España se sube a la ola del turismo espacial

Sin cohete, traje de astronauta ni exigente preparación física, esta compañía propone ascender 40.000 m en globo para observar el espacio desde una cápsula presurizada

En plena carrera por dominar el turismo espacial, en la que participan los multimillonarios dueños de Amazon, Tesla o Virgin, una nueva compañía española está preparada para ofrecer una experiencia más rápida, económica y sostenible de vuelos a la frontera del espacio, desde donde observar la atmósfera y la curvatura de la tierra.

Frente a los proyectos de Blue Origin, Space X o Virgin Galactic, EOS-X Space, que es el nombre de esta empresa fundada por Kemel Kharbachi, CEO también de la aceleradora de proyectos de innovación turística y Travel Tech Agora NextHub, no apuesta por un cohete o un avión ultrasónico de última generación para llevar a los turistas al espacio, sino por un globo.

En realidad será una cápsula presurizada, denominada EOS-X Space, la que impulsada por un globo se elevará a una altitud de hasta 40 km llevando en su interior a 5 pasajeros por vuelo y ofreciendo una experiencia única.

Técnicamente factible

Según afirma la compañía en un comunicado de prensa, el proyecto es “técnicamente factible” y además ofrece una experiencia “cómoda, segura y sostenible”. La presurización de la cápsula hace innecesario el traje espacial mientras que la ausencia de aceleraciones importantes posibilita disfrutar del viaje sin una preparación física exigente.

La compañía espera llevar al borde del espacio a 10.000 turistas esta misma década.
La compañía espera llevar al borde del espacio a 10.000 turistas esta misma década.

Tiene, además, otra ventaja frente a sus competidores, según su fundador: “La experiencia de los vuelos a gran altura ofrecidos por compañías como Blue Origin, Space X o Virgin Galactic dura solo unos minutos. Nosotros permitiremos a los pasajeros observar la curvatura de nuestro planeta en un viaje inolvidable durante horas”.

Es cierto que no nos llevará hasta el espacio propiamente dicho o la Estación Espacial Internacional, como los anteriores, pero a cambio será una realidad mucho antes. Tanto que la compañía prevé que un total de 10.000 personas puedan vivir esta experiencia en esta misma década, a un precio estimado que va desde los 150.000 a los 200.000 dólares (127.000 a 170.000 euros) por persona.

La experiencia, de unas cinco horas de duración, tendrá un precio estimado de entre 150.000 y 200.000 dólares por persona

Ingeniería española

Aunque ya existe un proyecto similar, encabezado por la compañía Space Perspective, EOS-X Space “posiciona a la industria española como líder en este segmento de turismo espacial”, afirma Kharbachi. El proyecto cuenta con una plantilla de “ingenieros españoles con más de 30 años de experiencia en el sector aeroespacial” además de una una compañía de ingeniería líder como CT Engineering y otros fabricantes y proveedores nacionales.

El proyecto está liderado por Agora Next y cuenta como socio con la consultora estratégica Arthur D. Little, así como “inversores de referencia de la industria turística y varios ventures como ITH Capital”.  

EOS-X será remolcado hasta la atmósfera por un globo de helio.
EOS-X será remolcado hasta la atmósfera por un globo de helio.

El espacio, próxima industria turística

“Nuestra misión es que el espacio se convierta en una nueva industria turística en sí mismo. La fascinación por los vuelos espaciales es universal y a medida que desarrollemos la tecnología y nuevas infraestructuras habrá más oportunidades para que todos se involucren. La democratización está en el corazón de nuestro negocio y es lo que impulsará la nueva era del turismo espacial» detalla el fundador de la nueva compañía.

Para conseguirlo, EOS-X Space realizará su primer vuelo de prueba tripulado el próximo año. Para el primer vuelo comercial, eso sí, habrá que esperar a 2023.

La duración total de cada vuelo oscilará entre las 4 y 5 horas según las condiciones climáticas. Los sistemas de EOS-X Space permitirán que el aterrizaje de la cápsula se produzca en ubicaciones predefinidas en una distancia de hasta 200 km desde el punto de lanzamiento.

Para desarrollar su actividad, la compañía contará con varias bases localizadas en 4 países de Europa, América, Oriente Medio y Asia, si bien aún no se ha desvelado la ubicación final.

Los pasajeros disfrutarán de la experiencia desde una cápsula presurizada. Foto EOS-X Space.
Los pasajeros disfrutarán de la experiencia desde una cápsula presurizada. Foto EOS-X Space.

Los pasajeros viajarán en una cápsula presurizada que contará con asientos ergonómicos y grandes ventanas panorámicas que permitirán la máxima visibilidad de la curvatura de la Tierra. También estará equipada con pantallas que proporcionarán imágenes en vivo del exterior e información del vuelo para complementar la vista natural de los pasajeros.

Experiencia sostenible

Además, el proyecto presta atención a la sostenibilidad de su propuesta. Así, empleará helio para inflas el globo que elevará a la cápsula, un gas  “no inflamable y no contaminante”. Además, aunque el globo no será reutilizable, se recuperará una vez que aterrice y se reciclará por completo.

“Nuestro estado de desarrollo actual nos permitirá ser una de las primeras compañías en operar.Lo que en 2001 parecía un hecho de ciencia ficción hoy en día se acerca mucho a la realidad. El turismo espacial se desarrolla a pasos agigantados y eso se debe en gran medida a la gran inversión privada que se ha hecho en la última década y a la existencia de un segmento creciente de clientes que están potencialmente interesados en vivir una experiencia única en sus vidas” destaca Kharbachi.

a.
Ahora en portada