Cuatro vías verdes para vivir el otoño de Extremadura

La belleza de los bosques y dehesas teñidas de amarillo y marrón se conoce en profundidad gracias a las vías verdes que cruzan las tierras extremeñas

Esta transición cromática en Extremadura se combina con una abundante presencia de aves, con 338 especies censadas. De hecho tres cuartas partes de la superficie de esta región está incluida en el inventario de Áreas Importantes para las Aves de España.

Vía verde de La Plata. Foto Turismo de Extremadura

El otoño se convierte en un artista decidido a cambiar la imagen de los paisajes, con una paleta de tonos marrones, rojizos y amarillos que combina con el verde que persiste en otros árboles y arbustos.

Esta transición cromática en Extremadura se combina con una abundante presencia de aves, con 338 especies censadas. De hecho tres cuartas partes de la superficie de esta región está incluida en el inventario de Áreas Importantes para las Aves de España.

La belleza natural de las vías verdes

Una de las maneras más bonitas de descubrir la belleza natural de Extremadura es a través de sus vías verdes, esos antiguos trazados ferroviarios que han cobrado nueva vía como senderos para recorrer en bicicleta, a pie o incluso a caballo.

En territorio extremeño hay cuatro vías verdes, la de la Plata, la de Monfragüe, la de las Vegas del Guadania y la de la Jayona que totalizan 130 kilómetros.

Esta transición cromática en Extremadura se combina con una abundante presencia de aves, con 338 especies censadas. De hecho tres cuartas partes de la superficie de esta región está incluida en el inventario de Áreas Importantes para las Aves de España.
Los bosques de Extremadura se convierten en una paleta de colores. Foto Turismo de Extremadura

Son trayectos de pendiente suave o nula, bien señalizados y acondicionados para ser transitados sin problemas.

Otros caminos para amantes del senderismo y la bici

Pero claro que no son los únicos caminos para amantes de la vida al aire libre. Extremadura despliega una red de 2.000 kilómetros de senderos y rutas que van por los caminos naturales del Guadiana, de las Villuercas, del Tajo Internacional o en el corredor Cáceres-Badajoz.

Y sin olvidarse de los 357 kilómetros del circuito EuroVelo1, o Ruta de la Costa Atlántica, que transcurren por estas tierras.

Extremadura cuenta con 130 km de vías verdes, que integran una basta red de 2.000 km de senderos y caminos por bosques, campos y dehesas

Pero eso será motivo de otro artículo. Por lo pronto, vamos a recorrer las vías verdes por Extremadura.

Vía Verde de La Plata

En el extremo norte de la provincia de Cáceres está el último sector de la Vía Verde de La Plata, que sigue las huellas del antiguo tren que iba de Astorga a Plascencia.

En territorio extremeño son 25,8 kilómetros, que atraviesan localidades como Valle del Ambroz, Casas del Monte, Segura de Toro, Aldeanueva del Camino, Hervás y Baños de Montemayor.

A pie lleva unas cinco horas. En bicicleta, en poco más de 60 minutos. Pero en estos viajes nadie tiene prisa, porque se sugiere realizar paradas para conocer Hervás y su barrio judío, con palacios como el de los Dávila, y la historia del tren en la estación transformada en el Centro de Interpretación del Ferrocarril de Extremadura.

En el balneario de El Salugral o en los Baños de Montemayor se pueden recibir las relajantes aguas termales que ya eran usadas por los romanos.

Esta transición cromática en Extremadura se combina con una abundante presencia de aves, con 338 especies censadas. De hecho tres cuartas partes de la superficie de esta región está incluida en el inventario de Áreas Importantes para las Aves de España.
Un alto en la Vía Verde de La Plata. Foto Turismo de Extremadura

Vía Verde de Monfragüe

Los 17 kilómetros de esta vía aprovechan un tramo del ferrocarril que iba desde Cáceres a Madrid.

Este camino transita por el municipio de Malpartida de Plascencia, puerta de entrada al Parque Nacional y Reserva de la Biosfera de Monfragüe, una de las zonas de bosque y matorral mediterráneo mejor conservadas de España que dialogan con las dehesas.

Los amantes del turismo ornitológico pueden descubrir ejemplares de cigüeñas negras y blancas, búhos, buitres y águilas.

Esta transición cromática en Extremadura se combina con una abundante presencia de aves, con 338 especies censadas. De hecho tres cuartas partes de la superficie de esta región está incluida en el inventario de Áreas Importantes para las Aves de España.
Vía Verde del Monfragüe. Foto Turismo de Extremadura

Vía Verde Vegas del Guadiana

Esta es la vía verde más larga de Extremadura. Son 56 km por donde antes circulaba el ferrocarril de Talavera de la Reina y Villanueva de la Serena.

En este último pudo se pueden ver edificios religiosos como la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y el monasterio de San Benito.

De las cuatro vías verdes la más larga es la de Vegas del Guadiana, que transcurre por 56 kilómetros al sureste de Cáceres

Madrigalejo también cuenta con interesantes testimonios históricos como la Casa de Santa María, mientras que llegando a Logrosán se puede visitar el complejo de la Mina Costanza.

El trayecto también pasa por los pueblos de Villanueva de la Serena, Don Benito, Rena, Villar de Rena, Campo Lugar y Navalvillar de Pela.

Es sus kilómetros se despliegan dehesas, humedales, campos y espacios naturales protegidos como el de Villluercas-Ibores-Jara, hogar de un gran número de aves y que en pocos meses empezará a recibir a las grullas.

Esta transición cromática en Extremadura se combina con una abundante presencia de aves, con 338 especies censadas. De hecho tres cuartas partes de la superficie de esta región está incluida en el inventario de Áreas Importantes para las Aves de España.
Vía Verde Vegas del Guadiana. Foto Viasverdes.com

Vía Verde de La Jayona

Al sur de Badajoz transcurre este camino de 30 kilómetros por donde décadas atrás circulaba el tren que iba desde Peñarroya a Fuente del Arco, un hermoso trazado entre olivares, campos de cultivos y dehesas.

Esta transición cromática en Extremadura se combina con una abundante presencia de aves, con 338 especies censadas. De hecho tres cuartas partes de la superficie de esta región está incluida en el inventario de Áreas Importantes para las Aves de España.
Vía verde de La Jayona. Foto Turismo de Extremadura

El nombre se debe a la antigua explotación minera de hierro que fue abandonada, y que se puede visitar en un entorno de rica fauna y vegetación.

Cerca está la ermita de la Virgen de Ara, una maravilla del arte mudéjar con magníficos frescos del siglo XVII.

Hay más historia en Casas de Reina con los restos romanos de Regina Turdulorum y en en la villa de Azuaga, con sus iglesias, su castillo de Miramontes y el imponente templo de Nuestra Señora de la Consolación, el más grande de la provincia tras la catedral de Badajoz.

a.
Ahora en portada