¿Y si vivir en un hotel es más barato que alquilar un piso en el centro?

Los hoteles de Barcelona y Valencia ofrecen estancias de un mes desde 500 euros, con derecho a limpieza y parking

El coronavirus y las medidas ligadas a la pandemia han hecho que el turismo caiga hasta cifras que nunca se habrían imaginado.

El pasado agosto nuestro país recibió un 75,9% menos de visitantes que en el mismo mes de 2019. Y la temporada invernal no parece que vaya a dejar cifras más optimistas.

Se estima que el turismo español podría perder hasta 30.000 millones de euros entre septiembre y diciembre. Una cifra astronómica que se suma a los 40.000 millones que el sector dejó de ingresar hasta julio.

Pero el sector hotelero no se conforma y está dispuesto a reinventarse ante una situación que le ha dejado en la cuerda floja.

Hotel Praktik Essen 1
Los hoteles buscan fórmulas flexibles. Foto: Hotel Praktik Essen

La reinvención de los hoteles

Una de las apuestas de la industria ha sido reconvertir sus espacios en oficinas flexibles y espacios de coworking, con el foco pensado en los teletrabajadores que no encuentran en sus casas el espacio idóneo para desempeñar su trabajo.

No es la única manera en la que el sector ha repensado su modelo de negocio. Así, muchos hoteles y hostales han encontrado una solución en el alquiler de habitaciones de larga estancia.

Así lo ha dado a conocer el portal inmobiliario Idealista, que ha rastreado en su web varios establecimientos que han apostado por esta fórmula como vía de escape al descenso de clientes derivado del cese del turismo.

El rango de precios

Se trata, en general, de habitaciones que requieren estancias mínimas de un mes y que varían en su precio de acuerdo a los servicios contratados, desde los 400 euros que incluyen la limpieza de la habitación hasta los 1.000 euros mensuales que pueden conllevar espacios más grandes o incluir servicios como media pensión.

La estancia mínima es de un mes y el precio es desde 400 a 1.000 euros mensuales

Es una medida que no se contrapone en ningún momento con el alquiler tradicional de una vivienda, ni tampoco con los arrendamientos turísticos, según ha explicado la Agencia Negociadora del Alquiler.

 “La naturaleza jurídica de estos arrendamientos se podría encuadrar en los contratos de hospedaje que se encuentran regulados, en parte por los artículos 1.783 y 1.784 del Código Civil, y en otra parte, por creación Doctrinal y Jurisprudencial. El hospedaje es un arrendamiento que combina el arrendamiento de cosas (la habitación), el arrendamiento de servicios (limpieza y lavado), el arrendamiento de obra (comida y desayunos), y el contrato de depósito de todos los bienes que se introducen en la habitación”, explica José Ramón Zurdo, director general de la Agencia Negociadora del Alquiler.

Pero el sector hotelero no se conforma y está dispuesto a reinventarse ante una situación que le ha dejado en la cuerda floja.
Los hoteles buscan fórmulas para seducir a los huéspedes. Foto: Praktik Essen

Los clientes potenciales de este tipo de alquiler hotelero suelen ser estudiantes de cursos especializados, profesionales sanitarios desplazados o personas que tienen a pacientes ingresados en hospitales y necesitan estancias temporales.

Pero sin duda a más de uno le puede seducir la idea como alternativa al alquiler convencional, al menos hasta que los precios empiecen a caer.

Dónde encontrar esas ofertas

Por ejemplo, entre las cadenas que ofertan este tipo de alojamiento, el hotel Campanile Barberá del Vallés cerca de Barcelona, permite por 550 euros mensuales alojarse en una habitación de 18 metros cuadrados, con parking subterráneo y limpieza semanal. El hotel que cuenta con 212 habitaciones tiene ya 20 alquileres mensuales.

También es posible encontrar esta opción en pleno centro de Barcelona, y a un precio igual de seductor, aunque con menos servicios.

Campanile Baricentro
Hotel Campanile Baricentro, una de las opciones más económicas.

En el centro de Barcelona

Así el hotel boutique Hotel Mihlton, situado en una de las zonas más caras de la capital catalana, La Dreta de l’Eixample, incluye alquileres que van desde los 550 euros al mes por una habitación estándar de unos 17 metros cuadrados a los 1.000 euros mensuales que cuestan las ‘junior suites’, — de mayor tamaño e incluyen  zona de estar y un minibar— .

Cabe tener en cuenta que el precio habitual de las habitaciones se coloca en torno a los 120 euros la noche.

“Varios huéspedes nos han comunicado que se quedarán hasta finales de mayo de 2021”. Jurgen Hutterer, director del Hotel Mihlton

O vivir en un edificio del siglo XIX, declarado patrimonio arquitectónico de Barcelona, en pleno Paseo de Gracia, por 750 euros mensuales que ofrecen extras como por ejemplo los desayunos, lavandería o bebidas. Es la alternativa que ofrece el hotel Hotel Praktik Essens.

Hotel Milthon
Habitación del Hotel Mihlton.

También en Valencia

En Valencia es posible alojarse durante un mes en un hotel de 4 estrellas desde los 650 euros que oferta el Hotel Silken situado en Camins al Grau. Este precio incluye solo la estancia en la habitación, pero pueden ir sumándose otros servicios, con el correspondiente aumento de precio.

Por unos 1.000 euros mensuales puedes conseguir media pensión, servicio de lavandería, el aparcamiento o una habitación con terraza propia.

Pero el sector hotelero no se conforma y está dispuesto a reinventarse ante una situación que le ha dejado en la cuerda floja.
Fachada del Silken en Valencia

Y por el momento la fórmula no parece quedare en la anécdota.

«De nuestras 16 habitaciones tenemos ocupadas con largas estancias 13. Algunos huéspedes quieren un alojamiento semanal, mientras que otros van a quedarse meses. Varios ya nos han comunicado que se quedarán hasta finales de mayo de 2021”, afirma a Idealista Jurgen Hutterer, director del Hotel Mihlton.

Noticia original de Business Insider. Autora: Cristina Fernández Esteban

a.
Ahora en portada