Mucho más que iglús: los mejores hoteles de hielo del mundo

De Canadá a la Laponia sueca pasando por Suiza, Rumanía, Noruega y Finlandia, estos son los hoteles de hielo y nieve más fantásticos del mundo

Cada año, cuando llega el invierno a SnowVillage, a unos 200 km del Círculo Polar Ártico, alrededor de 20 millones de kilos de nieve y 350.000 de hielo natural se transforman en un exclusivo resort siempre diferente en forma, tamaño y diseño. A la belleza del invierno en la Laponia finlandesa se suma así un hotel que, además, es efímero, lo que dispara la magia en este remoto confín del mundo donde, con algo de suerte, es posible también asistir al fantástico espectáculo de la aurora boreal.

No es solo un hotel: SnowVillage cuenta también con un restaurante y una capilla hechos de hielo, con esculturas y ornamentos que se derriten al final de la temporada.  Como él, en Suiza, Noruega, Suecia Canadá o Rumanía, además de Finlandia, encontramos otros hoteles de hielo que prometen experiencias únicas entre magnéticos paisajes nevados, abiertos por tiempo limitado donde, pese a las toneladas de hielo y nieve -que dan forma hasta a la cama-, se puede vivir una experiencia de lo más acogedora.

SnowHotel suite, Finlandia.
SnowHotel suite, Finlandia.

Snowhotel Kirkenes, Noruega

A 8 km de Kirkenes, en un apartado bosque sobre el fiordo de Bøk, al norte de Suecia, se ubica desde 2006 Snowhotel Kirkenes. Un mundo en el que caminas sobre la nieve, conduces motos o trineos tirados por perros sobre la nieve y, claro, duermes sobre la nieve. Aún más, en su restaurante se sirve nieve y en su bar las bebidas se ofrecen en vasos de hielo.

Abierto durante todo el año, con cabañas, sauna, restaurante y una suerte de parque temático ártico, en este lugar mágico bailan las auroras boreales, los renos pastan tras las cabañas y se convive con más de 100 perros esquimales.

El hotel de hielo propiamente dicho -o las suites de nieve-, se renueva y redecora cada año con intrincadas esculturas y motivos tallados directamente sobre el hielo en sus 20 habitaciones, que están equipadas con colchas térmicas y sacos de dormir, ya que la temperatura constante es de -4º en su interior.

SnowHotel Kirkenes

Las cabañas y experiencias ya están disponibles, mientras que las suites de hielo empezarán a recibir visitantes a partir de enero.

Iglu Dorf, Suiza

Durante el otoño comienzan los trabajos: con las primeras nieves comienzan a apilarse ingentes cantidades de nieve sobre globos que darán forma a los iglús del Hotel Iglu Dorf con varias localizaciones en Suiza, entre ellas Gstaad, Davos Klosters, Stockhorn y Zermatt. Después los globos se desinflan y comienza el trabajo duro de verdad: armados con palas y motosierras, los trabajadores tallan sobre la nieve las suites, incluidos armarios, camas y sillas. Después se conectan entre sí y con otros servicios comunes por un sistema de túneles para evitar pasar más frío del estrictamente necesario (si en el interior la temperatura se mantiene constante entre 0 y -2º en el exterior puede llegar a -20º).

Solo su construcción requiere cada año al menos 3.000 horas de trabajos. Y eso que aún falta la decoración: artistas de diferentes partes del mundo acuden para ‘tematizar’ el hotel efímero con motivos que van desde la mitología nórdica a la Roma imperial, las criaturas marinas o el agente 007.

Iglu Dorf

En cada complejo tiene sus particularidades; por ejemplo, en Gstaad disponen de 11 iglús con capacidad para hasta 40 personas, algunos con baño privado y hasta su propio jacuzzi, y todos con luces LED, camas cubiertas de pieles y sacos de dormir adaptados a temperaturas extremas.

Hotel of Ice, Rumanía

En las montañas Făgăraș, las más altas de los Cárpatos, se construye desde 2005 Ice Hotel, uno de los complejos más originales de Rumanía. Junto a una estación que ofrece todo tipo de actividades invernales, desde paseos en motonieve a tubing, esquí fuera de pista y escalada sobre hielo, se levanta este alojamiento, construido únicamente con nieve y hielo extraídos del lago glaciar Balea. Con bloques de 70 cm de altura y 30 kilos de peso se construye un hotel diferente cada año, con paredes y muebles tallados en hielo y con una temática distinta.

Su Ice Restaurant & Bar sirve platos la cocina tradicional de Transilvania y también un ‘Menú de hielo’ especial.

Hotel of Ice, Rumanía.
Hotel of Ice, Rumanía.

Hotel de Glâce, Canadá

El único hotel de hielo de Norteamérica se ubica en Saint-Gabriel-de-Valcartier, a las afueras de Quebec. Inaugurado en 2001, el Hotel de Glâce cambia cada año sus 21 habitaciones y suites para ofrecer una de las experiencias más lujosos de su género.

Cada suites es una pequeña obra de arte con una decoración exclusiva hecha con esculturas y candelabros cincelados a mano, techos abovedados y camas que se cubren con sábanas aislantes y ropa especialmente diseñada para garantizar un descanso confortable. Incluso disponen de capilla para bodas y pista de patinaje sobre hielo. Este año abrirá el 2 de enero de 2021.

Hotel de Glâce, Canadá.
Hotel de Glâce, Canadá.

Icehotel, Suecia

De vuelta al Círculo Polar Ártico nos detenemos en Icehotel, en la Laponia sueca. Situado en la pequeña ciudad de Jukkasjärvi, recibe visitantes durante los 365 días del año, si bien su Icehotel Winter se reconstruye cada invierno para ofrecer suites de hielo entre diciembre y abril. Levantado inicialmente en 1989 es seguramente el establecimiento que inició el concepto de hoteles de hielo.

Los 2500 bloques de dos toneladas de nieve y hielo extraidos del río Torne con el que se construyen simplemente se derrites y vuelven a su cauce al final de la temporada. Sirven para construir entre 15 y 20 habitaciones cada año a las que se suman otras 12 ‘art suites’ de diseño único y talladas a mano por artistas venidos de todo el mundo.

Habitación inspirada en Santorini en Ice Hotel (Suecia). Foto: Asaf Kliger.
Habitación inspirada en Santorini en Ice Hotel (Suecia). Foto: Asaf Kliger.

Lucky Ranch, Finlandia

Dormir en auténticos iglús de nieve. Es la experiencia que propone Lucky Ranch, en la estación de esquí Pyhätunturi. En medio de un rancho ático, los cinco iglús disponibles están hechos en su totalidad con nieve -hay varios grados centígrados menos que en el exterior- tienen capacidad para entre 2 y 4 personas y están equipados con ropa de abrigo térmica y un espacio común que denominan ‘cálido’ (no de nieve) con una pequeña cocina, baño y ducha, así como wifi siempre disponible.

Lucky Ranch Igloo, Finlandia.

a.
Ahora en portada