Seis redacciones de periódicos que hoy son elegantes hoteles (y uno está en España)

De alojar a periodistas, correctores, editores y fotógrafos a recibir a viajeros: estas son las sedes de periódicos en Edimburgo, Montreal, Ámsterdam o Barcelona reconvertidas en elegantes hoteles

Es el caso de las antiguas redacciones de periódicos. A nosotros nos conquistan, llámelo deformación profesional, pero sin duda a cualquier viajero puede resultarle interesante recorrer las antiguas redacciones en las que, entre periodistas, editores, correctores, maquetadores, impresores y fotógrafos se destaparon historias que, en muchos casos, no solo darían testimonio de la realidad, sino que incluso la cambiarían.

Foto: INK Hotel Amsterdam.

Hemos dormido en los lugares más insospechados como cárceles y plazas de toros, pero también bibliotecas, viejas estaciones de ferrocarril, puentes y bancos. No nos hemos colado, no nos malinterpreten. Muchos proyectos hoteleros han buscado dar una segunda vida a edificios emblemáticos que fueron ideados con propósitos muy diferentes al de alojar viajeros pero que, en una segunda –o tercera- vida, acaban reconvertidos en alojamientos.

Y es que dormir en un lugar histórico tiene un indudable encanto. Además de indagar en sus secretos casi podemos sentirnos parte de su antigua vida, eso sí, con todas las comodidades e innovación de los establecimientos de hoy.

Es el caso de las antiguas redacciones de periódicos. A nosotros nos conquistan, llámelo deformación profesional, pero sin duda a cualquier viajero puede resultarle interesante recorrer las antiguas redacciones en las que, entre periodistas, editores, correctores, maquetadores, impresores y fotógrafos se destaparon historias que, en muchos casos, no solo darían testimonio de la realidad, sino que incluso la cambiarían.

1. Hotel Catalonia Ramblas, Barcelona

Comenzamos esta ruta sin salir de España. En Barcelona, a pocos metros de Plaza Catalunya y cerca de las Ramblas econtramos el hotel Catalonia Ramblas. De 4 estrellas y 221 habitaciones, se ubica sobre un edificio modernista de principios del siglo XX que, antes que a este hotel, tuvo como inquilino al diario La Vanguardia.

Es el caso de las antiguas redacciones de periódicos. A nosotros nos conquistan, llámelo deformación profesional, pero sin duda a cualquier viajero puede resultarle interesante recorrer las antiguas redacciones en las que, entre periodistas, editores, correctores, maquetadores, impresores y fotógrafos se destaparon historias que, en muchos casos, no solo darían testimonio de la realidad, sino que incluso la cambiarían.
Foto: Hotel Catalonia Ramblas.

El periódico, perteneciente al grupo Godó y fundado y en circulación desde el 1 de febrero de 1881 (originalmente como órgano del Partido Liberal para la provincia de Barcelona), se mudó a este edificio de la calle Pelayo en octubre de 1903, donde permaneció hasta abril de 2004, cuando se trasladó a un rascacielos en la avenida Diagonal, 477.

El diario ‘La Vanguardia’ ocupó el edificio modernista de la calle Pelayo entre 1903 y 2004

El edificio, proyectado por Josep Majó Ribas y construido expresamente para acoger la sede y oficinas del diario, es el único de estilo modernista de esta calle y destaca por su decoración elegante, sus amplios espacios comunes y por su fachada, totalmente restaurada, que presenta un hermoso esgrafiado de temática vegetal.

En el patio interior de los edificios que conforman el hotel Catalonia Ramblas, encontramos una terraza ajardinada. Un auténtico oasis urbano que cuenta con piscina (solárium con hamacas), snack bar con mesas y zona chill-out a lo largo de la piscina. Durante los meses de verano la terraza está abierta hasta la 12 de la madrugada, y cuenta con una carta de verano, además de cócteles y batidos.

Es el caso de las antiguas redacciones de periódicos. A nosotros nos conquistan, llámelo deformación profesional, pero sin duda a cualquier viajero puede resultarle interesante recorrer las antiguas redacciones en las que, entre periodistas, editores, correctores, maquetadores, impresores y fotógrafos se destaparon historias que, en muchos casos, no solo darían testimonio de la realidad, sino que incluso la cambiarían.
Foto: Hotel Catalonia Ramblas.

De cuatro estrellas y 221 habitaciones, forma parte del portfolio de Catalonia Hoteles y esconde tras su fachada un oasis urbano con piscina y hamacas, terraza, spa y un restaurante de cocina catalana: Pelai, con espacio para 50 comensales y una carta especializada en cocina de mercado.

2. The Scotsman Hotel, Edimburgo

A un minuto a pie de la Royal Mile de Edimburgo y con fantásticas vistas tanto del castillo de Edimburgo, Carlton Hill y los jardines de Princes Street, por lo que nos fijamos hoy en este impresionante hotel de 4 estrellas en la capital escocesa es por su pasado.

