Así se ve la furia del Etna desde el espacio

La Agencia Espacial Europea presenta inquietantes imágenes del Etna con los ríos de lava que descienden desde el cráter

Las últimas erupciones del Etna desplegaron imágenes de una belleza aterradora, con los ríos de lava descendiendo por la ladera de este volcán de Sicilia, uno de los más activos del mundo.

El satélite Copernicus Sentinel-2, que pertenece a la Agencia Espacial Europa (ESA), realizó dos imágenes del magma que surge del cráter tras las erupciones del 16 y 18 de febrero.

El Etna es uno de los volcanes más activos del mundo. Desde 1977 ha registrado cientos de episodios similares a los de esta semana

Lanzado en junio de 2015, el satélite Sentinel-2A cuenta con un innovador generador de imágenes multiespectrales de alta resolución de amplia franja con 13 bandas espectrales, que le permite monitorear los cambios en la cobertura terrestre y la vegetación.

Imagen del Etna tomada desde el espacio. Foto ESA

La furia del volcán

En la primera de las erupciones los flujos de lava descendieron unos cuatro kilómetros por la cara este del volcán, a lo largo del valle de Boye.

Por suerte esta es una zona desértica, y el río de rocas derretidas a altas temperaturas quedó estacionado en la franja de los 1.700 metros, lejos de los centros poblados.

Dos días después el Etna volvió a rugir, con columnas de humo que llegaron a un kilómetro de altura y una lluvia de lapilli, fragmentos de rocas incandescentes que tapizaron las regiones que lo rodean.

El satélite europeo volvió a registrar con fotografías realizadas en la banda del infrarrojo que resaltan a la lava en un color rojo intenso.

La falda del monte se ve color azul para distinguir la nieve de las nubes que cubren el cielo de Sicilia.

El Etna visto desde la población de Milo, Catania. Foto Orietta Scardino-EFE

Problemas en los poblados vecinos

Aunque la erupción de 18 de febrero fue más potente, la lava solo recorrió un tramo de 1,3 kilómetros, esta vez por la ladera sur del volcán.

Las cenizas tapizaron a la ciudad de Catania y obligaron al cierre temporal del aeropuerto.

También han causado problemas en los pueblos de Linguaglossa, Fornazzo y Milo.

El Etna lleva cuatro erupciones en una semana. Y no hay señales de que tenga intención de detenerse

En algunos municipios las autoridades han prohibido la circulación de motos y bicicletas por la peligrosidad en las carreteras.

La erupción desplegó una columna de cenizas de un kilómetro de alto. Foto Orietta Scardino-EFE

El volcán tuvo otras dos erupciones más estos días, pero por suerte en ninguna hubo que lamentar pérdidas de vidas humanas.

Con 3.329 metros de alto el Etna es el pico más alto de Italia al sur de los Alpes. Desde 1977 se han producido cientos de episodios de furia volcánica como los de esta semana, entre ellas las 66 explosiones más agresivas de lava, cenizas y piedras entre enero y agosto de 2000, y la cincuentena registrada entre 2011 y 2013.

a.
Ahora en portada