Vía Verde del Canal Real: tenemos una nueva excusa para viajar a Irlanda

La Vía Verde del Canal Real es la más larga de Irlanda con 130 km, y recorre 90 puentes, 30 exclusas y 17 puertos entre las ciudades de Maynooth, a 24 km de Dublín, y Cloondara

Al igual que en España existe toda una red de vías verdes, en Irlanda también se han reconvertido antiguos trazados ferroviarios en itinerarios para senderistas y amantes de la bicicleta. Pero en la isla esmeralda otras de estas vías verdes se extienden también por canales fluviales que recorren el país ofreciendo una fórmula deliciosa para viajar a ritmo lento, disfrutando del agua y la naturaleza salvaje que saluda desde las orillas.

La última en inaugurarse bajo este formato, el pasado 24 de marzo, es también la más larga del país, con un total de 130 km. Se trata de la Vía Verde del Canal Real, que corre en paralelo a una vía fluvial de 220 años de antigüedad mientras atraviesa los exuberantes paisajes verdes del Ancestral Este de Irlanda hacia el río Shannon, en la zona rural conocida como las Hidden Heartlands.

La última en inaugurarse bajo este formato, el pasado 24 de marzo, es también la más larga del país, con un total de 130 km. Se trata de la Vía Verde del Canal Real, que corre en paralelo a una vía fluvial de 220 años de antigüedad mientras atraviesa los exuberantes paisajes verdes del Ancestral Este de Irlanda hacia el río Shannon, en la zona rural conocida como las Hidden Heartlands.
Royal Canal Greenway. Foto: Turismo de Irlanda.

Vía Verde del Canal Real

A través de los condados de Kildare, Meath y Westmeath, la ruta conecta las ciudades de Maynooth, a 24 km de Dublín, con la encantadora Cloondara, en el condado de Longford mientras avanza entre senderos salvajes y atraviesa nada menos que 90 puentes, 17 puertos y 4 acueductos.

Y eso sin mencionar el impresionante paisaje irlandés y su declinación indescriptible de verdes, pero también restaurantes, pubs, tiendas de artesanía local, alojamientos y un sinfín de enclaves idílicos para disfrutar de un magnífico picnic.

Recién inaugurada, la Vía Verde del Canal Real es la más larga de Irlanda con 130 km y recorre 90 puentes, 30 exclusas y 17 puertos

A lo largo del recorrido se combinan paisajes rústicos e industriales, con sinuosos campos, pintorescos pueblos ribereños y monumentos históricos. Y es que este sendero es la opción perfecta escapar del bullicio de las grandes ciudades y disfrutar de todo tipo de actividades culturales y ocio activo en la naturaleza más auténtica de Irlanda.

La última en inaugurarse bajo este formato, el pasado 24 de marzo, es también la más larga del país, con un total de 130 km. Se trata de la Vía Verde del Canal Real, que corre en paralelo a una vía fluvial de 220 años de antigüedad mientras atraviesa los exuberantes paisajes verdes del Ancestral Este de Irlanda hacia el río Shannon, en la zona rural conocida como las Hidden Heartlands.
El canal atravesa las conocidas como Hidden Heartlands. Foto: Turismo de Irlanda.

En barco o en bicicleta

El Canal Real, que completó su construcción en 1817, fue cerrada oficialmente en 1961 debido a su mal estado de conservación, pero los trabajos de restauración permitieron abrirla de nuevo en 2020, reavivando un interés por la navegación entre las ciudades de Dublín y Shannon.

No exento de leyendas y supersticiones, como la que afirma que el puente Deey, en la esclusa 13, está encantado, por lo que los viejos barqueros jamás amarrarán en la zona durante la noche, a lo largo del trazado se pueden ver puentes con más de 200 años y edificaciones que se remontan al siglo XIII. También se puede pescar, por ejemplo lucios, tencas y besugos.

No es necesaria una titulación especial para conducir por el canal una de las barcazas que se alquilan, con capacidad para entre 2 y 6 personas, en las bases en Richmond Harbour, Clondra y Castleknock en Dublín. Están equipadas con confortables camarotes, baños, cocinas y salones y dispuestas a convertirse en un auténtico hogar por unos días.

La última en inaugurarse bajo este formato, el pasado 24 de marzo, es también la más larga del país, con un total de 130 km. Se trata de la Vía Verde del Canal Real, que corre en paralelo a una vía fluvial de 220 años de antigüedad mientras atraviesa los exuberantes paisajes verdes del Ancestral Este de Irlanda hacia el río Shannon, en la zona rural conocida como las Hidden Heartlands.
Royal Canal Greenway. Foto: Turismo de Irlanda.

Además de recorrer este fantástico sendero fluvial en barco, también existen una serie de rutas más cortas diseñadas para los senderistas, corredores y ciclistas de todas las edades y niveles, con etapas que van desde los 6 hasta los 15 km.

Se puede pedalear por los tranquilos senderos llenos de vida salvaje y naturaleza, observar las barcas sobre el río o explorar a pie alguno de los fascinantes caminos secundarios como el National Famine Way, que sigue los pasos de 1.490 emigrantes que caminaron desde Roscommon a Dublín en el pico de la hambruna en 1847.

De Mullingar a Cloondara

Uno de los enclaves ideales para comenzar el recorrido es la ciudad de Mullingar, en el condado de Westmeath. Ubicada en el corazón del Ancestral Este de Irlanda, a solo 79 km de Dublín, esta vibrante ciudad comercial cuenta con excelentes servicios, pintorescos hoteles, albergues y particulares encantos.

La última en inaugurarse bajo este formato, el pasado 24 de marzo, es también la más larga del país, con un total de 130 km. Se trata de la Vía Verde del Canal Real, que corre en paralelo a una vía fluvial de 220 años de antigüedad mientras atraviesa los exuberantes paisajes verdes del Ancestral Este de Irlanda hacia el río Shannon, en la zona rural conocida como las Hidden Heartlands.
Foto: Turismo de Irlanda.

Desde Mullingar es posible ir en bicicleta a cualquiera de las principales ciudades de la ruta, y como la vía verde está conectada con la red ferroviaria irlandesa, también es una opción perfecta para poder visitar otras ciudades de Irlanda.

Pero eso no es todo, la ruta de la Vía Verde del Canal Real sigue en continuo crecimiento y se espera que llegue hasta la ciudad de Dublín. Además, forma parte de EuroVelo 2, una ruta ciclista de 5.000 km que pasa por Irlanda, Reino Unido, Países Bajos, Alemania, Polonia, Bielorrusia y Rusia.

a.
Ahora en portada