5 ideas de glamping a menos de dos horas de Madrid

En burbujas bajo las estrellas, en jaimas o en casas en los árboles: estos alojamientos son perfectos para una escapada diferente a poca distancia de Madrid

Vivir una aventura, reconectar con la naturaleza, alejarse de la ciudad, esquivar masificaciones… Si cualquiera de los anteriores se cuenta entre tus objetivos estas vacaciones quizás sea la hora de probar el glamping, esa categoría que mezcla las palabras glamorous y camping para ofrecer un alojamiento original al aire libre pero sin renunciar al confort y al estilo.

¿Por qué conformarse con 5 estrellas? Foto: Miluna.

Vivir una aventura, reconectar con la naturaleza, alejarse de la ciudad, esquivar masificaciones… Si cualquiera de los anteriores se cuenta entre tus objetivos estas vacaciones quizás sea la hora de probar el glamping, esa categoría que mezcla las palabras glamorous y camping para ofrecer un alojamiento original al aire libre pero sin renunciar al confort y al estilo.

Ahora que ya sabes que lo necesitas, te presentamos cinco propuestas para estrenarte en el glamping a menos de dos horas de Madrid.

Miluna, el hotel del millón de estrellas

A solo 100 km de Madrid encontramos uno de los alojamientos más especiales, algo así como un hotel de un millón de estrellas. No es por su calificación, claro, sino porque esos son los astros que podrás ver desde las burbujas transparentes de Miluna.

Vivir una aventura, reconectar con la naturaleza, alejarse de la ciudad, esquivar masificaciones… Si cualquiera de los anteriores se cuenta entre tus objetivos estas vacaciones quizás sea la hora de probar el glamping, esa categoría que mezcla las palabras glamorous y camping para ofrecer un alojamiento original al aire libre pero sin renunciar al confort y al estilo.
El hotel-burbuja ofrece 3 tipos de suites. Foto: Miluna.

Ubicado en Hormigos (Toledo), en plena naturaleza y muy próximo al entorno natural de la Sierra de Gredos, Hotel Miluna cuenta con icónicas habitaciones ‘lunares’ que llevan por nombre los de los satélites de Júpiter (suites desde 249 euros), Neptuno (desde 334 euros) y Saturno (desde 349 euros), todas en forma de burbuja y techo panorámico transparente que permiten ver las estrellas, el amanecer y el anochecer.

Están equipadas, además de con un telescopio para abandonarte al astroturismo, con camas king size con dosel, ducha con vistas al cielo, bañera de hidromasaje exterior, sala de estar y minibar, además de una parcela privada con porche de madera para disfrutar en la intimidad tanto de día como de noche.

Vivir una aventura, reconectar con la naturaleza, alejarse de la ciudad, esquivar masificaciones… Si cualquiera de los anteriores se cuenta entre tus objetivos estas vacaciones quizás sea la hora de probar el glamping, esa categoría que mezcla las palabras glamorous y camping para ofrecer un alojamiento original al aire libre pero sin renunciar al confort y al estilo.
Con parcelas privadas, las burbujas ofrecen la máxima intimidad. Foto: Miluna.

El hotel dispone también de restaurante y se pueden encargar comidas y cenas en tu burbuja, además de masajes o sesiones en su flotarium. También se alquilan bicicletas y se organizan todo tipo de rutas por los alrededores, ya sean de senderismo, a caballo, o en kayak.

La casita del árbol, versión deluxe

Rodeado de aire puro y naturaleza, a varios metros sobre el suelo, ¿quién no ha tenido alguna vez el sueño de dormir en la copa de un árbol?

En pleno Parque Nacional Sierra de Guadarrama, en el Valle Alto del Lozoya, encontramos la propuesta de Monte Holiday Ecoturismo. Tienen diferentes alojamientos como bungalows, ecolodges y, nuestra elección, casas en los árboles para alojarnos entre 5 y 7 metros de altura.

Vivir una aventura, reconectar con la naturaleza, alejarse de la ciudad, esquivar masificaciones… Si cualquiera de los anteriores se cuenta entre tus objetivos estas vacaciones quizás sea la hora de probar el glamping, esa categoría que mezcla las palabras glamorous y camping para ofrecer un alojamiento original al aire libre pero sin renunciar al confort y al estilo.
Foto: Monte Holiday Ecoturismo.

Las más grandes tienen una superficie de 18 m2, demás de 12 m2 de terraza y cuentan con baño completo con ducha, una cama queen size de 135 cm y tres camas de 80 cm, conexión eléctrica, calefacción y aire acondicionado, cocina con microondas, nevera y mesa interior.

