Trenes impulsados con hidrógeno: así hará Escocia los viajes aún más verdes

Con el objetivo de que sus ferrocarriles sean neutros en emisiones en 2035, Escocia transforma trenes de los años 70 para que puedan usar hidrógeno como combustible

Deslizándose entre misteriosos lagos, dramáticos picos y románticos castillos escoceses circulan algunos de los mejores y más lujosos trenes panorámicos del mundo, como el Royal Scotsman de Belmond. Pero el país quiere llevar aún más allá los trenes verdes y trabaja en un gran plan para desarrollar el hidrógeno como combustible para toda la red ferroviaria del país.

La apuesta es ambiciosa: en 2035, cinco años antes de lo marcado como objetivo en el resto del Reino Unido, Escocia quiere que todos sus ferrocarriles de pasajeros sean neutros en emisiones.

El primero de los trenes ya está en marcha y se prevé presentarlo en el marco de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2021 (COP26) que tendrá lugar entre el 1 y el 12 de noviembre en la ciudad. escocesa de Glasgow.

Recuperar viejos trenes

El proyecto, sin embargo, va más allá de la puesta en circulación de una nueva flota de trenes. En un concepto de sostenibilidad aún más ambicioso, la idea pasa por reutilizar los ferrocarriles existentes, dándoles una nueva vida ahora libres de emisiones.

Escocia se ha fijado la fecha de 2035 para que todo su sistema ferroviario sea neutro en emisiones de CO2

Según el secretario de Transporte de Escocia, Michael Matheson, se trata de “cambiar las reglas del juego para el futuro”. En declaraciones a Intelligent Transport, detalló que el “Plan de acción para la descarbonización de ferrocarriles se propone hacer que nuestros ferrocarriles de pasajeros estén libres de emisiones para 2035, pero para maximizar nuestras ambiciones de cambio climático, también existe el requisito de analizar lo que hacemos con las acciones retiradas”. En este sentido, “Si podemos volver a ponerlos en uso de una manera neutra en carbono, se pueden lograr enormes beneficios climáticos”.

Pruebas con un tren de los años 70

Los trabajos ya están en marcha. Un consorcio integrado por Scottish Enterprise, Transport Scotland y Hydrogen Accelerator, con sede en la Universidad de St Andrews, han designado a Arcola Energy y a otros expertos en pilas de combustible de hidrógeno para ejecutar el proyecto, que transformará un tren de pasajeros de clase 314 de la compañía ScotRail para impulsarlo únicamente por hidrógeno.

ScotRail transformará trenes antiguos para adaptarlos a la propulsión de hidrógeno. Foto: Getty Images.

Después de las demostraciones, el tren servirá como una “plataforma de desarrollo” para los proveedores de tecnología, según el consorcio.

Para el director ejecutivo de Arcola Energy, Ben Todd, el proyecto del tren de hidrógeno es una “excelente oportunidad para que los líderes de la industria del hidrógeno, la ingeniería ferroviaria y la seguridad colaboren con los proveedores de tecnología escoceses para desarrollar una solución lista para la implementación”.

“Con el enfoque de Escocia en lograr cero emisiones netas para 2035 y el ferrocarril desempeñando un papel de liderazgo en esto, el hidrógeno ofrece una alternativa segura, fiable y libre de carbono frente a otras formas de propulsión ferroviaria”, apuntó por su parte Clare Lavelle, de la consultora de ingeniería Arup, que también participa en el proyecto. 

En Alemania, Deutsche Bahn desplegará trenes propulsados por hidrógeno para atender la red regional

Más trenes de hidrógeno

El de Escocia no es el único plan avanzado para el desarrollo de trenes propulsados por hidrógeno. En Alemania, Deutsche Bahn planea desplegar trenes propulsados ​​por hidrógeno en 2024. El operador ferroviario alemán probará una locomotora de hidrógeno de Siemens basada en la unidad Mireo Plus H en la ruta que conecta ºº que, según sus estimaciones, ahorraría 330 toneladas de CO2 liberadas al aire en solo un año. 

Tan potente según la compañía como los trenes eléctricos actuales, tendrá una velocidad máxima de 160 km/h y una autonomía de hasta 600 kilómetros. Funcionará con una pila de combustible y una batería de iones de litio y, puesto que se trata de un proyecto para reducir la huella de carbono del operador, la electricidad utilizada provendrá de fuentes renovables.

En España, más atrasados, Talgo presentó un tren de cercanías y media distancia Talgo Vittal-One que debería empezar a circular (en pruebas) a finales de 2021. Se instalaría en trenes nuevos entre 2022 y 2023.

a.
Ahora en portada