Los hoteles perfectos para desconectar este verano

Escondidos en Ibiza, Alicante o Cádiz, seleccionamos cuatro establecimientos fuera de lo común para unas vacaciones alejados del mundo

Durante unos meses, nuestra casa ha sido nuestro pequeño rincón en el mundo. Era la forma de cuidarnos y cuidar a los demás pero, con el levantamiento de las restricciones, todos soñamos con volver a disfrutar al aire libre. Y ¿quién no ha fantaseado con esa sensación que produce meterse en la cama en un hotel? ¿Y con el desayuno del día posterior?

Si este verano quieres dejar atrás la sensación de los últimos meses y disfrutar, solo tendrás que elegir: ¿playa, campo o montaña? Porque hemos seleccionado para ti hoteles de ensueño, perfectos para desconectar y relajarse durante unos días. Tú solo ocúpate de hacer las maletas, nosotros te contamos el resto..

Agroturismo Atzaró, Ibiza

La isla pitiusa vive un verano insólito. El cierre del ocio nocturno ha dejado atrás un turismo que cada año llenaba la isla en busca de fiesta y discotecas. ¿Las ventajas? Que este año, Ibiza es más Ibiza que nunca, que en la isla se respira esa calma soñada.

Precisamente en ese clima de reconectar con la Pitiusa, el 26 de junio reabría sus puertas Atzaró Agroturismo, uno de los más mágicos de la isla. No en vano, fue el primer agroturismo que abrió y dio un nuevo significado al concepto de hotel en el campo.

En este verano extraño, Ibiza es más Ibiza que nunca. Foto: Atzaro Agroturismo.

Antaño, Atzaró era una finca familiar, rodeada de naranjos. Cuando la matriarca falleció, en 2004, decidieron probar con un hotel. El éxito fue rotundo. Y no nos extraña, porque el paraje es de lo más idílico, en una fusión entre una típica casa payesa y el lujo asiático, que a veces te hará olvidar que estás en este mundo.

Atzaró ha acogido a celebridades, artistas y viajeros de todo el mundo. Y todos se quedan por algo. Con apenas 24 habitaciones -algunas de ellas con terraza privada e incluso piscina- en 13 hectáreas de terreno, se le considera ‘el corazón de Ibiza’ y uno de los enclave más originales para reconectar con el campo y la naturaleza.

Y hay más; cuenta con spa y tratamientos con una línea propia, hecha con las naranjas de la finca y un huerto que nutre su cocina, donde trabajan la filosofía de ‘del huerto a la mesa’. Fuera del hotel Atzaró Group también está al frente de Atzaró Beach y Atzaró Chiringuito, ubicados a pie de playa en Cala Nova, y el restaurante Aubergine, que sigue la misma filosofía que el hotel en materia gastronómica.

El nuevo lujo es lo natural, el poder observar la vida, el frenar en seco, dejar la prisas en casa y simplemente detenernos a disfrutar

Daniel Mayo, arquitecto

Vivood Lanscape Hotel, Benimantell (Alicante)

El lujo de la evasión. Es lo que encontrarás en pleno valle de Guadalest. En medio de la montaña se alza un conjunto de tan solo 25 habitaciones construidas en forma de cubos y 10 villas emplazadas en plena y pura naturaleza. Alrededor solo la calma. Se llama Vivood y es mágico.

El hotel que no esperas encontrar en Alicante. Foto: Vivood.

Uno puede pensar en Finlandia y las cabañas de sus bosques pero no, estamos en el interior de la provincia de Alicante. Daniel Mayo, arquitecto y creador de este espacio sumamente comprometido con el medio ambiente, traslada aquí la visión de que el nuevo lujo es lo natural, el poder observar la vida, el frenar en seco, dejar las prisas en casa y simplemente detenernos a disfrutar. Y eso se consigue en el momento en el que uno entra en sus habitaciones, minimalistas, pero con todo lujo de detalles, cerradas con ventanales de suelo a techo con vistas a la naturaleza incluso desde la cama.

En un enclave natural, necesariamente la sostenibilidad tenía que ser otro de los puntos claves de Vivood. La luz del hotel se abastece de placas solares, las piscinas son de agua salada y su restaurante funciona con productos kilómetro 0 y con filosofía slow food. Y si hablamos de relajarnos, tenemos que hablar de su spa. Aquí practican el ritual de los 5 elementos. Fuego, agua, tierra, aire y éter o, lo que en el terreno del bienestar se traduce en sauna, hammam, duchas terapéuticas, flotarium y una piscina climatizada y acristalada.

Vivood Alicante tiene una original arquitectura que firma Daniel Mayo. Foto: Vivood.

