Las mejores cabañas de España para dormir en los árboles

En los bosques de Cataluña, Cantabria, Castilla-La Mancha o Navarra hay cabañas montadas en las copas de los árboles donde se puede vivir una experiencia diferente

La pandemia ha revalorizado más si cabe el turismo rural, los planes al aire libre, la huida hacia la naturaleza y el interés por teletrabajar desde zonas más alejadas de los grandes núcleos rurales. En los últimos meses unos hoteles originales de lo más singular nos han conquistado: las cabañas en los árboles.

Dormir en cabañas es posible en varios puntos de España, tanto en la costa como en interior. Los propietarios de estos hoteles en la naturaleza o alquileres vacacionales prometen y auguran experiencias mágicas y renovadoras, contacto con los sabores, sonidos y olores del bosque, silencio y tranquilidad, rutas de senderismo cercanas, paisajes de ensueño y experiencias de relax lejos del asfalto.

Dormir en los Árboles (Extremadura)

Las cabañas para dormir en los árboles de este proyecto extremeño localizado en Villasbuenas de Gata (Cáceres), en la Sierra de Gata, tienen nombres inspirados en la naturaleza como Aire, Brisa o Musgo. Son cabañas ecológicas entre robles y helechos equipadas con todas las comodidades como terraza, calefacción o luz.

En Dormir en los Árboles te sirven el desayuno, hay opción de cena romántica y los precios incluyen actividades como navegar en canoa y piscina durante la temporada alta.

En cuanto a las tarifas, de domingo a jueves de temporada baja pagarás 95 euros para dos personas, 125 euros en el caso de los viernes, sábados, vísperas de festivos, Semana Santa, Navidad y del 15 de junio al 15 de septiembre.

La pandemia ha revalorizado más si cabe el turismo rural, los planes al aire libre, la huida hacia la naturaleza y el interés por teletrabajar desde zonas más alejadas de los grandes núcleos rurales. En los últimos meses unos hoteles originales de lo más singular nos han conquistado: las cabañas en los árboles.
Foto Dormir en los árboles

Se admiten mascotas, por lo que podrás ir acompañado de tu amigo peludo. Además, la zona tiene encantos como desde el castillo en ruinas de la aldea medieval de Trevejo, los Canchos de Ramiro o gran cantidad de pájaros como águilas reales, búhos reales y buitres leonados, ya que es una Zona de Especial Protección para las Aves.

Cabaniñas do Bosque (Galicia)

En Galicia una opción muy popular son las Cabaniñas do Bosque, repartidas en varios puntos del espectacular paisaje gallego de la Serra de Outes (A Coruña), ideal si buscas un clima templado, mucho verde, increíbles vistas y de paso, excelente gastronomía. Tu perro también es bienvenido.

El entorno rural, la intimidad y el confort son las claves para lograr el relax en estas cabañas de Galicia

En su página web apuntan las claves de su método para lograr espacios únicos que consigan que la gente retorne a su esencia y logre una gran sensación de paz: el entorno rural, la intimidad y el confort. En su proximidad puedes realizar actividades deportivas, gastronómicas, geocatching sendas o zambullirte en sus playas cercanas.

La pandemia ha revalorizado más si cabe el turismo rural, los planes al aire libre, la huida hacia la naturaleza y el interés por teletrabajar desde zonas más alejadas de los grandes núcleos rurales. En los últimos meses unos hoteles originales de lo más singular nos han conquistado: las cabañas en los árboles.
Foto Cabañinas do Bosque

Algunas de estas Cabaniñas do Bosque están cerca del río, otras del mar y otras en la montaña. Equipadas con lujosas comodidades como jacuzzi, chimenea, terraza o bañera con vistas al bosque, también destacan sus numerosos servicios complementarios como desayuno campestre, kit de leña, botella de cava, flores, decoración personalizada, pulpo, arroz de marisco o una sesión de masajes

Las primeras zonas de cabañas para dormir fueron Os Apriscos, Finca Mourelos y Cabanas do Barranco, pero se fueron sumando Cabanas de Broña, Cabanas sen Barreiras (accesibles para cualquier persona), A Cabana do Carmen o Cabanas de Albeida.

