Arabia Saudí construye un megacomplejo turístico con forma de delfín en el Mar Rojo

Arabia Saudí está decidido a abrir su país al turismo más lujoso. Foster+Partners firma el último proyecto: un complejo de 11 hoteles en 22 islas vírgenes en el Mar Rojo

Entre las dunas y el mar, con una arquitectura que se funde con el paisaje para resaltar la extraordinaria fauna y flora en torno al Mar Rojo, Coral Bloom será mucho más que un hotel. Con la firma del prestigioso estudio de arquitectura Foster+Partners, el complejo turístico con forma de delfín transformará la isla de Shurayrah y se convertirá en la puerta de entrada del fastuoso megaresort turístico que planea Arabia Saudí.

Isla de Shurayrah. Foto: The Red Sea Development Company | Foster+Partners.

Entre las dunas y el mar, con una arquitectura que se funde con el paisaje para resaltar la extraordinaria fauna y flora en torno al Mar Rojo, Coral Bloom será mucho más que un hotel. Con la firma del prestigioso estudio de arquitectura Foster+Partners, el complejo turístico con forma de delfín transformará la isla de Shurayrah y se convertirá en la puerta de entrada del fastuoso megaresort turístico que planea Arabia Saudí.

Con una economía que depende actualmente casi en su totalidad del petróleo, Arabia Saudí se ha propuesto diversificar sus fuentes de ingreso. Es lo que se conoce como Vision 2030 y está impulsado por el príncipe heredero en persona, Mohamed bin Salman, que ha escogido el turismo como base de su nueva economía y el Proyecto del Mar Rojo como emblema, con 50 complejos de lujo y un aeropuerto internacional.

La isla-delfín

En la costa oeste del país, la isla de Shurayrah será el epicentro de Coral Bloom, un desarrollo que incluye 11 hoteles, nuevas playas y todo tipo de instalaciones de ocio que van desde campos de golf a embarcaderos pasando por una laguna artificial.

El complejo pretende recibir a los primeros huéspedes a finales de 2022, con cuatro hoteles y el nuevo aeropuerto internacional en funcionamiento

Los diseños se han ideado para “encajar en el paisaje” con los hoteles “diseñados para dar la impresión de que se están bañando en las playas, ubicándose entre las dunas casi como madera flotante”, aseguró el director de estudio de Foster+Partners, Gerard Evenden a la agencia de noticias estatal SPA.

Entre las dunas y el mar, con una arquitectura que se funde con el paisaje para resaltar la extraordinaria fauna y flora en torno al Mar Rojo, Coral Bloom será mucho más que un hotel. Con la firma del prestigioso estudio de arquitectura Foster+Partners, el complejo turístico con forma de delfín transformará la isla de Shurayrah y se convertirá en la puerta de entrada del fastuoso megaresort turístico que planea Arabia Saudí.
El resort contará con 11 hoteles. Foto: The Red Sea Development Company | Foster+Partners.

El proyecto, ya iniciado, está siendo implementado por la Compañía de Desarrollo del Mar Rojo (TRSDC, por sus siglas en inglés) presidida por el príncipe heredero y propiedad del Fondo de Inversión Pública de Arabia Saudí.

Su director general, John Pagano, coincide el diseño se inspira en “la increíble flora y fauna que se encuentra únicamente en Arabia Saudí” y con la que pretenden encandilar a los viajeros una vez se levanten las restricciones impuestas para controlar la pandemia del coronavirus, según SPA.

Shurayrah será la puerta de entrada al Proyecto del Mar Rojo, que incluirá 50 complejos turísticos en 28.000 km2 y 80 islas

Los hoteles, de hecho, operados “por algunas de las marcas hoteleras más distinguidas del mundo”, se están diseñando para los viajeros postcovid-19 y, por ejemplo, no habrá pasillos internos y los espacios serán más amplios con el fin de evitar cualquier aglomeración.

Entre las dunas y el mar, con una arquitectura que se funde con el paisaje para resaltar la extraordinaria fauna y flora en torno al Mar Rojo, Coral Bloom será mucho más que un hotel. Con la firma del prestigioso estudio de arquitectura Foster+Partners, el complejo turístico con forma de delfín transformará la isla de Shurayrah y se convertirá en la puerta de entrada del fastuoso megaresort turístico que planea Arabia Saudí.
El concepto pasa por mejorar lo que ya hay. Foto: The Red Sea Development Company | Foster+Partners.

Sin edificios de gran altura, lo que asegurará vistas espectaculares sin limitaciones, líneas curvas y colores naturales, el conjunto pretende respetar al máximo el entorno y crear una sensación de misterio.

La isla de Shurayrah espera recibir a sus primeros huéspedes a finales de 2022, fecha prevista también para la inauguración de cuatro de sus once hoteles y del nuevo aeropuerto internacional.

8.000 habitaciones

Como primer desarrollo del Proyecto del Mar Rojo, es importante que la isla de Shurayrah “establezca el estándar en arquitectura innovadora y diseño sostenible, no solo para nuestro destino, sino también a nivel mundial”, afirmó Pagano, para quien “esto se logra yendo más allá de la simple protección del medio ambiente y aplicando un enfoque regenerativo”.

Por eso el complejo estará alimentado con energías renovables -contará con el sistema de almacenamiento de baterías más grande del mundo, según sus responsables- y diferentes programas para garantizar la conservación y reutilización del agua.

Entre las dunas y el mar, con una arquitectura que se funde con el paisaje para resaltar la extraordinaria fauna y flora en torno al Mar Rojo, Coral Bloom será mucho más que un hotel. Con la firma del prestigioso estudio de arquitectura Foster+Partners, el complejo turístico con forma de delfín transformará la isla de Shurayrah y se convertirá en la puerta de entrada del fastuoso megaresort turístico que planea Arabia Saudí.
Foto: The Red Sea Development Company | Foster+Partners.

Después de Coral Bloom, el proyecto seguirá creciendo hasta dar cabina a 50 complejos turísticos de lujo que sumarán 8.000 habitaciones y alrededor de 1.300 propiedades residenciales en 22 islas y seis sitios del interior, y también incluirá puertos de lujo, restaurantes y boutiques.

Previsto de cara a 2030, el proyecto se está desarrollando en más de 28.000 kilómetros cuadrados de tierras y aguas a lo largo de la costa oeste de Arabia Saudí, entre las ciudades de Umluj y Al Wajh, a unos 1.200 km de la capital Riad y 700 km de La Meca. Además de alrededor de 200 km de costa virgen, incluye desiertos, volcanes inactivos y un vasto archipiélago de más de 90 islas.

a.
Ahora en portada