El encantador tren a vapor que recorre el corazón del País Vasco

Cada fin de semana un viejo tren a vapor recorre el Valle de Urola, un fascinante viaje al pasado industrial del País Vasco que se complementa con visitas a un interesante museo ferroviario

El País Vasco fue una de las locomotoras industriales del siglo XIX, y acompañando ese progreso estuvieron los ferrocarriles, en donde trenes de estas regiones marcaron hitos pioneros.

El tren a vapor parte desde la estación de Azpeitia. Foto Museo Vasco del Ferrocarril

El País Vasco fue una de las locomotoras industriales del siglo XIX, y acompañando ese progreso estuvieron los ferrocarriles, en donde trenes de estas regiones marcaron hitos pioneros.

Por ejemplo hace 125 el tranvía de Bilbao a Santurtzi fue el primero de España en incorporar la electricidad para su funcionamiento, en lugar de utilizar el vapor o las formas más rudimentarias de tracción como los animales de tiro.

Seis años después el tranvía de Durango a Arratia fue el primero del país en mover todos sus trenes de forma ecológica a través de la tracción eléctrica.

Cabe recordar que el País Vasco presenta la mayor densidad de ferrocarriles eléctricos del mundo sólo superada por Suiza.

Pero antes de que la electricidad llegue los trenes se impulsaban con motores diésel, y retrocediendo en el tiempo, llegamos a las locomotoras a vapor.

El País Vasco fue una de las locomotoras industriales del siglo XIX, y acompañando ese progreso estuvieron los ferrocarriles, en donde trenes de estas regiones marcaron hitos pioneros.
Espinal, otra de las locomotoras a vapor. Foto Museo Vasco del Ferrocarril

Las locomotoras a vapor resisten

En varios rincones de España sobreviven estos potentes medios de locomoción, negros de tanto carbón y humo que han expulsado en su historia.

Entre ellas se encuentra la que cada fin de semana parte desde la estación de Azpeitia a través de los valles de Guipúzcoa, que revive parte del recorrido que hacía el desaparecido Ferrocarril del Urola.

El viaje de 4,5 km desde Azpeitia a Lasao reutiliza parte del trazado del antiguo Ferrocarril del Urola

Hasta el Puente de los Santos de noviembre, cada sábado (a las 12:00 y 17:30) y domingo (a las 12:00) la locomotora arranca un viaje que se extiende por 4,5 kilómetros desde ese pueblo hasta la estación de Lasao.

Esun trazado donde se atraviesa un túnel de 225 metros de longitud y un puente sobre el río Urola de 40 metros de gran interés histórico.

El País Vasco fue una de las locomotoras industriales del siglo XIX, y acompañando ese progreso estuvieron los ferrocarriles, en donde trenes de estas regiones marcaron hitos pioneros.
La locomotora Aurrera se construyó en 1898. Foto Museo Vasco del Ferrocarril

Cómo es el tren a vapor del País Vasco

La locomotora que suele estar a cargo del transporte es Aurrera, que fue restaurada por el Museo Vasco del Ferrocarril para experimentar este viaje en el tiempo.

Originalmente había sido construida en 1898 por la compañía inglesa Nasmyth & Wilson para el ferrocarril de Elgoibar a San Sebastián, y durante décadas estuvo atendiendo la línea de Durango en las minas de Arrázola y Elorrio.

La locomotora arrastra un convoy con vagones del tipo C-2, C-4 y TC-52. Los dos primeros datan de 1925, usados para el Ferrocarril del Urola.

Aunque fueron fabricados en el pueblo vasco de Beasain tienen toda la estética del Lejano Oeste, con su carrocería e interiorismo de madera y dos plataformas abiertas en los extremos, llamadas balconcillos, para facilitar el acceso.

En cuanto al tercer vagón es de 1944, su carrocería es metálica y se usó en la línea de Bilbao a San Sebastián.

El País Vasco fue una de las locomotoras industriales del siglo XIX, y acompañando ese progreso estuvieron los ferrocarriles, en donde trenes de estas regiones marcaron hitos pioneros.
Los coches conservan la estética de madera, que recuerdan al Lejano Oeste. Foto Museo Vasco del Ferrocarril

El viaje en el tiempo por los valles de Guipúzcoa

La experiencia de viajar en esta locomotora a vapor, con esos vagones de madera, es como un viaje en el tiempo.

Pero el recuerdo histórico no se queda en este viaje por los verdes valles guipúzcoanos, a la vera del río Urola, sino que se complementa con la visita al museo de Azpeitia.

En sus instalaciones se expone una de las mejores colecciones ferroviarias de Europa, con 87 vehículos de todo tipo, entre locomotoras de vapor, diésel y eléctricas; automotores y diversas clases de coches y vagones.

Entre las locomotoras a vapor que se exponen están la Espinal, construida en 1887. Esta es la más antigua de las fabricadas por Robert Stephenson (el inventor de este tipo de locomotora) que sigue en funcionamiento en el mundo.

También están la emblemática Euzkadi, la Portugal y la Zugaztieta, todas auténticas joyas del vapor.

El País Vasco fue una de las locomotoras industriales del siglo XIX, y acompañando ese progreso estuvieron los ferrocarriles, en donde trenes de estas regiones marcaron hitos pioneros.
El viaje de 4,5 km lleva hasta la población de Lasao. Foto Museo Vasco del Ferrocarril

Qué se puede ver en el museo ferroviario

Otros atractivos históricos de este museo son la colección de uniformes ferroviarios, consistente en 200 prendas, que permiten ver la evolución de la indumentaria entre 1863 y 2019.

También están las máquinas y herramientas del antiguo taller mecánico del Ferrocarril del Urola y una de las mejores colecciones de relojería ferroviaria del mundo.

Y sin olvidar el fondo de documentos y fotografías, que ya tiene 100.000 imágenes, todas ellas digitalizadas.

a.
Ahora en portada