Por qué el wifi del AVE tiene tantos problemas para funcionar

Los viajeros del AVE llevan años demandando una buena conexión a internet a bordo. Pero la respuesta de Renfe ha sido equivocada

A las puertas de la liberalización del sector ferroviario, el operador público español no sólo tendrá que enfrentar la intensa competencia en precios que prometen los rivales franceses e italianos: también ha de resolver algunas de las asignaturas pendientes en la calidad del servicio que presta actualmente. Una de ellas es la que tiene que ver con la conectividad a bordo.

En ese sentido, Renfe lleva desde 2016 atragantada con el objetivo declarado de disponer de wifi gratuito en todas sus líneas de AVE.

Este proyecto, adjudicado en su parte técnica a Telefónica en 2015, se ha cumplido a medias, por ser benevolentes.

De hecho, a día de hoy sólo hay red de internet a bordo en unas cuantas líneas y el servicio, aunque ha mejorado en los últimos meses, todavía deja mucho que desear.

La promesa que no llegó

Todo parecía presagiar un rápido y prometedor proyecto de despliegue. E incluso podríamos decir que más barato de lo previsible, ya que la adjudicación a Telefónica se licitó por 188 millones y el importe total al que elevó los costes la teleco española fue de 150 millones de euros.

Pero lo barato acaba saliendo caro.

El proyecto de PlayRenfe

PlayRenfe es como se denominó comercialmente esta solución, «mucho más que wifi» según el operador ferroviario.

Los trenes del AVE son rápidos. El wifi no tanto. Foto EFE
Los trenes del AVE son rápidos. El wifi no tanto. Foto EFE

Este proyecto incluía el suministro, la instalación y el mantenimiento de un sistema integral de wifi en toda la flota de trenes AVE así como el despliegue de red para dar cobertura a más de 1.600 kilómetros de líneas de alta velocidad, incluidos 75 túneles y 540 emplazamientos de cobertura LTE en una red combinada y específica de 800 y 1800 Mhz combinada con una solución por satélite.

El servicio, aunque ha mejorado en los últimos meses, todavía deja mucho que desear

Pero el servicio ni fue desplegado en todos los trenes (solo se ha implantado en algunas unidades en determinadas líneas, con un avance progresivo que además no incluye por ahora a todos los trenes de alta velocidad como los Alvia o Avant) ni ha gozado de la aceptación general de los usuarios.

Por lo pronto, el servicio PlayRenfe obligaba al registro de los usuarios en el programa de fidelización de la compañía para poder disfrutar de la conectividad wifi, a una velocidad claramente mejorable (además, no disponible de forma ilimitada sino sujeto a costes adicionales al billete) y con graves cortes de cobertura en las partes del recorrido que discurren entre montañas o túneles.

A la cola de Europa

No hay duda de que ofrecer una buena cobertura en la difícil orografía española no es misión sencilla, pero lo cierto es que nuestro país tiene espejos en los que mirarse fuera de nuestras fronteras que han conseguido vencer todas las dificultades y ofrecer una buena conectividad a bordo indistintamente de los condicionantes externos.

Por ejemplo, Irlanda del Norte dispone de wifi gratuito tanto en trenes como en estaciones. Por otro lado nuestros vecinos galos tienen instalado wifi de alta velocidad e ilimitado en sus 130 estaciones principales con unas funcionalidades óptimas que son de gran ayuda a la gran cantidad de tráfico que generan a diario.

El ministro de Fomento en funciones, Rafael Catalá, en un AVE con dirección a La Sagra (Toledo) dentro de la presentación hoy, por Renfe y Telefónica, de PlayRenfe EFE
El ministro de Fomento Rafael Catalá, cuando se presentó el servicio de PlayRenfe en 2016. Foto: EFE

Es irónico que aquí en España en las estaciones la gente tenga que tirar del wifi gratuito que ofrecen las instalaciones dedicadas a la restauración.

Irlanda del Norte dispone de wifi gratuito tanto en trenes como en estaciones.

Pero volviendo a bordo de los trenes, en los Países Bajos la mayoría de sus trenes interurbanos disponen de conexión wifi gratuita. Lo mismo sucede con la mayoría de sus estaciones.

¿Redes móviles y satélite?

Una de las grandes diferencias entre España y el resto de Europa que explica en parte la diferencia de calidad en la conectividad a bordo de nuestros trenes es la aproximación que se utiliza para conseguir la conexión a Internet.

Mientras en España se opta por utilizar preferentemente redes móviles como el 3G o el 4G, en otros lares han demostrado ser más eficientes en esta misión tecnológica apostando por el satélite como vía única.

La principal diferencia con el sistema de datos móviles (que usa las mismas antenas de telefonía a la que se conectan nuestros propios smartphones) es que el tren va equipado con una parabólica en uno de los vagones que realiza la conexión al satélite, con mayor cobertura —casi universal, sin importar la orografía por la que discurra la línea férrea— que cualquier alternativa de las ofrecidas por las ‘telco’ tradicionales.

De hecho, la conexión wifi de banda ancha sin interrupciones en trenes de alta velocidad ya es posible en ciertas líneas de Europa gracias a la tecnología satélite desarrollada por la empresa Hispasat. Por ejemplo, este modelo satelital ya funciona en la línea europea que conecta París con Colonia (pasando por Bruselas) y en los Italo de la ferroviaria NTV en Italia.

Noticia original de Business Insider. Autor: Alberto Iglesias Fraga

a.
Ahora en portada