Los precios por noche van desde los 96 euros de la más barata en temporada baja a los 190 por noche para las cabañas superiores en temporada alta.

Cabañas en los Árboles (Euskadi)

Estas cabañas para dormir en el País Vasco están sumergidas en un océano de ramas en el sur de Vizcaya, dentro del municipio de Zeanuri. Casi ocultas entre el follaje, permiten disfrutar de la tranquilidad del bosque y paladear un desayuno subido a través de una cesta con un sistema de polea. También hay opción de cena romántica.

Hay variedad para escoger: desde nidos de amor en medio del bosque a casitas de cuento donde pueden acudir niños a partir de los siete años, otras colgadas a 17 metros para amantes de las alturas, otras con capacidad para grupos de 5 o incluso la más preciada: la Suite Oooh!, totalmente redonda y con una terraza a todo su alrededor.

La pandemia ha revalorizado más si cabe el turismo rural, los planes al aire libre, la huida hacia la naturaleza y el interés por teletrabajar desde zonas más alejadas de los grandes núcleos rurales. En los últimos meses unos hoteles originales de lo más singular nos han conquistado: las cabañas en los árboles.
Foto Cabañas en los árboles

Otra de sus particularidades es que, además de poder hospedarte en una cabaña en la naturaleza, también puedes dormir en un carro zíngaro por menos de 100 euros. Hay cuatro en el jardín del caserío. Son coloridos, están equipados con electricidad y cuentan con duchas y lavabo en un edificio anexo.

Los precios de estas cabañas en el bosque vasco parten de los 150 euros por noche para arriba.

La casita del árbol (Cuenca)

Sus visitantes definen La Casita del árbol como una opción ideal para hospedarse en familia y que los niños disfruten: dispone de una piscina de 70 metros cuadrados en el recinto como aliciente.

La Casital del árbol está situada sobre dos olmos centenarios, cuyas ramas llegan al interior del habitáculo

Pero lo increíble es su ubicación, ya que está situada sobre dos olmos centenarios, cuyas ramas llegan al interior del habitáculo. Subirás por una escalera de caracol y os enamoraréis de ella.

La pandemia ha revalorizado más si cabe el turismo rural, los planes al aire libre, la huida hacia la naturaleza y el interés por teletrabajar desde zonas más alejadas de los grandes núcleos rurales. En los últimos meses unos hoteles originales de lo más singular nos han conquistado: las cabañas en los árboles.
Foto La casita del árbol

El precio, más económico que otras, es uno de sus puntos fuertes. De domingo a jueves podréis alojaros dos adultos y dos niños por tan solo 162 euros por noche.

Basoa Suites (Navarra)

«Una inmersión en la magia y el encanto del robledal de Amati. Pasar la noche en lo alto de un majestuoso árbol es una experiencia única que no te dejará indiferente».

Así de bien se venden las seis lujosas casitas en la copa de un árbol de Basoa Suites, situadas sobre robles centenarios en la localidad de Lizaso, donde sus bosques parecen sacados de un cuento.

Cada una de ellas consta de terraza, baño seco, calefacción y todas las comodidades: te sirven el desayuno mediante una polea y las cenas serán en el edificio de servicios

La pandemia ha revalorizado más si cabe el turismo rural, los planes al aire libre, la huida hacia la naturaleza y el interés por teletrabajar desde zonas más alejadas de los grandes núcleos rurales. En los últimos meses unos hoteles originales de lo más singular nos han conquistado: las cabañas en los árboles.
Foto Basoa Suites

Puedes pedir vino o cava para tu velada, disfrutar de visitas al parque micológico o al museo de la miel, practicar golf, escape room o hípica en la zona o recorrer el mágico bosque de Orgi.

