¿Quién se anima a sumergirse en la piscina más profunda del mundo?

Blue Abyss es una piscina que llegará a los 50 metros de profundidad, que atraerá a investigadores del submarinismo y el espacio a Cornualles

Cornualles, en la península al extremo suroeste de Inglaterra, tendrá un doble récord: allí se construirá una piscina más profunda del mundo, y que también será la más grande bajo techo.

La gigantesca estructura se llamará Blue Abyss (Abismo azul), y se encontrará a un par de minutos del aeropuerto de Newquay Cornwall.

La futura piscina de Cornualles tendrá tanta agua como 17 piscinas olímpicas

Cornualles, en la península al extremo suroeste de Inglaterra, tendrá un doble récord: allí se construirá una piscina más profunda del mundo, y que también será la más grande bajo techo.
La piscina servirá para investigaciones del océano y el espacio. Foto Blue Abyss

50 metros de profundidad

La piscina tendrá 50 metros de profundidad, por lo que superará por poco a la que se había coronado como la reina de las inmersiones: Deepspot, en Polonia, que además de llegar a los 45 metros cuenta con pasillos y habitaciones para transitar bajo el agua.

El recinto tendrá 42.000 metros cúbicos de agua, el equivalente a 17 piscinas olímpicas. Su parte más ancha llegará a los 16 metros, que rápidamente inicia el descenso al abismo acuático.

Reservado para investigaciones y pruebas

A diferencia de la piscina en Polonia el complejo de Cornualles no estará abierto a cualquier bañista, sino que será destinado a actividades industriales y científicas, como las pruebas de equipos de buceo o submarinos de bolsillo.

La piscina servirá para probar equipos de buceo, submarinos de bolsillo y hasta para entrenar a futuros astronautas

También será usado como laboratorio de pruebas para viajeros espaciales, ya que el agua imita los efectos de la ingravidez, y para equipamientos de militares o de la investigación científica en los océanos.

Otros campos donde se puede usar esta gigantesca masa de agua son el de las energías renovables, la robótica e incluso la industria del turismo o de la psicología, indican los promotores de Blue Abyss, porque en el lugar se pueden instalar cápsulas que analicen los efectos del aislamiento.

Cornualles, en la península al extremo suroeste de Inglaterra, tendrá un doble récord: allí se construirá una piscina más profunda del mundo, y que también será la más grande bajo techo.
Corte transversal de la piscina. Foto Blue Abyss

Un complejo de investigaciones

La piscina se ubicará en unas instalaciones que forman parte del Aerohub Business Park, cercano al aeropuerto.

En las cuatro hectáreas, además de la estructura que aloja la piscina, habrá equipamientos para un centro de entrenamiento de astronautas, otro de alto rendimiento deportivo, cámaras hipobárico e hiperbárico (donde se regula la presión a niveles mínimos y máximos), una habitación de microgravedad, seis aulas para entrenamientos y servicios para comer y alojarse.

Cornualles, en la península al extremo suroeste de Inglaterra, tendrá un doble récord: allí se construirá una piscina más profunda del mundo, y que también será la más grande bajo techo.
Así será el complejo Blue Abyss. Foto Blue Abyss

El arquitecto que está detrás del diseño es el británico Robin Partington, quien lideró la construcción del Gherkin, el edificio de la City de Londres que el humor popular bautizó como ‘el pepinillo’.

El complejo con la piscina tendrá una inversión de 175 millones de euros y espera inaugurarse en 2023.

a.
Ahora en portada