El encanto de recorrer Suiza en un tren a vapor

Centenarios trazados como el del paso de Furka, la red que conecta a pueblos en Grisones o el tren de las afueras de Zúrich son algunos de los encantadores viajes en el tiempo en estos valles alpinos

Como solitarios sobrevivientes, un puñado de locomotoras a vapor cuidadosamente restauradas suben con todas sus fuerzas por los ondulados valles suizos, un viaje al pasado entre precipicios, montañas y glaciares.

Aunque varios de estos trayectos solo funcionan en la primavera y el verano, hay otros que sí están activos todo el año.

Tren Furka 1 Foto My Switzerland
El tren de Furka rescata un trayecto olvidado. Foto My Switzerland

Y poder conocerlos es una buena manera de volver a Suiza, sobre todo estos días, ya que el gobierno helvético determinó que los viajeros de España no tienen que atravesar los 10 días de cuarentena que se imponía como medida de protección sanitaria.

El tren del paso de Furka

Uno de los más pintorescos es el tren a vapor Furka, el segundo trazado más alto del Europa, detrás del ferrocarril Bernina.

El trayecto de 18 kilómetros transcurre por el paisaje de los Alpes Centrales, en la ruta original del Expreso de los Glaciares.

Cuando en 1982 se construyó un túnel que atravesaba del paso de Furka, el trazado del antiguo servicio del Furka Oberalp Bahn quedó desactivado.

Pero el trabajo de varias asociaciones de voluntarios amantes de los trenes a vapor logró revitalizar el tramo abandonado.

Además los aficionados lograron poner en condiciones dos locomotoras HG 4/4 ‘D’, que lleva a los vagones que se mantienen en excelente estado de conservación.

Furka Dampfbahn bei der Quelle der Rhone, Gletsch / Furka Dampfb
El antiguo tren recorre los valles de los Alpes Centrales. Foto: Furka Dampfb

El viaje por los precipicios

El viaje comienza en Realp, en el cantón de Uri, y desde aquí el convoy trepa lentamente hasta Oberwald, en el cantón de Valais. Para poder afrontar las cuestas en varios tramos es ayudado por un sistema de cremallera.

El ferrocarril Furka es el segundo trazado más alto del Europa, detrás del Bernina

En el poblado de Furka el tren se detiene para que viajeros puedan bajar, tomar un reparador café y contemplar el paisaje que se despliega a 2.160 metros sobre el nivel de mar, en el punto más alto del trayecto.

Voluntarios del ferrocarril de Zurich Oberland
Voluntarios del ferrocarril de Zurich Oberland. Foto: DVZO

Uno de los momentos más fotografiados es cuando el ferrocarril pasa por el Glaciar del Ródano, que se extiende por diez kilómetros y con una superficie de 17 kilómetros cuadrados.

El puente plegable

La operatividad de varias secciones de este trazado se complica en el invierno, entre la formación de hielo y las constantes nevadas.

Por ello, cuando en octubre se termina la temporada de los viajes, la compañía Dampfbahn Furka-Bergstrecke, que opera este servicio, tiene que desarmar uno de los puentes que, de lo contrario, sería derrumbado por el peso de la nieve.

Por el cantón de Grisones

Otros servicios de trenes a vapor operan todo el año en los valles de Grisones, un cantón ubicado al este del país.

En 1889 se abrió el trayecto desde Landquart a Klosters, que al poco tiempo se expandió en una red de 384 kilómetros por los ondulados paisajes alpinos.

Tren de Engadina. Foto Rhätische Bahn
Tren de Engadina. Foto Rhätische Bahn

La compañía RhB (Rhätische Bahn) ofrece viajes en locomotoras a vapor del tipo Ge 6/6I – Crocodile a lo largo del río Landwasser, por el distrito de Surselva y el valle de Engadina, donde se puede optar por viajar en vagones de primera clase estilo belle époque.

A lo largo del viaje se suele servir aperitivos y café con dulces y preparaciones de la repostería regional, que ya justifican el trayecto.

Tres trayectos para elegir

Uno de los trayectos es el trazado circular que tiene a Davos como punto de partida y llegada, en donde se pasa por los pueblos de Filisur y Landquart, y a través del emocionante viaducto de Weisen.

El de Engadina une los pueblos de Samedan y Scuol-Tarasp, comunas casi aisladas en medio de la belleza de los Alpes.

En la red de casi 400 kilómetros de vías férreas de Grisones se pueden elegir tres trayectos en trenes a vapor

En cuanto al trayecto por Surselva, desde Landquart acerca a diversos parajes del curso inferior del Rin, como Reichenau, Ilanz, Conn y luego se sigue viaje a Disentis/Mustér, donde los valles son cada vez más cerrados y las montañas ganan en altitud.

Tren hacia Davos. Foto Rhätische Bahn
Tren hacia Davos. Foto Rhätische Bahn

En Zúrich

En la ciudad más importante de Suiza también se encuentra otro ferrocarril a vapor, operado por la Asociación de Trenes a Vapor Zurich Oberland (DVZO).

Desde mayo a octubre, cada primer y tercer domingo de mes unas locomotoras del siglo XIX conectan al pueblo de Bauma con Hinwil.

Locomotoras del tren Zurich Oberland
Locomotoras del tren Zurich Oberland. Foto: DVZO

El trayecto, además de la belleza de los paisajes, es atractivo en su paso por ocho puentes y 40 cruces ferroviarios.

A diferencia de los otros trayectos, aquí no hacen falta reservas, excepto que uno quiera tener una deliciosa experiencia gastronómica en el vagón comedor.

a.
Ahora en portada