Construido en 1905, el magnífico edificio fue la sede del diario The Scotsman, un diario fundado en 1817 por el abogado William Ritchie y el editor Charles Maclaren, hasta su traslado en 1995 de la calle North Bridge a unas nuevas instalaciones en la carretera de Holyrood (cerca de donde, después, se construiría el edificio del Parlamento escocés).

Es el caso de las antiguas redacciones de periódicos. A nosotros nos conquistan, llámelo deformación profesional, pero sin duda a cualquier viajero puede resultarle interesante recorrer las antiguas redacciones en las que, entre periodistas, editores, correctores, maquetadores, impresores y fotógrafos se destaparon historias que, en muchos casos, no solo darían testimonio de la realidad, sino que incluso la cambiarían.
Foto: The Scotsman Hotel.

En 2001 la vieja sede se transformaría en The Scotsman Hotel, un elegante establecimiento de 69 habitaciones, muchas de las cuales honran su antigua dedicación con nombres como Headline, Feature, Publisher Suite y Penthouse.

Todas las estancias son diferentes e incorporan elementos originales de la construcción, entre ellos paneles de madera de suelo a techo, ventanales esquineros curvos con vistas panorámicas, una gran escalinata y vidrieras.

Hoy los huéspedes, que cuentan siempre con un periódico The Scotsman gratuito, pueden disfrutar de wifi gratuito, baños alicatados en mármol, ropa de cama de algodón egipcio y servicio de habitaciones 24 horas.

Es el caso de las antiguas redacciones de periódicos. A nosotros nos conquistan, llámelo deformación profesional, pero sin duda a cualquier viajero puede resultarle interesante recorrer las antiguas redacciones en las que, entre periodistas, editores, correctores, maquetadores, impresores y fotógrafos se destaparon historias que, en muchos casos, no solo darían testimonio de la realidad, sino que incluso la cambiarían.
Sala de cine. Foto: The Scotsman Hotel.

La gran recepción del diario alberga un sofisticado bar, mientras que la vieja sala de prensa es hoy un gimnasio. Tampoco falta el cine privado de 48 butacas inspirado en los clásicos.

3. INK Hotel Ámsterdam

El INK Hotel Amsterdam debe su nombre (ink es tinta, en neerlandés) al pasado de su edificio como antigua sede del periódico económico y financiero De Tijd, fundado en 1968 donde, además de dar forma al diario y redactar las noticias, se imprimían los ejemplares.

Hoy hotel de 4 estrellas incluido en el portfolio de Accor Hotels, centro de la colección MGallery, es un delicioso establecimiento boutique en el que siguen siendo muchas “las historias que están por escribir”, según reza su claim.

Es el caso de las antiguas redacciones de periódicos. A nosotros nos conquistan, llámelo deformación profesional, pero sin duda a cualquier viajero puede resultarle interesante recorrer las antiguas redacciones en las que, entre periodistas, editores, correctores, maquetadores, impresores y fotógrafos se destaparon historias que, en muchos casos, no solo darían testimonio de la realidad, sino que incluso la cambiarían.
Foto: INK Hotel Ámsterdam.

Muy céntrico, ubicado junto a la Plaza Dam y Kalverstraat, fue totalmente rediseñado en 2015 por los arquitectos Tobías Koch y Femke Zumbrink, del estudio Concrete, que renovaron tres inmuebles sobre el canal, desde la fachada a los interiores, con un aire muy actual pero sin perder de vista elementos que recuerdan a la antigua redacción, como la piedra oscura, el cobre y la madera.

INK Hotel Amsterdam forma parte del portfolio MGallery de Accor Hotels

Los huéspedes de sus 149 habitaciones pueden disfrutar hoy de un cóctel en el Pressroom, el bar del hotel construido sobre la antigua sala de prensa del edificio, o distraerse en The Library Lounge, que cuenta con 1.904 ejemplares del diario De Tijd y está equipado con chimenea y confortables sofás para relajarse con una copa.

El INK Hotel Amsterdam ha sido distinguido con el premio European Hotel Design en las categorías de vestíbulo, salón y zonas comunes.

Es el caso de las antiguas redacciones de periódicos. A nosotros nos conquistan, llámelo deformación profesional, pero sin duda a cualquier viajero puede resultarle interesante recorrer las antiguas redacciones en las que, entre periodistas, editores, correctores, maquetadores, impresores y fotógrafos se destaparon historias que, en muchos casos, no solo darían testimonio de la realidad, sino que incluso la cambiarían.
Foto: INK Hotel Ámsterdam.

4. Telegraph Hotel, Conventry

El icónico edificio Telegraph en el número 157 de Corporation Street en la ciudad inglesa de Conventry fue el hogar del periódico de la ciudad durante más de 50 años, el Coventry Telegraph, fundado en 1981 como el primer diario de la ciudad con la cabecera de The Midland Daily Telegraph por William Isaac Iliffe.

