Oro, espías, judíos y nazis: el teatro sube al mítico tren de Canfranc

El ferrocarril Jaca-Canfranc, en Aragón, se convierte en el escenario de la representación de ‘Volver a Canfranc’, una obra de Rosario Raro sobre la ocupación nazi de la estación pirenaica

En el corazón del Pirineo aragonés, a 1.194 metros de altitud, la de Canfranc es una de las estaciones de ferrocarril con más encanto de España. No solo por el impresionante edificio, de estilo modernista, de 240 metros de largo, más de 9.000 metros de superficie y 540 ventanas inaugurado en 1928 por el rey de España, Alfonso XIII, y el presidente de Francia, Gaston Dumergue. 

Estacion de Canfranc. Foto: Marc Pascual | Pixabay.

En el corazón del Pirineo aragonés, a 1.194 metros de altitud, la de Canfranc es una de las estaciones de ferrocarril con más encanto de España. No solo por el impresionante edificio, de estilo modernista, de 240 metros de largo, más de 9.000 metros de superficie y 540 ventanas inaugurado en 1928 por el rey de España, Alfonso XIII, y el presidente de Francia, Gaston Dumergue. 

También por una tumultuosa historia en la que la estación internacional, concebida para comunicar España y Francia a través del túnel de Somport, fue escenario de evasión de judíos del régimen de Hitler pero también nido de espías y almacén de oro y wolframio nazis.  

En el corazón del Pirineo aragonés, a 1.194 metros de altitud, la de Canfranc es una de las estaciones de ferrocarril con más encanto de España. No solo por el impresionante edificio, de estilo modernista, de 240 metros de largo, más de 9.000 metros de superficie y 540 ventanas inaugurado en 1928 por el rey de España, Alfonso XIII, y el presidente de Francia, Gaston Dumergue. 
Estación de Canfranc en 2004. Foto: Pablo Otín | EFE.

Precisamente en esa parte de su pasado, novelado por Rosario Raro en su obra Volver a Canfranc, se inspira el nuevo tren teatralizado que recorrerá cada martes del 13 de julio al 24 de agosto el trayecto entre Jaca y Canfranc. 

Canfranc en la II Guerra Mundial 

Marzo de 1943. Para miles de ciudadanos judíos el nombre de Canfranc significó esperanza. La esperanza de escapar del régimen nazi y de la muerte gracias a la valentía y la generosidad de personas que decidieron hacer frente al terror para ayudarlos. 

En los viajes se representará ‘Volver a Canfranc’, la novela de la autora Rosario Raro que trata sobre la situación de la estación durante la II Guerra Mundial

Mientras la esvástica ondeaba sobre las vías de la estación -el ejército alemán ocupó la parte francesa y se aseguró en la española que circulasen toneladas de oro y plata procedentes del expolio nazi-, muchas personas, también miembros de la Resistencia francesa y militares o espías aliados, aguantaron la respiración escondidas en habitaciones secretas mientras los pasos de los soldados alemanes retumbaban fuera. 

La historia de Rosario Raro, que orbita sobre los personajes de Laurent Juste, jefe de la aduana, Jana Belerma, camarera del hotel, y el bandolero Esteve Durandarte, los mismos que arriesgaban sus vidas para devolverles la libertad, inspira estos viajes teatralizados impulsados por Shiva Viajes, en colaboración con El Club de las Charradas y Renfe

En el corazón del Pirineo aragonés, a 1.194 metros de altitud, la de Canfranc es una de las estaciones de ferrocarril con más encanto de España. No solo por el impresionante edificio, de estilo modernista, de 240 metros de largo, más de 9.000 metros de superficie y 540 ventanas inaugurado en 1928 por el rey de España, Alfonso XIII, y el presidente de Francia, Gaston Dumergue. 
La escritora Rosario Raro en la estación de Canfranc cuando publicó su novela, en 2015. Foto: Carlos Ruiz | EFE.

Búnkeres secretos 

La iniciativa estará disponible todos los martes del 13 de julio al 24 de agosto, con un precio de 20 euros, incluyendo los billetes de tren Jaca-Canfranc y Canfranc-Jaca, la visita teatralizada en el tren, la visita guiada a la Estación Internacional y el seguro de viaje.  

Además, dos domingos, el 11 de julio y el 29 de agosto, por 25 euros, a todo lo anterior se sumará un recorrido por los búnkeres. 

Además, durante los trayectos, Albert Le Lay, jefe de la aduana francesa de la estación y conocido como el ‘rey de Canfranc’, animará a los viajeros a ponerse en la piel de quienes ayudaron a cientos de personas a escapar de los nazis. “La idea es que los participantes no sean meros espectadores, sino que participen en la aventura”, explica Manuel Bueno, responsable dela compañía de turismo activo de Canfranc El Club de las Charradas (y también la persona que interpretará a Albert Le Lay). 

Ya en la antigua estación de Canfranc –el pasado 15 de abril se inauguró otra nueva que da servicio al mítico Canfranero, internacional hasta 1970-, se realizará una ruta literaria por los principales escenarios de la novela de la editorial Planeta. 

Además de los viajes teatralizados durante el trayecto en tren se realizarán visitas guiadas a la estación internacional de Canfranc, a los búnkeres y a otras localizaciones de la novela de Rosario Raro

También se dejará tiempo libre para comer y, los domingos, se visitarán los búnkeres por la tarde. El horario de la actividad, que se inicia en la estación de Jaca, es de 11.30 a 18.25 (los domingos de 9.30 a 18.25). 

En el corazón del Pirineo aragonés, a 1.194 metros de altitud, la de Canfranc es una de las estaciones de ferrocarril con más encanto de España. No solo por el impresionante edificio, de estilo modernista, de 240 metros de largo, más de 9.000 metros de superficie y 540 ventanas inaugurado en 1928 por el rey de España, Alfonso XIII, y el presidente de Francia, Gaston Dumergue. 
Estación internacional de Canfranc. Foto: EFE.

Nueva vida para el Canfranero  

Para el jefe de Media Distancia y Cercanías de Renfe en Aragón, Rafael Lázaro, “esta actividad pone en valor la línea Zaragoza-Canfranc”. Destaca también el papel del libro, publicado en 2015, que “ya generó bastante movilidad”. 

La propia autora destacó que “el libro ha conmovido especialmente a las personas interesadas en la estación de Canfranc, el tren, la historia, el Ejército y los judíos”, y se mostró ilusionada con esta iniciativa, esperando poder ir al estreno y agradeciendo “la buena acogida de la zona”, que considera “una segunda casa”. 

(Foto de portada: Estacion de Canfranc. Foto. Marc Pascual | Pixabay).

a.
Ahora en portada