Los mejores lugares para aprender paddle surf

Mezcla entre deporte y relax, las aguas tranquilas de estas playas y calas españolas son ideales para los que quieren aprender a remar en las olas en el paddle surf

El paddle surf es una combinación de relax y actividad física, donde además de ejercitar los músculos de piernas y brazos se despeja la mente y se aprende a disfrutar del paisaje desde una perspectiva distinta.

Paddle surf en la bahía de Palma. Foto Surf School Escaló

El paddle surf es una combinación de relax y actividad física, donde además de ejercitar los músculos de piernas y brazos se despeja la mente y se aprende a disfrutar del paisaje desde una perspectiva distinta.

En España hay numerosos sitios donde aprender paddle surf gracias a la combinación de aguas con poco oleaje y vientos suaves.

En caso de que no se quiera invertir en la tabla inflable y el remo hay muchos sitios donde los alquilan, sobre todo para aquellos que se inician en esta técnica.

Veamos algunos lugares ideales para aprender las primeras artes del paddle surf:

Aprender paddle surf en Los Lances (Cádiz)

En el Campo de Gibraltar, en el municipio gaditano de Tarifa, se encuentra la larga playa de Los Lances, una arenal de siete kilómetros con toda la infraestructuras para realizar deportes náuticos como windsurf, kitesurf y, por supuesto, paddle surf.

Aunque la presencia del viento es constante, el oleaje es suave y permite que los debutantes en el esta técnica puedan aprender sus secretos rápidamente.

El paddle surf es una combinación de relax y actividad física, donde además de ejercitar los músculos de piernas y brazos se despeja la mente y se aprende a disfrutar del paisaje desde una perspectiva distinta.
Paddle surf al atardecer en Tarifa. Foto Velair

Los cursos duran una hora y en ellos se enseña técnicas de auto rescate, a controlar la tabla de paddle, remar, subir y realizar giros simples.

Mientras se navega plácidamente se contempla el paisaje que forma parte del Parque Naturaleza del Estrecho, un hermoso espacio protegido que integra la Reserva de la Biosfera Intercontinental del Mediterráneo.

Para cuando se tenga algo más de experiencia es posible realizar excursiones nocturnas, bajo la luna llena, como las que ofrece Velair.

El paddle surf desde L’Estartit a las Islas Medes (Cataluña)

La Costa Brava, por algo se llama así, tiene sectores con un oleaje que merece respeto.

Pero hay rincones como en la playa de Roses o en la bahía de L’Estartit donde el mar es más suave, y que lo hacen ideal para aprender paddle surf.

Desde la villa turística de L’Estartit, una vez que se dominan las técnicas del paddle surf, es posible remar hasta las Islas Medes, un santuario de diversidad submarina

Desde el puerto de esta última villa turística parte excursiones hacia las Islas Medes, un archipiélago de siete formaciones que son una reserva natural, dueña de una rica biodiversidad de flora y fauna acuática lista para ser descubierta en snorkel.

El paddle surf es una combinación de relax y actividad física, donde además de ejercitar los músculos de piernas y brazos se despeja la mente y se aprende a disfrutar del paisaje desde una perspectiva distinta.
Aprendizaje frente a las Islas Medes. Foto Eolis Kite

O en paddle surf, porque cuando se rema por las aguas de las islas Medallot, la Meda Pequeña, las Ferrenellas, el Tascó gordo, el Tascó pequeño o el Caballo Bernardo se pueden ver las formaciones de coral y algunos peces huidizos que buscan refugio.

Las salidas que organizan escuelas como Eolis Kite desde L’Estartit hasta las islas duran dos horas, por lo que tras el aprendizaje en las playas de la localidad luego se emprende la travesía hasta el pequeño archipiélago.

La magnética soledad del paddle surf en Cala Vella (Mallorca)

En Llucmajor, al sur de Mallorca, hay una cala a la que solo se puede llegar desde el mar.

Y una de las mejores formas de acceder es remando despacio desde la playa de esta villa, a la que se llega en pocos minutos.

El entorno es de una belleza incomparable, con esta pequeña cala de aguas transparentes protegida por rocas.

El paddle surf es una combinación de relax y actividad física, donde además de ejercitar los músculos de piernas y brazos se despeja la mente y se aprende a disfrutar del paisaje desde una perspectiva distinta.
Paddle surf cerca de Cala Vella. Foto Surf School Escaló

El lugar también es buscado por lo que buscan un rincón para practicar snorkel, lo que se puede hacer si se deja la tabla en la arena por un rato. La poca presencia de bañistas aporta la tranquilidad necesaria.

Aquí el oleaje es suave a moderado, pero en muchas ocasiones el Mediterráneo, cuando sopla viento del norte, se comporta con una bienvenida placidez.

En el suroeste de la isla hay muchas empresas que guían para llegar a Cala Vella y enseñan a hacer paddle surf, como Surf School Escaló o Zoea Mallorca.

Paddle surf en la ría de Oyambre (Cantabria)

Al llegar a la desembocadura de la Ría de la Rabia, en la costa oeste de Cantabria, se encuentra la Playa de Oyambre.

Se trata de una extensión de dos kilómetros a pocos minutos de la villa de Comillas, de arenas blancas y finas.

Las clases de paddle surf en Oyambre usan a la ría como escuela antes de animarse a las olas del Cantábrico

Para realizar paddle surf, sobre todo para los iniciados, empresas como Oyambre Surf lleva los grupos a la ría, que está más resguardada que el mar abierto.

El paddle surf es una combinación de relax y actividad física, donde además de ejercitar los músculos de piernas y brazos se despeja la mente y se aprende a disfrutar del paisaje desde una perspectiva distinta.
Paddle surf cerca de Oyambre. Foto Oyambre Surf

En tanto para cuando se tiene más experiencia se practica sobre el Cantábrico. Precisamente mientras que la playa de Oyambre tiene orientación noreste, la vecina de Merón o San Vicente está hacia el noroeste, por lo cual uno puede elegir una más intensa para hacer surf y otra más suave para el paddle surf.

La placidez del paddle surf en Torimbia (Asturias)

Seguimos bordeando el Cantábrico y llegamos a la playa de Torimbia, no muy lejos de la localidad de Niembro.

El paddle surf es una combinación de relax y actividad física, donde además de ejercitar los músculos de piernas y brazos se despeja la mente y se aprende a disfrutar del paisaje desde una perspectiva distinta.
Paddle surf en la costa de Asturias. Foto Escuela Asturiana de Surf

Esta hermosa playa con forma de media luna con arena blanca y fina, de aguas transparentes con oleaje suave, fue denominada como Paisaje Protegido de la Costa Oriental.

Empresas como la Escuela Asturiana de Surf enseñan a dominar la tabla y el remo, y se verá cómo rápidamente se puede pasar a nuevas experiencias, como realizar salidas al atardecer, participar en excursiones por las playas y calas de Llanes y, cuando se tenga más práctica, animarse a remontar el río Sella.

a.
Ahora en portada