Paradiso: el hotel ideal para amantes del cine existe (y está en París)

Cada una de sus habitaciones es una sala de cine con pantalla grande y acceso a más de 2.000 películas. Pero hay mucho más en el hotel perfecto para cinéfilos

Que el número para llamar al servicio de habitaciones sea el 007 es solo una anécdota. El Hotel Paradiso no es un establecimiento temático ni está inspirado en el séptimo arte. Es mucho más. Se trata del primer cine-hotel del mundo, un lugar donde el cine es una forma de vida y donde, por supuesto, se puede disfrutar de películas y palomitas en cualquier rincón: en la habitación, en la sala de proyecciones y la espectacular azotea, que además ofrece increíbles vistas de París. 

Foto: Romain Ricard | Hotel Paradiso.

Que el número para llamar al servicio de habitaciones sea el 007 es solo una anécdota. El Hotel Paradiso no es un establecimiento temático ni está inspirado en el séptimo arte. Es mucho más. Se trata del primer cine-hotel del mundo, un lugar donde el cine es una forma de vida y donde, por supuesto, se puede disfrutar de películas y palomitas en cualquier rincón: en la habitación, en la sala de proyecciones y la espectacular azotea, que además ofrece increíbles vistas de París

Recién inaugurado, Hotel Paradiso nos espera –cuando podamos volver a viajar- en el 135 del boulevard Diderot (distrito 12) de la capital francesa. Definido por sus creadores como “un homenaje al Hollywood de los sesenta”, cuenta con 34 habitaciones y dos grandes suites, cada una de ellas con una pantalla mayor incluso que la cama. Las suites, además, disponen de su propia sala de cine privada en una estancia independiente. 

Que el número para llamar al servicio de habitaciones sea el 007 es solo una anécdota. El Hotel Paradiso no es un establecimiento temático ni está inspirado en el séptimo arte. Es mucho más. Se trata del primer cine-hotel del mundo, un lugar donde el cine es una forma de vida y donde, por supuesto, se puede disfrutar de películas y palomitas en cualquier rincón: en la habitación, en la sala de proyecciones y la espectacular azotea, que además ofrece increíbles vistas de París. 
Cada habitación es una sala de cine. Foto: Hotel Paradiso.

Un cine-hotel 

“Hay una relación muy fuerte entre los hoteles y el cine”, explican sus responsables, la compañía francesa MK2, especializada en la producción, distribución y exhibición de películas y con 26 cines en toda Europa. Además de las apariciones de multitud de hoteles en el cine, también en ellos se llevan a cabo encuentros donde se gestan proyectos, se celebran festivales e, incluso, se producen cintas. 

Además de acceso ilimitado a las plataformas mk2 Curiosity, Mubi, Le Vidéo Club Carlotta Films, Arte, Netflix, MyCanal y Disney+, el hotel tiene unos fondos de más de 2.000 títulos en DVD

El edificio, de siete plantas, está conectado a uno de los cines del grupo, fundado en 1974 por Marin Karmitz. Ahora son sus hijos, Elisha y Nathanaël, quienes llevan un paso más allá la aventura. Por eso, en su sala de proyección se realizan maratones de películas durante toda la noche, con los títulos en proyección en el cine.  

Otro espacio, La Loge, permite incluso asomarse desde un palco privado a una de las salas comerciales, eso sí, tras un cristal opaco que asegura la privacidad y desde unas butacas de lujo que permiten elevar el nivel de la experiencia. 

A partir de mayo y hasta el mes de octubre, la oferta se ‘salas’ se complementa con la apertura del rooftop del hotel, que acogerá otra pantalla gigante que permitirá disfrutar de un original ‘cine de verano’ con proyecciones al aire libre y entre magníficas vistas de la ciudad que abarcan desde Notre-Dame hasta la Torre Eiffel

Más de 2.000 títulos  

Para los aficionados al cine en solitario, cada habitación está equipada con un dispositivo que permite, con apenas un par de movimientos, oscurecer la habitación y hacer descender una pantalla de 2,5 metros de ancho del techo. 

Que el número para llamar al servicio de habitaciones sea el 007 es solo una anécdota. El Hotel Paradiso no es un establecimiento temático ni está inspirado en el séptimo arte. Es mucho más. Se trata del primer cine-hotel del mundo, un lugar donde el cine es una forma de vida y donde, por supuesto, se puede disfrutar de películas y palomitas en cualquier rincón: en la habitación, en la sala de proyecciones y la espectacular azotea, que además ofrece increíbles vistas de París. 
Mural del artista JR para el Hotel Paradiso. Foto: Hotel Paradiso.

Meticulosamente decoradas por Alix Thomsen, las habitaciones cuentan también con proyectores láser Full HD, sonido envolvente 3D, Chromecast y Apple TV y acceso ilimitado a miles de películas y series de las plataformas mk2 Curiosity, Mubi, Le Vidéo Club Carlotta Films, Arte, Netflix, MyCanal y Disney +.

Además, el hotel dispone de una biblioteca de más de 2.000 títulos en DVD que se prestan para disfrutar tranquilamente en la comodidad de la habitación. 

También, y bajo demanda, se puede solicitar una PlayStation 5 o un karoke con 10.000 canciones para cantar en la ducha. 

Cine, palomitas… y arte 

La oferta gastronómica del hotel también está a la altura del proyecto y permite solicitar desde la tablet de la habitación palomitas recién hechas –dulces o saladas- y todo tipo de picoteos y platos. De la cocina se encarga el conocido restaurante Bob’s Juice Bar, que también ha diseñado el menú que se sirve en la cafetería del Hotel Paradiso para comidas y cenas, así como la carta de cócteles.  

Opciones veganas y saludables se que van desde bagels a tortitas o tarta de manzana se podrán disfrutar también en breve en el bar de la azotea. 

Complementa el proyecto una cuidada selección de piezas artísticas como los dos enormes murales de más de 15 metros que representan a Charlie Chaplin y Harold Lloyd en dos de las fachadas contiguas y que alegran la vista desde las habitaciones del hotel realizados por el fotógrafo y artista urbano francés JR, pero también las instalaciones de Christian Boltanski y Ruben Brulat.

a.
Ahora en portada