Hábitat Cigüeña Negra, un nuevo hotel para sumergirse en la Extremadura más auténtica

Con 12 exclusivas habitaciones, hammam, asador, olivar y ganadería propia en una dehesa de 220 hectáreas en la Sierra de Gata, este nuevo hotel ofrece un viaje a la dehesa extremeña

Una piscina infinita sobre un mar de encinas, un hammam en medio de una dehesa, pan con aceite de oliva virgen extra elaborado en la finca, dormir en silencio y bajo un manto de las más brillantes estrellas. Placeres tranquilos, disfrute sin ruido, hedonismo en estado puro. A los pies de Sierra de Gata, en un remoto rincón al noroeste de Cáceres, Hábitat Cigüeña Negra es el nuevo hotel que permite sumergirse en la Extremadura más auténtica.

Foto: Habitat Cigüeña Negra.

Una piscina infinita sobre un mar de encinas, un hammam en medio de una dehesa, pan con aceite de oliva virgen extra elaborado en la finca, dormir en silencio y bajo un manto de las más brillantes estrellas. Placeres tranquilos, disfrute sin ruido, hedonismo en estado puro. A los pies de Sierra de Gata, en un remoto rincón al noroeste de Cáceres, Hábitat Cigüeña Negra es el nuevo hotel que permite sumergirse en la Extremadura más auténtica.

En el valle de Jálama a unos pocos kilómetros de las localidades de San Martín de Trevejo y Valverde del Fresno, este hotel rural solo para adultos concentra la vida, la cultura y los productos autóctonos de la dehesa extremeña en un espacio que aúna 12 exclusivas habitaciones y suites con chimenea, piscina, hammam, tienda gourmet, tapería, almazara y un asador donde degustar bocados de la tierra y cocina de cercanía.

Alrededor, formando parte de la misma finca de 220 hectáreas, un olivar del que se elabora un excelente aceite de oliva virgen extra y una ganadería extensiva de vacuno y cerdos ibéricos que se alimentan en libertad entre encinas, castaños, robles y enebros. Un lugar donde la naturaleza hablar y donde se acude tan solo a escucharla.

Una piscina infinita sobre un mar de encinas, un hammam en medio de una dehesa, pan con aceite de oliva virgen extra elaborado en la finca, dormir en silencio y bajo un manto de las más brillantes estrellas. Placeres tranquilos, disfrute sin ruido, hedonismo en estado puro. A los pies de Sierra de Gata, en un remoto rincón al noroeste de Cáceres, Hábitat Cigüeña Negra es el nuevo hotel que permite sumergirse en la Extremadura más auténtica.
Foto: Habitat Cigüeña Negra.

Hábitat Cigüeña Negra: un sueño que se hizo grande

Hábitat Cigüeña Negra es el proyecto de la familia ibicenca Roselló, propietaria del negocio familiar Carnes March, creado en 1965, que ahora, en su tercera generación, da el salto a la hotelería para compartir el tesoro que encontraron en este rincón extremeño.

La familia Roselló llegó a Cáceres procedente de Ibiza buscando una finca para su explotación ganadera: hoy quiere compartir lo que encontró a través de un exclusivo hotel rural

«Crecer no significa ser grandes, sino ser mejores» es el lema de esta familia de ‘carniceros por vocación y ganaderos por pasión’, según se autodefinen. El mismo que condujo a Simón Roselló hace ya 10 años a la provincia de Cáceres en busca de una dehesa e la que explotar en libertad sendas ganaderías porcina y vacuna para elaborar embutidos de bellota y carnes de primera.

Una piscina infinita sobre un mar de encinas, un hammam en medio de una dehesa, pan con aceite de oliva virgen extra elaborado en la finca, dormir en silencio y bajo un manto de las más brillantes estrellas. Placeres tranquilos, disfrute sin ruido, hedonismo en estado puro. A los pies de Sierra de Gata, en un remoto rincón al noroeste de Cáceres, Hábitat Cigüeña Negra es el nuevo hotel que permite sumergirse en la Extremadura más auténtica.
Foto: Habitat Cigüeña Negra.

Además de encontrar el destino ideal en el que producir una carne extremadamente sabrosa, con una gran infiltración de grasa en el músculo, fruto de los paseos en libertad del ganado y de su alimentación natural, la finca mostró enseguida otro enorme potencial: convertirse en uno de los olivares ecológicos más bonitos de la zona.

El encargado de dar forma a ese propósito fue el ingeniero agrónomo Iván Payo Barroso, que recuperó 50 hectáreas de olivos de manzanilla cacereña con los que ahora se elabora sin aditivos, sin conservantes y sin abonos ni pesticidas químicos su Aceite de Oliva Virgen Extra ecológico Cigüeña Negra.

Para ello, se varean los olivos a mano y se extrae su zumo en la propia almazara ecológica de la finca, obteniendo así un oro líquido de aroma afrutado, sabor intenso y paso por garganta muy equilibrado y agradable, que conserva todas sus propiedades organolépticas, sus vitaminas, sus ácidos grasos y sus polifenoles.