Iberostar Selection Andalucía Playa, Cádiz

Despertar frente a la playa de La Barrosa es una delicia. Y es que allí, con vistas al imponente castillo de Sancti Petri en mitad del Océano Atlántico, se encuentra nuestra siguiente parada a pie de playa, el hotel Iberostar Selection Andalucía Playa en Chiclana de la Frontera.

Aunque su tamaño pueda imponer, se trata de una propuesta de lo más relajante, articulada alrededor de jardines y patios, con 274 habitaciones, algunas de ellas incluso con piscina privada compartida (las sharing pool).

El centro del complejo es su gran piscina con vistas al mar y cómodas tumbonas. Pero no tiene una, sino tres piscinas donde chapotear y disfrutar. ¿Buscando el relax? Entonces tienes que reservar cita en su Spa Sensations. Cuentan con circuito de aguas y una carta de tratamientos para salir de allí totalmente renovado.

Un hotel de playa que no es como los demás. Foto Iberostar.

Una vez en el hotel, uno no quiere apenas salir de allí. Nos lo ponen fácil, porque su oferta gastronómica es de lo más apetecible. Desde el restaurante a la carta La Bodega, hasta su impresionante -y perfectamente adaptado a los tiempos que corren- buffet D’CAI, que se convierte cada noche en un mercado gastronómico donde se preparan al momento productos de la zona y cocina de mercado.

La joya de la corona, sin embargo, está en su restaurante gastronómico Cataria. De los creadores de Elkano, en Guetaria, llegó hace un tiempo este espacio que sigue la misma filosofía, pero que cambia el paisaje culinario. Si en Elkano rinden homenaje a aquellas parrillas que ya se utilizaban en altamar en los viajes de Juan Sebastián Elcano -de ahí el nombre-, en Cataria se centran en el pescado y el marisco fresco, de la lonja de Conil a pequeños pescadores del poblado de Sancti Petri, siempre apostando por el mejor producto.

Su carta, de una sencillez aparente pero un trasfondo muy trabajado, acoge sabores sorprendentes que cambian en función del mercado. Lo mejor es dejarse llevar y aconsejar, porque podrás probar exquisiteces como una comparación entre diferentes productos de la misma familia, como los langostinos de Sanlúcar o la gamba de Huelva, las almendritas -crías de choco-, bien a la brasa o a lo Pelayo, como las preparan en el norte, la morena al pil-pil o fantásticos pescados de la zona como la urta, el borriquete, los salmonetes o el San Pedro.

La oferta gastro de Cataria es un espectáculo. Foto: Iberostar.

Nomad Hotel, Jávea

Jávea estrena nuevo hotel boutique y lo hace mirando al mar. Y es el perfecto lugar para desconectar en la Costa Blanca. Se llama NOMAD y es el proyecto de Mónica y Dieter, nómadas durante más de 20 años que, teniendo como base Oriente Medio, decidieron echar raíces de nuevo en España.

Hace unos años, esta pareja formada por una deniera y un belga abrió The Beach House, una casa mediterránea con habitaciones, restaurante y un rooftop inspirada íntegramente por la filosofía slow life.

En el hotel uno puede sentirse en África, Oriente Medio o Asia. Foto: NOMAD.

A apenas cinco minutos del anterior, ahora es el turno a NOMAD Hotel Xàbia Port. Casi un viaje en sí mismo, porque el establecimiento habla. De sus viajes, de sus ideas, de los tesoros que han ido encontrando por el mundo, de lo artesano, de lo local o del intercambio cultural. Habla tanto y lo hace tan bien que desde este lugar -que no olvida donde está-, se explora el mundo y uno bien puede sentirse en África, Oriente Medio o Asia.

Disponen de solo 14 habitaciones, decoradas con cuatro estilos diferentes: Gypset, Nomad, Terra y Batonga, en los que recuperan materiales y baldosas valencianas y que han decorado con recuerdos de sus viajes por el mundo.

También hace una apuesta fuerte por la gastronomía: en su restaurante Terra se puede disfrutar de propuestas de todos los lugares que baña el Mediterráneo y platos como berenjena a la llama con falso queso de oveja y melaza al café, pilota de puchero de la Terreta o un arroz que preparan con marisco de lonja. Aquí también encontrarás un Sky Bar, su rooftop con vistas al mar y cócteles sorprendentes.

El Mediterráneo en tu balcón. Foto NOMAD.

Puedes quedarte en el hotel o disfrutar de todo lo que proponen fuera de él ya que, bajo el nombre Nomad Away apuestan por experiencias como salidas en barco, picnics tras una excursión en Vespa, clases de yoga en entornos naturales o la ruta artística ‘Tras los pasos de Sorolla’, para descubrir la localidad a través de los ojos del maestro valenciano.

a.
Ahora en portada