Hoy perteneciente al grupo Trinity Mirros, la mayor editorial de periódicos regionales del Reino Unido, su antigua sede (de la que tan solo un día, el 15 de noviembre de 1940, no salieron los ejemplares debido al bombardeo de la ciudad) acoge un espacio mucho más relajado que el protagonizado por máquinas de escribir siendo aporreadas y teléfonos sonando sin parar.

Es el caso de las antiguas redacciones de periódicos. A nosotros nos conquistan, llámelo deformación profesional, pero sin duda a cualquier viajero puede resultarle interesante recorrer las antiguas redacciones en las que, entre periodistas, editores, correctores, maquetadores, impresores y fotógrafos se destaparon historias que, en muchos casos, no solo darían testimonio de la realidad, sino que incluso la cambiarían.
Foto: Telegraph Hotel.

De cuatro estrellas y 88 habitaciones, el edificio ha recuperado el glamour de los años 50 del pasado siglo con constantes guiños a su pasado, como en el nombre del restaurante, bar y lounge, Forme & Chase, que hace referencia a la antigua composición tipográfica de los diarios empleada antes de la composición fotográfica, en los años 80 del pasado siglo.

Cuenta además con el bar Generators, en la azotea, tematizado con imágenes de la industria de la imprenta (es el lugar pefecto para ver la puesta de sol sobre la plaza Belgrade) y habitaciones como la suite Lord Iliffe, que reinventa el apartamento privado del propietario original del diario.

Es el caso de las antiguas redacciones de periódicos. A nosotros nos conquistan, llámelo deformación profesional, pero sin duda a cualquier viajero puede resultarle interesante recorrer las antiguas redacciones en las que, entre periodistas, editores, correctores, maquetadores, impresores y fotógrafos se destaparon historias que, en muchos casos, no solo darían testimonio de la realidad, sino que incluso la cambiarían.
Foto: Telegraph Hotel.

5. Le Westin Montreal

El Montreal Gazette o, simplemente, The Gazette, es el principal diario en lengua inglesa de la región canadiense de Quebec, con sede en Montreal y fundado en 1785.

Su sede entre 1980 y 2003, muy cerca de la Basílica de Notre Dame (270 Rue Saint-Antoine O) y que ya alojó antes al desaparecido diario Montreal Star, que llegó a ser el periódico más grande de Canadá hasta la década de 1950, se ha transformado en un confortable hotel de cuatro estrellas y 454 habitaciones.

Es el caso de las antiguas redacciones de periódicos. A nosotros nos conquistan, llámelo deformación profesional, pero sin duda a cualquier viajero puede resultarle interesante recorrer las antiguas redacciones en las que, entre periodistas, editores, correctores, maquetadores, impresores y fotógrafos se destaparon historias que, en muchos casos, no solo darían testimonio de la realidad, sino que incluso la cambiarían.
Foto: Le Westin Montreal.

Perteneciente al portfolio de la cadena Marriott, el edificio conserva el estilo art dèco original de la construcción, mientras que sus antiguos ocupantes son homenajeados con un bar de nombre Reporter y un restaurente bautizado como Gazette.

6. Radisson Blu Plaza Hotel, Sídney

En pleno distrito financiero de Sídney, el Radisson Blu Plaza Hotel Sydney puede jactarse de ocupar el lugar que una vez fue el hogar del imperio mediático Fairfax Media Limited, propietario de dos de los periódicos australianos más conocidos: The Sydney Morning Herald y The Age hasta 1956, cuando su expansión requirió el traslado a otra sede mayor.

Después tuvo otro ilustre inquilino, el Banco de Nueva Gales del Sur, que lo ocupó hasta 1999, cuando dejó paso a la reconversión en un hotel de 5 estrellas y 364 habitaciones que abrió un año más tarde y después de una profunda remodelación.

Es el caso de las antiguas redacciones de periódicos. A nosotros nos conquistan, llámelo deformación profesional, pero sin duda a cualquier viajero puede resultarle interesante recorrer las antiguas redacciones en las que, entre periodistas, editores, correctores, maquetadores, impresores y fotógrafos se destaparon historias que, en muchos casos, no solo darían testimonio de la realidad, sino que incluso la cambiarían.
Foto: Radisson Blu Hotel Plaza Sydney.

Entre los recuerdos de su historia ligada al periodismo se encuentra el Fax Bar –durante mucho tiempo los reporteros enviaban por esta vía sus artículos a la redacción- y los espacios de reuniones, que ocupan los antiguos despachos de los magnates del diario: Sir Warwick y Sir James Fairfax, que lucen con chimeneas de mármol y paredes paneladas en madera.

a.
Ahora en portada