Lo más atractivos, sin embargo, es lo que no se puede pagar: quedarse dormido con el canto del cárabo, leer un libro con la melodía nocturna del autillo, compartir terraza con los rabilargos o despertar con el picoteo de los herrerillos o los pinzones. Desde 199 euros por noche la cabaña de 5 personas.

Un domo geodésico

Frente a los Montes de Toledo, en la localidad de Sonseca, se encuentra el domo El Avistador Sonseca. Se trata de una cúpula de madera con un enorme ventanal que ofrece un aislamiento total y, a la vez, un inmejorable refugio para ver las estrellas.

Vivir una aventura, reconectar con la naturaleza, alejarse de la ciudad, esquivar masificaciones… Si cualquiera de los anteriores se cuenta entre tus objetivos estas vacaciones quizás sea la hora de probar el glamping, esa categoría que mezcla las palabras glamorous y camping para ofrecer un alojamiento original al aire libre pero sin renunciar al confort y al estilo.
Foto: Lost in La Mancha.

En medio de un finca de 30.000 m2 de encinas, jaras, pinos, retamas y cantueso, a 75 minutos de Madrid (25 minutos de Toledo), este domo geodésico apenas altera la estética de monte bajo del lugar.

En su interior, un dormitorio doble y un a amplio sofá cama con capacidad para otras dos personas, además de cocina totalmente amueblada, baño con ducha y chimenea-estufa alimentad con biomasa.

También se puede disfrutar de la piscina (de uso compartido con otro alojamiento) y la barbacoa, además de bicicletas de préstamo gratuito con las que acercarse a explorar los Montes de Toledo, avistar aves rapaces y, en la época, de la berrea. Desde 110 euros por noche.

Vivir una aventura, reconectar con la naturaleza, alejarse de la ciudad, esquivar masificaciones… Si cualquiera de los anteriores se cuenta entre tus objetivos estas vacaciones quizás sea la hora de probar el glamping, esa categoría que mezcla las palabras glamorous y camping para ofrecer un alojamiento original al aire libre pero sin renunciar al confort y al estilo.
Foto: Lost in La Mancha.

Una jaima en la Sierra de Guadarrama

En Cercedilla, a solo 45 minutos de Madrid y en pleno Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama encontramos uno de esos lugares de cuento donde el contacto con la naturaleza y la vuelta a los orígenes son el mayor lujo.

La Posada de Cercedilla ofrece bungalows y apartamentos de diferentes capacidades, pero también dos originales jaimas. Con los nombres de Sáhara y Gobi, se elevan sobre una tarima aislante y tienen un diámetro interior de 4 metros tapizados de alfombras y con todo lo necesario para disfrutar de una noche mágica.

Vivir una aventura, reconectar con la naturaleza, alejarse de la ciudad, esquivar masificaciones… Si cualquiera de los anteriores se cuenta entre tus objetivos estas vacaciones quizás sea la hora de probar el glamping, esa categoría que mezcla las palabras glamorous y camping para ofrecer un alojamiento original al aire libre pero sin renunciar al confort y al estilo.
Una aventura en jaima a 50 minutos de Madrid. Foto: La Posada de Cercedilla.

Cada una tiene una parcela exterior de 60 metros cuadrados con mesa de picnic y unas vistas inmejorables, así como un baño compartido. Solo se ofrecen de mayo a octubre para garantizar el mayor confort y, aún así, cuentan con un pequeño calefactor para los más frioleros. Desde 70 euros la noche.

Domos de superadobe

A cien kilómetros al oeste de Madrid, en la localidad de Fresnedilla (Ávila) y con vistas a la sierra de Gredos, se encuentra Finca La Tierra, un original complejo con cuatro domos de lo que llaman superadobe realizado a partir de tierra y la apariencia de casas-cueva.

Vivir una aventura, reconectar con la naturaleza, alejarse de la ciudad, esquivar masificaciones… Si cualquiera de los anteriores se cuenta entre tus objetivos estas vacaciones quizás sea la hora de probar el glamping, esa categoría que mezcla las palabras glamorous y camping para ofrecer un alojamiento original al aire libre pero sin renunciar al confort y al estilo.
Casas cueva de superadobe. Foto: La Tierra.

El valle del Tiétar es el entorno de estas construcciones ecológicas rodeadas de naturaleza, bosques de encinas y frutales, así como un huerto. Gallinas y cabras corretean también por la finca, donde hay una piscina natural, barbacoa, horno artesano y terraza para relajarse con un buen libro o, simplemente, con la vista del entorno del valle del Tiétar.

Además se organizan todo tipo de cursos y talleres sobre esta fórmula constructiva, así como de técnicas decorativas y otras disciplinas artísticas.

a.
Ahora en portada