Una piscina infinita sobre un mar de encinas, un hammam en medio de una dehesa, pan con aceite de oliva virgen extra elaborado en la finca, dormir en silencio y bajo un manto de las más brillantes estrellas. Placeres tranquilos, disfrute sin ruido, hedonismo en estado puro. A los pies de Sierra de Gata, en un remoto rincón al noroeste de Cáceres, Hábitat Cigüeña Negra es el nuevo hotel que permite sumergirse en la Extremadura más auténtica.
Foto: Habitat Cigüeña Negra.

Un tesoro por compartir

Una vez conseguido, un nuevo proyecto se dibujó en el horizonte: ¿por qué no compartir lo que la familia había encontrado en la dehesa? El resultado es este hotel rural abierto a finales de agosto, algo así como un anfitrión desde el que descubrir la Extremadura más auténtica, la que habita en la dehesa. Y siempre supervisado por la cigüeña negra que, sigilosa, habita este recóndito enclave.

Erigido sobre una antigua vivienda de campo, de la que se conservó la fachada, el porche principal y la arquitectura tradicional de Sierra de Gata, el establecimiento fue totalmente renovado con materiales autóctonos como la pizarra, la madera de roble, el granito portugués, la piedra y el corcho, y decorado con objetos de hierro, madera y fibras naturales que han logrado integrar a la perfección el edificio y su interiorismo con el entorno.

Una piscina infinita sobre un mar de encinas, un hammam en medio de una dehesa, pan con aceite de oliva virgen extra elaborado en la finca, dormir en silencio y bajo un manto de las más brillantes estrellas. Placeres tranquilos, disfrute sin ruido, hedonismo en estado puro. A los pies de Sierra de Gata, en un remoto rincón al noroeste de Cáceres, Hábitat Cigüeña Negra es el nuevo hotel que permite sumergirse en la Extremadura más auténtica.
Foto: Habitat Cigüeña Negra.

Cada una de las habitaciones y suites tiene un nombre propio: encina, alcornoque, acebuche, jara, tomillo o lavanda son algunos de ellos, en homenaje a la flora que constituye el hábitat del hotel.

Todas cuentan, además, con algún elemento que la hace única, desde grandes ventanales con vistas a la dehesa a techos abuhardillados, terrazas privadas, chimeneas o bañeras vintage (desde 140 euros la habitación doble con desayuno).

Un asador y una carne que no tomarás en ningún otro lugar

Viniendo de una familia de carniceros y ganaderos, la gastronomía no se toma a broma en el hotel. Excelentes carnes de vacuno y embutidos de bellota se sirven en el asador y en la tapería (y se venden en su tienda gourmet).

Una piscina infinita sobre un mar de encinas, un hammam en medio de una dehesa, pan con aceite de oliva virgen extra elaborado en la finca, dormir en silencio y bajo un manto de las más brillantes estrellas. Placeres tranquilos, disfrute sin ruido, hedonismo en estado puro. A los pies de Sierra de Gata, en un remoto rincón al noroeste de Cáceres, Hábitat Cigüeña Negra es el nuevo hotel que permite sumergirse en la Extremadura más auténtica.
Foto: Habitat Cigüeña Negra.

En el restaurante, sobre una parrilla Elitxu, y con brasas de carbón de encina, se prepara al punto una delicatesen única en la península: piezas de RETWAGYU, una variedad que la familia Roselló ha creado al mezclar novillas 100% retinta con 2 sementales 100% wagyu adquiridos en Alemania en 2015. Desde hace ya 2 años generan una carne extremadamente jugosa, con un sabor muy especial y una muy baja relación de ácidos saturados.

Extremadura en el corazón (del proyecto)

Siempre desde el relax y el disfrute pausado, Hábitat Cigüeña Negra ofrece diferentes experiencias que van desde pasear por la finca para observar cómo su ganado crece en libertad, avistar especies propias de la zona como jabalíes, zorros, corzos y liebres, seguir el vuelo de espectaculares aves como águilas, milanos, halcones y, con suerte, algún ejemplar de la esquiva cigüeña negra.

Una piscina infinita sobre un mar de encinas, un hammam en medio de una dehesa, pan con aceite de oliva virgen extra elaborado en la finca, dormir en silencio y bajo un manto de las más brillantes estrellas. Placeres tranquilos, disfrute sin ruido, hedonismo en estado puro. A los pies de Sierra de Gata, en un remoto rincón al noroeste de Cáceres, Hábitat Cigüeña Negra es el nuevo hotel que permite sumergirse en la Extremadura más auténtica.
Foto: Habitat Cigüeña Negra.

Degustar su propio aceite de oliva virgen extra, galardonado con la Medalla de Oro en los Premios Extrema Selección 2018, dentro de la categoría de Producción Ecológica, tomar una copa en la barra del árbol, disfrutar de una sesión en su hammam, visitar los pueblos de San Martín de Trevejo y Robledillo de gata y observar a través del telescopio uno de los cielos con menos contaminación de Europa son otros de los apetecibles planes.

a.
Ahora en portada