, Space Port Japan Association
Apariencia del puerto espacial japonés. Foto: © 2020 Canaria, Dentsu, Noiz, Space Port Japan Association.

Ubicado en una isla flotante en la bahía de Tokio, con vistas al skyline de la capital nipona, la estructura circular de formas ondulantes y paneles solares de los que sobresalen torres de acero y cristal es un diseño conjunto de la organización sin ánimo de lucro Space Port Japan Association (SPJ), el estudio de arquitectura Noiz Architects, y las compañías de diseño y marketing Canaria y Dentsu.

El complejo, más una ciudad aeroespacial que una base de lanzamiento de cohetes, está diseñado para acoger todas las actividades relacionadas con el “descubrimiento del espacio y su aprendizaje”, según Noiz.

Así, habría espacios de investigación y desarrollo de negocios, un centro de formación, un hotel, tiendas, restaurantes, una sala de cine IMAX, un museo, un gimnasio -podría utilizarse para la preparación física de los futuros viajeros espaciales-, una clínica y una discoteca, todo con temática espacial.

Todo el conjunto se diseña como un ecosistema autónomo, con edificios esféricos diferentes en función de los usos de los espacios y un gran techo con paneles solares cubriendo todo el conjunto, así como dos niveles de plazas, patios y jardines. Está conectado con la ciudad a través de una red de puentes que lo hacen accesible además a través de vehículos autónomos como coches y trenes y motos eléctricas.

Foto Apariencia del puerto espacial japonés. Foto © 2020 canaria, dentsu, noiz, Space Port Japan Association
Foto: © 2020 Canaria, Dentsu, Noiz, Space Port Japan Association.

Vuelos suborbitales

El diseño también tiene en cuenta la seguridad, de modo que existen lugares conectados a través de puentes aéreos con acceso restringido, así como otros de carácter público, como las salas en los pisos superiores de cada uno de los muelles desde donde se verá despegar y aterrizar a los pasajeros espaciales.

Según CNN, a diferencia de los cohetes tradicionales, que se lanzan verticalmente, los vehículos espaciales que saldrán de esta ciudad aeroespacial serán naves espaciales suborbitales que se parecen más a los aviones y que, sobre todo, despegan horizontalmente. Coincidiría con los modelos que prueban Blue Origin y, especialmente, Virgin Galactic, que actualmente lidera la carrera en este tipo de naves, con sus aeronaves VSS Unity con las que prevé llevar a seis pasajeros a un vuelo a más de 100 km de la superficie terrestre desde donde observar la curvatura de la Tierra y el espacio exterior. Aún sin fecha anunciada, los vuelos de prueba recibieron el interés de más de 600 pasajeros, y eso pese a que el vuelo de unos 90 minutos tendría un coste inicial de 250.000 dólares por persona.

El vanguardista puerto espacial japonés. Foto © 2020 canaria, dentsu, noiz, Space Port Japan Association
El vanguardista puerto espacial japonés. Foto: © 2020 Canaria, Dentsu, Noiz, Space Port Japan Association.

Puerto espacial urbano

Puesto que los viajes espaciales abren este segmento mucho más allá de las agencias espaciales nacionales de los países, la plataforma de lanzamiento y aterrizaje se ha ideado junto a una gran ciudad, como también sucede en el proyecto de puerto espacial de Houston, en los EEUU, donde también se planea la construcción de instalaciones adaptadas a este fin, en este caso adaptando la infraestructura del aeropuerto de Ellington.

En ambos casos, están ubicados muy próximos a ciudades, de modo que sirvan como polo de atracción para empresas relacionadas con el turismo espacial.

a.
Ahora en portada