The Caesar, un hotel que es además museo

Reabre el primer establecimiento de Derby Hotels Collection fuera de España: The Caesar (Londres) y con él su exclusivo museo de mosaicos

En su refugio del distrito londinense de Bayswater, en la tranquila calle residencial de Queen’s Gardens junto a Hyde Park y cerca del barrio de Notting Hill, The Caesar, el primer establecimiento de Derby Hotels Collection fuera de España, está listo para recibir visitantes.

El hotel se levanta en una de las áreas más cosmopolitas y turísticas de la capital británica, un barrio que se caracteriza por sus calles y edificios de estilo victoriano con amplias zonas ajardinadas y tranquilas. Su localización céntrica le convierte en punto de partida ideal para descubrir Londres, ir de shopping y explorar la oferta multicultural de la capital británica.

A pocos minutos a pie del hotel se encuentran puntos referenciales de la capital británica tan importantes como Hyde Park, Marble Arch, Portobello Road y, un poco más allá, Oxford, Regent y Bond Street y cuenta además con buenas conexiones de transportes gracias a las estaciones de Paddington, Lancaster Gate y Queensway, con un fácil acceso desde el aeropuerto de Heathrow a través del Heathrow Express.

Los mosaicos se encuentran en las zonas comunes del hotel. Foto: Derby Hotels Colletion.

Quien busque arte no tendrá que ir muy lejos, ya que el propio hotel oculta sorpresas que van desde su arquitectura a su colección de mosaicos romanos.

Mosaicos romanos en un edificio victoriano

The Caesar está ubicado en un edificio victoriano reformado al más puro estilo loft inglés, con exquisitos vidrios tintados que decoran sus paredes de ladrillo. Pero el hotel es también un insólito museo, pues exhibe en sus dependencias una colección única de auténticos mosaicos romanos hallados en excavaciones en Siria que se exponen en el hall, la recepción, el restaurante y la sala de reuniones.

Un auténtico tesoro de arte antiguo que incluye mosaicos romanos de entre los siglos II y VI y que por tanto oscilan desde la época de Trajano hasta un siglo antes de la caída del Imperio de Occidente. 

Entre ellos encontramos el que exhibe un águila, una crátera y dos ciervos, elementos que en la época romana serian símbolos paganos y que al instaurarse al cristianismo se adaptaron como simbología de la eucaristía y símbolos de eternidad e inmortalidad. 

Teselas policromadas de uno de sus mosaicos. Foto: Derby Hotels Collection.

Las teselas provienen en su mayor parte de los famosos talleres de Antioquía en la provincia romana oriental de Siria. Estas obras de arte pertenecen a los fondos de Derby Hotels Collection, cadena propietaria de The Caesar, que distribuye su enorme colección de piezas de arte entre sus diferentes hoteles, entre los que se encuentran el Urban de Madrid o el Claris en Barcelona.  

Qué romanos tenían mosaicos

En tiempos romanos, el mosaico era un artículo de lujo de las casas más pudientes, una manera de pavimentar suelos o decorar paredes y además una nota de prestigio para el patricio de la casa.

En la decena de piezas expuestas en The Caesar se percibe la abundante policromía de los mosaicos sirios y una iconografía que desarrolla temas geométricos mediante combinaciones de formas variadas: desde círculos, cuadrados, ondas, rombos y líneas en zig-zag a motivos vegetales y animales, muchas veces relacionados con espectáculos del circo o la fauna local. 

La época de Trajano constituye el inicio del desarrollo del mosaico que, a partir de este momento, alcanzará su plenitud en el transcurso del siglo II y en el III, con el triunfo del llamado ‘estilo florido’ que surge ya en la época de Adriano, y que se caracteriza por el predominio del color y de las grandes composiciones figuradas. 

Completa las piezas del hotel-museo una muestra moderna con originales, collages y litografías del artista catalán Francesc Guitart, confeccionados especialmente para este The Caesar.

Hotel The Caesar. Foto: Derby Hotels Collection.

The Caesar no es el único

Nacida a finales de los años sesenta cuando Barcelona era una ciudad de ferias y congresos con solo un puñado de hoteles de lujo, hostales y pensiones, Derby propuso un nuevo modelo de hotel de diseño, con salas de reuniones y restaurantes “para que también vinieran clientes que no se hospedaran”, explica su fundador y presidente Jordi Clos

Al estilo de los hoteles que ya existían en Nueva York, Londres o París, Clos y sus socios importaron también otro concepto que no tardaría en popularizarse: las terrazas. La primera de Barcelona fue en el hotel Claris, y cuenta Clos “Cuando vino el alcalde Pasqual Maragall a inau­gurarla se preguntó por qué esa imagen cosmopolita no cundía”. Pero lo hizo: “hoy ya hay más de 60 terrazas abiertas en la ciudad”.

Jordi Clos, fundador y presidente de Derby Hotels Collection.

El coleccionista de hoteles

Cuando los hoteles urbanos comenzaron a popularizarse, los Derby contaron con un elemento diferenciador único: la gran pasión de Jordi Clos por la arqueología. En su concepto “lujo y cultura van muy vinculados y era difícil que nos copiaran en eso. Los salones de los hoteles y luego las habitaciones se convirtieron en pequeños museos”, cuenta.

El ejecutivo es un gran experto en arte egipcio, hasta el punto de que hoy tiene una de las mayores colecciones privadas de Europa. “A los 12 años, en la escuela, me encargaron un trabajo de historia antigua y yo elegí Egipto. Probablemente es el mejor que he hecho en mi vida. Y luego seguí con esa afición”, sostiene.

Tras definir su identidad, los hoteles dieron el salto a Europa. Londres, con nueve edificios victorianos en Queen’s Gardens y París con un antiguo banco cerca de la Ópera fueron los primeros. Hoy son 23 establecimientos dentro y fuera de España, todos auténticos museos creados bajo la batuta de Jordi Clos, con piezas de arte antiguo pero también contemporáneo, representado por artistas como Andy Warhol, Antoni Tàpies, Guinovart o Francesc Guitart.

El presidente de la cadena hotelera es conocido, de hecho, como “el coleccionista de hoteles”. Mecenas especializado en egiptología, fundó en 1992 la Fundación Arqueológica Clos, una entidad privada y sin ánimo de lucro para la difusión del arte y cultura antiguas, especialmente del Antiguo Egipto.

The Caesar. Infografía: Jordi Català.
El arte en The Caesar. Infografía: Jordi Català.

En 1994 inauguró el Museo Egipcio de Barcelona, uno de los más importantes de Europa de su clase.
El arte y la arqueología son las pasiones de este empresario que ha ido convirtiendo a sus hoteles en pequeños museos exclusivos donde pueden verse piezas de enorme valor histórico y cultural. 

Sus hoteles son todos diferentes. “Huimos del concepto de otras compañías como Hilton o NH, que intentan que todos los hoteles sean estándar”, explica Clos.

En su lugar, él compraba edificios singulares: antiguos palacios, fincas regias o casas victorianas. Para dotarlos de contenido, acudía a subastas de arte de Sotheby’s y Christie’s en Nueva York. “Hace 35 años había arte precolombino a un precio muy asequible. Piezas espectaculares que tenemos en nuestros hoteles y que a día de hoy no podríamos comprar”, afirma Clos.

a.
Ahora en portada