Hasta 620 km/h: así es el nuevo tren bala con el que China desafía al mundo

China duplica la velocidad máxima de los trenes bala con un prototipo que puede viajar a velocidades impensables gracias a la tecnología de levitación magnética

Si llegas a Shanghái a través del aeropuerto Internacional de Pudong puedes desplazarte hasta la ciudad en el tren maglev, un tren de levitación magnética que, con una velocidad máxima de 431 km/, recorre en poco más de 7 minutos los 30 km que separan el aeropuerto de la Estación Longyang Road, al este de Shanghái. Sin embargo, es casi 200 km/h más lento que el nuevo prototipo presentado en Sichuan, también en China, que prevé alcanzar velocidades de 620 km/h.

Se trata de un tren que ‘levita’ o, lo que es lo mismo, comparte la tecnología maglev basada en el principio de atracción y repulsión que se crea entre dos campos magnéticos. Mediante potentes electroimanes el tren se eleva unos centímetros de las vías, lo que permite evitar la fricción entre ruedas y rieles y lograr mayores velocidades.

El tren que levita

En el caso de este nuevo prototipo, presentado el pasado 13 de enero en la ciudad de Chengdu (Sichuan) al suroeste de China, funciona con energía superconductora de alta temperatura (HTS por sus siglas en inglés), un paso adelante respecto a la que emplea el tren de Shanghái de suspensión electromagnética (EMS).

Según informó Xinhua News, el prototipo, de 21 metros de largo y desarrollado por investigadores de la Universidad Southwest Jiaotong en colaboración con China Railway Group Limited y CRRC Corporation Limited, se probó sobre una vía de 165 metros para demostrar cómo funcionaría el tren sobre una vía real. Habrá que esperar, eso sí, “entre 3 y 10 años” para que este ferrocarril entre en operación.

Si llegas a Shanghái a través del aeropuerto Internacional de Pudong puedes desplazarte hasta la ciudad en el tren maglev, un tren de levitación magnética que, con una velocidad máxima de 431 km/, recorre en poco más de 7 minutos los 30 km que separan el aeropuerto de la Estación Longyang Road, al este de Shanghái. Sin embargo, es casi 200 km/h más lento que el nuevo prototipo presentado en Sichuan, también en China, que prevé alcanzar velocidades de 620 km/h.
Al futurista tren le esperan entre 3 y 10 años para entrar en operación. Foto STR | AFP via Getty Images.

Hasta 800 km/h

Cuando lo haga, sin embargo, podría incluso mejorar la velocidad máxima y llegar hasta los 800 km/h ya que los ingenieros trabajan para reducir el peso del tren, que ahora mis está hecho de fibra de carbono. Un ferrocarril más ligero permitiría, a su juicio, reducir el coste de la construcción de las líneas, túneles y puentes necesarios para su puesta en circulación.

Para probar el prototipo, de 21 metros de largo, se construyó también una vía de 165 metros

Ases de la alta velocidad

China cuenta actualmente con la mayor red ferroviaria de alta velocidad del mundo con más de 37.000 km de infraestructura y el tren comercial en funcionamiento más rápido del mundo, el mencionado maglev de Shanghái, que comenzó a operar en 2003.

Con su velocidad máxima de 431 km/h se coloca muy por encima de otros trenes rápidos como el Tren de Gran Velocidad de Francia (365 km/h), el Shinkansen japonés (320 km/h), el RGV-M marroquí (320 km/h) o el AVE español (310 km/h).

Entre los últimos hitos chinos está la presentación, este mismo mes, de un nuevo tren de alta velocidad entre Pekín y Harbin -donde se celebra uno de los mayores festivales de hielo y nieve del mundo- capaz de alcanzar velocidades de hasta 350 km/h pero con temperaturas extremas de hasta -40º.

El tren podría llegar incluso a superar los 800 km/h de velocidad si los ingenieros logran reducir el peso de los vehículos

Aunque aún no hay fecha para su puesta en circulación de forma comercial, el tren CR400AF-G podrá transportar a 1.80 pasajeros y circular sin problemas de congelación entre temperaturas extremas, gracias a materiales como tornillos fabricados en una aleación de cromo y molibdeno, tiras de sellado de silicona que evitan que la nieve o el hielo penetren en la carrocería, dispositivos de control de freno resistentes a la temperatura o tubos de acero inoxidable equipados con dispositivos de calefacción.

Además, su diseño aerodinámico permite disminuir la resistencia y el consumo de energía, lo que se une a un cuerpo fabricado en una aleación de aluminio muy ligero.

a.
Ahora en portada