La degradación del catering aéreo en 100 palabras

Las aerolíneas adaptan su menú a unos gustos cada vez menos exigentes: la Coca-Cola y la cerveza dominan a bordo, sólo el té les planta cara

El agua sin gas, el café y la Coca-Cola son las bebidas más demandadas en los vuelos de media distancia. Queda atrás la época en la que viajar en un avión era sinónimo de glamour y no de bar de camping. Aún hay intersticios para la sofisticación. Easyjet nos explica que el té es la primera opción para los pasajeros ingleses.

La comida a bordo preferida de los españoles la componen los sándwiches de jamón y queso, de pollo, las patatas fritas, las chocolatinas y los ‘muffins’. Algunos también se decantan por el té. Mayoritariamente piden cerveza, Coca-Cola Light, refrescos de naranja, tónica y ginebras.

a.
Ahora en portada

Penélope, en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. Foto Jero Morales EFE.

La sopa boba

La cultura trata de recuperarse del shock vírico mientras combate con el arraigado prejuicio de que los artistas viven -cómodamente- de subvenciones