Los precios de las suites en árboles en Navarra parten desde los 100 euros por noche de la más barata en temporada baja a unos 190 por noche para la más cara en pleno agosto.

Cabanes als arbres (Cataluña)

Estas cabañas para dormir en los árboles son las más antiguas de España, ya que llevan en funcionamiento desde 2009. Se sitúan en el entorno magnético de los bosques de Sant Hilari Sacalm, en la provincia de Girona y se integran de forma espectacular con el bosque catalán, brindando una experiencia de desconexión absoluta: no podrás cargar el móvil en la cabaña, ¿pero quién necesita wifi con tan dichosas vistas? Sí podrás hacerlo en la masía central, donde también podrás ducharte.

Las Cabanes als arbres son las más antiguas de España, abiertas en 2009

Cada una de estas mágicas cabañas son de forma octogonal y tienen 30 metros cuadrados de superficie, lámparas portátiles, WC biodegradable, lavamanos y chimenea de bioetanol para el invierno. También cuentan con terraza de 10 metros cuadrados desde la que admirar el atardecer y contemplar el Montseny y los Pirineos.

La pandemia ha revalorizado más si cabe el turismo rural, los planes al aire libre, la huida hacia la naturaleza y el interés por teletrabajar desde zonas más alejadas de los grandes núcleos rurales. En los últimos meses unos hoteles originales de lo más singular nos han conquistado: las cabañas en los árboles.
Foto Cabanes als arbres

Cada una de las Cabanes als arbres tiene su diseño propio y especial, con distintos tipos de decoración y espectaculares vistas.

Los precios por noche parten de 149 euros aunque encontrarás packs de hasta 370 por noche según los complementos que vayan incluidos, como cava, spa para 2, masaje aromático o cena. El acceso a las cabañas no está permitido para los niños menores de 10 años.

Cabaña Nido (Castilla la Mancha)

En el Mirador de la Mancha podrás disfrutar de una cabaña nido en lo alto de un olivo bicentenario, un lugar íntimo y con encanto concebido para una agradable velada en pareja.

La pandemia ha revalorizado más si cabe el turismo rural, los planes al aire libre, la huida hacia la naturaleza y el interés por teletrabajar desde zonas más alejadas de los grandes núcleos rurales. En los últimos meses unos hoteles originales de lo más singular nos han conquistado: las cabañas en los árboles.
Foto El mirador de la Mancha

«¿Quién no ha deseado de niño tener una cabaña en un árbol, convertirla en el refugio perfecto?», se preguntan en su web, garantizando que te envolverán la tranquilidad, el paisaje y los sonidos del bosque. Una grieta perfecta para resquebrajar la rutina.

Chulavista Dome (Cantabria)

Más que una cabaña en el árbol, este espectacular alojamiento en el corazón de Cantabria se trata de un domo geodésico, construido en los árboles. Los enormes ventanales y la gran terraza brindan vistas panorámicas del valle, las montañas y los bosques.

Más que una cabaña en el árbol, este espectacular alojamiento en el corazón de Cantabria es de un domo geodésico construido en los árboles

Podrás dormir bajo las estrellas, bañarte en el jacuzzi privado y gozar de la naturaleza y la calma, en un entorno sin igual: lo alto de las montañas del valle de Miera.

La pandemia ha revalorizado más si cabe el turismo rural, los planes al aire libre, la huida hacia la naturaleza y el interés por teletrabajar desde zonas más alejadas de los grandes núcleos rurales. En los últimos meses unos hoteles originales de lo más singular nos han conquistado: las cabañas en los árboles.
Foto Chulavista Dome

A 16 kilómetros se encuentra el pueblo de Liérganes y en los alrededores tienes atractivos de gran calibre como los Pozos de Noja, la vista nevada de los Picos de Europa o la cueva prehistórica de Sopeña.

El alquiler del alojamiento es de 160 euros por día y pareja.

Noticia original de Business Insider. Autora: Andrea Núñez-Torrón Stock

a.
Ahora en portada