InterContinental: cómo es el nuevo hotel de lujo que abre en Barcelona

El hotel InterContinental Barcelona, sobre la falda de Montjuïc, ofrece una opción cosmopolita que homenajea a la tradición de cultura y arquitectura de la ciudad

La moratoria hotelera que hace siete años promulgó el ayuntamiento de Barcelona restringe la apertura de nuevos establecimientos. Una de las excepciones es que un hotel ocupe el lugar de otro, como se ha dado con el nuevo InterContinental Barcelona.

Fachada del nuevo hotel. Foto InterContinental

La moratoria hotelera que hace siete años promulgó el ayuntamiento de Barcelona restringe la apertura de nuevos establecimientos. Una de las excepciones es que un hotel ocupe el lugar de otro, como se ha dado con el nuevo InterContinental Barcelona.

Este hotel, ubicado al pie del peñón de Montjuïc, se levantará en el edificio que antes alojaba al Crowne Plaza Barcelona Fira Center.

A finales de mes abre el nuevo InterContinental Barcelona

El nuevo establecimiento abrirá sus puertas a finales de septiembre, y tanto por la moratoria como por la crisis desatada por la pandemia, será el primer cinco estrellas que se inaugure en el año.

La moratoria hotelera que hace siete años promulgó el ayuntamiento de Barcelona restringe la apertura de nuevos establecimientos. Una de las excepciones es que un hotel ocupe el lugar de otro, como se ha dado con el nuevo InterContinental Barcelona.
La recepción se presenta con espacios diáfanos. Foto InterContinental Barcelona

El estudio Brume Robbins se encargó de renovar la estética para darle un toque de modernidad inspirada en la historia del diseño de la ciudad.

En todo el año no se había inaugurado ningún hotel de cinco estrellas en Barcelona

La idea, indican en el hotel, es “convertir lo global en local en el que será un destino perfecto para todo lo que la ciudad tiene que ofrecer”.

El mar, las calles, el arte y la arquitectura de la capital catalana inspiran la paleta de colores, las texturas y los materiales de todas las habitaciones, restaurantes y zonas comunes del nuevo hotel.

La moratoria hotelera que hace siete años promulgó el ayuntamiento de Barcelona restringe la apertura de nuevos establecimientos. Una de las excepciones es que un hotel ocupe el lugar de otro, como se ha dado con el nuevo InterContinental Barcelona.
Vista del restaurante Quirat. Foto InterContinental Barcelona

“Cada mueble, cada lámpara, incluso las alfombras y las obras de arte, son piezas únicas y hechas a medida”, precisan.

El interiorismo del hotel InterContinental se inspira en la cultura, los paisajes y la arquitectura de Barcelona

Por ejemplo, los mosaicos en los suelos presentan patrones vibrantes y líneas que recuerdan distintos elementos de la ciudad.

En tanto la utilización de muchos materiales nobles como maderas, mármoles o telas sirven para rediseñar todos los espacios jugando con distintas capas y texturas visuales que permiten crear espacios acogedores e inspirados en los distintos barrios de Barcelona.

Espacios cálidos y diáfanos

En la recepción se despliega un gran porche cubierto con elegantes consolas de madera, pequeñas luces y una galería de nichos de arte de color azul marino, para crear un ambiente acogedor.

El nuevo hotel cuenta con tres espacios gastronómicos, que refuerzan el vínculo de aromas y sabores con la ciudad

En el interior cuatro mostradores individuales de madera aportan experiencia personalizada a los huéspedes.

La moratoria hotelera que hace siete años promulgó el ayuntamiento de Barcelona restringe la apertura de nuevos establecimientos. Una de las excepciones es que un hotel ocupe el lugar de otro, como se ha dado con el nuevo InterContinental Barcelona.
La coctelería Gebre ofrecerá preparaciones de autor. Foto InterContinental Barcelona

Al llegar los visitantes pueden ver un gran mapa de metal de la ciudad de siete metros de altura que envuelve la gran escalera, mientras que las cerámicas catalanas caen en silueta como una pantalla de doble altura entre el restaurante y el café lounge.

Cómo son las habitaciones del InterContinental

Las 273 habitaciones fueron decoradas con tonos ocres y neutros, terracota, nogal, acabados naturales y líneas horizontales que recuerdan al Mediterráneo, con detalles como los suelos hidráulicos de las cocinas catalanas hasta el “panot” de las aceras de las calles de Barcelona.

La más espectacular es la Suite Presidencial, de 180 metros cuadrados. En tanto el toque de lujo moderno la dan las 17 Junior Suites.

La moratoria hotelera que hace siete años promulgó el ayuntamiento de Barcelona restringe la apertura de nuevos establecimientos. Una de las excepciones es que un hotel ocupe el lugar de otro, como se ha dado con el nuevo InterContinental Barcelona.
El hotel cuenta con 273 habitaciones. Foto InterContinental Barcelona

Los bares y restaurantes del nuevo hotel

El hotel cuenta con tres espacios gastronómicos, que mantienen el homenaje sobre la cultura catalana.

La coctelería Gebre (escarcha, en catalán) presenta un gigantesco expositor de botellas con paneles de cristal translúcido y metal pulido para representar la esencia de la tierra en su estado más frío.

La iluminación se suspende como cubos de hielo tallados sobre las encimeras de mármol blanco, y los toques residenciales en cuero añaden lujo y comodidad. Los huéspedes podrán disfrutar de los clásicos de la coctelería, además de una carta de preparaciones de autor.

La moratoria hotelera que hace siete años promulgó el ayuntamiento de Barcelona restringe la apertura de nuevos establecimientos. Una de las excepciones es que un hotel ocupe el lugar de otro, como se ha dado con el nuevo InterContinental Barcelona.
Arrels es otro de los espacios gastronómicos. Foto InterContinental Barcelona

Uno de los comedores es Arrel (raíces), donde un gigantesco biombo de madera envejecida con celosía entrelazada de aires vegetales.

Este espacio será un homenaje a los platos tradicionales, con productos de cercanías en raciones para compartir.

El otro es Quirat, que presentará una carta de platos de distintas temporadas elaborados por Víctor Torres, uno de los cocineros más jóvenes de España en ganar una estrella Michelin.

Es un espacio diseñado teniendo en cuenta las piedras preciosas y las geometrías geológicas. Las paredes del comedor privado, de vidrio y metal con textura personalizada, son el telón de fondo octogonal de los suelos con incrustaciones y las lámparas de araña con forma de diamante, y el uso intensivo de materiales brillantes hace que los clientes se sientan como si hubieran entrado en una geoda de tamaño natural. 

a.
Ahora en portada