¿No sabes qué leer? En este hotel hay un mayordomo de libros para ti

Un hotel de Palm Beach (EEUU) presenta al primer mayordomo de libros del mundo, donde un experto asesora y lleva libros directamente a la habitación

Cuando uno está un poco aburrido en la habitación del hotel suele hacer zapping por la televisión. Pero se puede cambiar y en vez de estar pasando el tiempo frente a una pantalla, en este establecimiento de Florida es posible utilizar el servicio del mayordomo de libros.

Servicio de mayordomo de libros. Foto Jente Gees-The Ben West Palm

Cuando uno está un poco aburrido en la habitación del hotel suele hacer zapping por la televisión. Pero se puede cambiar y en vez de estar pasando el tiempo frente a una pantalla, en este establecimiento de Florida es posible utilizar el servicio del mayordomo de libros.

Se trata de una iniciativa del The Ben West Palm de Palm Beach (Florida), perteneciente a la marca Autograph Collection de Marriott.

Pedir libros como quien solicita un cóctel

Este hotel, que abrió sus puertas en febrero del año pasado, deja a cada huésped un catálogo de lanzamientos literarios en la habitación.

Además de llevar los libros elegidos el servicio asesora sobre las novedades literarias de acuerdo al gusto del huésped

Como si fuera a pedir un cóctel, solo tiene que marcar ‘0’ en el teléfono y realizar el pedido, que en pocos minutos un empleado de uniforme acercará el libro deseado.

Cuando uno está un poco aburrido en la habitación del hotel suele hacer zapping por la televisión. Pero se puede cambiar y en vez de estar pasando el tiempo frente a una pantalla, en este establecimiento de Florida es posible utilizar el servicio del mayordomo de libros.
El servicio también sirve para apoyar al comercio local. Foto Jente Gees-The Ben West Palm

Apoyo al comercio local

Los ejemplares son provistos por la librería The Palm Beach Book Store, un comercio cercano que suele organizar tertulias y encuentros literarios en esta turística ciudad de Florida.

En caso de indecisiones, el mayordomo de libros (en rigor, los empleados de la librería) pueden asesorar al huésped sobre las novedades según sus preferencias literarias.

Cada ejemplar se entrega acompañado de un marca páginas elaborado de forma artesanal, diseñado con borlas.

El precio de los libros se incluyen en la cuenta al momento de hacer el check-in, y el pasajero puede elegir entre llevarlos consigo o donarlos a la biblioteca de West Palm Beach.

Cuando uno está un poco aburrido en la habitación del hotel suele hacer zapping por la televisión. Pero se puede cambiar y en vez de estar pasando el tiempo frente a una pantalla, en este establecimiento de Florida es posible utilizar el servicio del mayordomo de libros.
Los libros de lobby forman un retrato de la escritora Byrd Dewey. Foto The Ben West Palm

Menús con toques literarios

Además de tener nuevas opciones de lectura, The Ben West Palm ofrece menús temáticos en su opción Book Bites, que consiste en una serie de platos livianos relacionados con novedades literarias.

Otras novedades relacionadas con el mundo de las letras es que en las habitaciones se encuentran estanterías secretas, que el huésped tiene que encontrar con un poco de astucia.

El hotel también ofrece menús temáticos basados en grandes clásicos de la literatura

Cuando uno está un poco aburrido en la habitación del hotel suele hacer zapping por la televisión. Pero se puede cambiar y en vez de estar pasando el tiempo frente a una pantalla, en este establecimiento de Florida es posible utilizar el servicio del mayordomo de libros.
El hotel cuenta con guiños literarios en la decoración. Foto The Ben West Palm

Y en el lobby se encuentra un mosaico de libros que, cuando uno se aleja, forma la silueta de la escritora Byrd Spilman Dewey (1856-1942), una autora de best-sellers como Bruno, que relata los orígenes de la colonización de la franja central de Florida.

La intención de hotel, según precisó en un comunicado, no eso solo fomentar el hábito de la lectura entre sus huéspedes sino también dar una mano a los comercios locales, que como en otras partes del mundo, tratan de sobrevivir por las consecuencias de la pandemia y la paralización del turismo.

a.
Ahora en portada