Volar en parapente: la forma más fascinante de descubrir El Hierro

La presencia de vientos alisios y la escarpada geografía de esta isla canaria son ideales para practicar parapente y conocer sus paisajes como un ave

Sí, porque la continua presencia de estas corrientes de aire son como manos gigantes que impulsan suavemente a los parapentes que se lanzan desde diversos puntos de la geografía de El Hierro, para descubrir sus paisajes formados por furias volcánicas de una manera silenciosa, relajada y fascinante.

Paisajes increíbles que se despliegan desde el cerro Dos Hermanas. Foto Turismo de El Hierro

Durante generaciones los vientos alisios han sido aprovechados por los navegantes para cruzar más rápidamente el Atlántico.

Estos vientos siguen siendo de gran utilidad en la navegación deportiva y de placer, y también son aprovechados para volar, como bien lo saben las aves migratorias.

Sí, porque la continua presencia de estas corrientes de aire son como manos gigantes que impulsan suavemente a los parapentes que se lanzan desde diversos puntos de la geografía de El Hierro, para descubrir sus paisajes formados por furias volcánicas de una manera silenciosa, relajada y fascinante.

Las ventajas de hacer parapente en El Hierro

El parapente, por si hace falta aclararlo, consiste en realizar un vuelo horizontal; a diferencia del paracaidismo que es vertical.

El cerro Dos Hermanas es la meca del parapente, ya no solo de Canarias, sino de España; punto clave tanto para iniciados como expertos

El punto de partida es lanzarse desde un punto elevado, ya sea una pendiente pronunciada o la cima de una montaña. Y de esos atalayas, en El Hierro hay de sobra.

Sí, porque la continua presencia de estas corrientes de aire son como manos gigantes que impulsan suavemente a los parapentes que se lanzan desde diversos puntos de la geografía de El Hierro, para descubrir sus paisajes formados por furias volcánicas de una manera silenciosa, relajada y fascinante.
Con el parapente se siente la sensación de un ave. Foto Turismo de El Hierro

Una de las ventajas de realizar parapente en esta isla es que se puede practicar haya o no presencia de los vientos alisios. Si están soplando, hay que buscar las zonas que dan a Frontera, en la parte occidental de la isla. Si están ausentes, pues es cuestión de buscar lanzaderas desde la otra cara de El Hierro.

Cuando estos vientos soplen, las mejores zonas para volar serán las que dan a Frontera, cuando los vientos alisios no soplen, podrás volar sin ningún problema en el lado contrario de la isla.

El pico Dos Hermanas y el Valle de la Frontera

Algunos de los puntos claves se encuentra en el Valle de la Frontera y el pico Dos Hermanas.

Una de sus ventajas es la diversidad de cotas para lanzarse con el parapente, cada una con su grado de dificultad.

Desde el Valle de la Frontera se combinan los paisajes volcánicos con las aguas del Mediterráneo

El Pico de la Naranja se encuentra a los 600 metros, recomendado para planeos pequeños y cuando hay baja nubosidad, precisan en Parapente El Hierro.

A los 800 metros está el punto de Montaña Colorada, uno de los sitios más usados a lo largo del año.

Sí, porque la continua presencia de estas corrientes de aire son como manos gigantes que impulsan suavemente a los parapentes que se lanzan desde diversos puntos de la geografía de El Hierro, para descubrir sus paisajes formados por furias volcánicas de una manera silenciosa, relajada y fascinante.
En Frontera hay empresas que prestan servicios para iniciarse en este mundo. Foto Parapenteelhierro.com

En los 1.100 metros el sector de Jable Tabano es sugerido cuando el ‘mar de nubes’ tapiza las zonas altas del valle. Inclusive en los días que no hay corrientes ascendentes se puede aterrizar en la zona de Los Sargos.

Todos estos puntos presentan las condiciones óptimas de ‘termoladera’, corrientes de aire ascendentes, de naturaleza térmica y dinámica.

Estas permiten volar un tiempo prolongado y poder contemplar el paisaje que se despliega bajos los pies.

La meca del parapente en El Hierro

Pero uno de los puntos más importantes para practicar este arte de planear como albatros es el cerro Dos Hermanas, en el noroeste de El Hierro, a la altura de los 1.200 metros.

Desde este cerro se puede volar por encima del valle de El Golfo, donde se puede ver el paisaje que se inicia a la altura de la playa de Arenas Blancas y finaliza en los roques de Salmor. El punto de aterrizaje está en la villa de Frontera, junto a la estación de guaguas, que es como se conoce a los autobuses.

Sí, porque la continua presencia de estas corrientes de aire son como manos gigantes que impulsan suavemente a los parapentes que se lanzan desde diversos puntos de la geografía de El Hierro, para descubrir sus paisajes formados por furias volcánicas de una manera silenciosa, relajada y fascinante.
Paisajes de la zona de El Golfo. Foto Turismo de El Hierro

La importancia de Dos Hermanas es tal que desde hace 20 años que este lugar es una de las mecas para realizar competencias de parapente.

Además en la localidad de Frontera se encuentran empresas que alquilan equipos y realizan vuelos de bautismos.

Vistas de El Golfo

En la región también está el punto de despegue de El Golfo. Este se encuentra en la H1-1, la antigua carretera hacia la cumbre.

El despegue se hace en la cota de los 800 metros, que está bien señalizada. Gracias al desnivel de su ladera se puede realizar “un largo vuelo de termoladera generalmente muy laminar” (condiciones de viento no turbulento), precisan en Turismo de El Hierro.

Para principiantes se sugiere volar por la tarde, desde las 15:00 horas; mientras que los vientos del mediodía requieren un mayor nivel de destreza.

Un sitio apto para expertos es Sabinosa, también cerca de Frontera: gracias a la presión del alisio es buscado por los que desafían los límites con toda clase de acrobacias.

Sí, porque la continua presencia de estas corrientes de aire son como manos gigantes que impulsan suavemente a los parapentes que se lanzan desde diversos puntos de la geografía de El Hierro, para descubrir sus paisajes formados por furias volcánicas de una manera silenciosa, relajada y fascinante.
Las diferente cotas permiten probar toda clase de experiencias. Foto Turismo de El Hierro

Otros sitios para realizar parapente

También cabe mencionar Las Higueras, en la hoya de Tacorón, una pendiente de 150 metros recomendada para vuelos de iniciación.

Si se busca la cumbre de la Montaña Quemada, de 600 metros, es posible realizar vuelos junto a la costa de la reserva marina de La Restinga.

Otro sitio de gran belleza es el Mirador de las Playas: situado a 800 metros, permite sentirse como un ave mientras se contempla el paisaje marítimo en el extremo norte de la isla.

a.
Ahora en portada