Una ruta por Europa con el arte de Monet

Claude Monet era apasionado de Normandía. Pero también realizó numerosos viajes por Europa, donde reflejó los paisajes y ciudades en sus obras impresionistas

Este 14 de noviembre se cumplen 180 años del nacimiento de Claude Monet, uno de los grandes maestros impresionistas.

Precisamente una de sus obras, Impresión sol naciente, bautizó al movimiento que lideró las tendencias artísticas en el último tercio del siglo XX.

Este cuadro fue realizado en El Havre, ciudad donde este artista nacido en París pasó gran parte de su infancia.

Atardecer en Le Havre. Foto Wikipedia
‘Impresión, Sol Naciente’ en Le Havre. Foto Wikipedia

Apasionado por la luz

La cautivadora luz en la desembocadura del estuario del Sena atrajo no solo a Monet, sino también a otros grandes artistas como Pissarro, Sisley o Boudin.

Arco de Etretat. Foto Wikipedia
Arco de Etretat. Foto Wikipedia

Tomando a esta ciudad como punto de partida, podemos recorrer varios países de Europa siguiendo las recomendaciones de la plataforma Musement, para conocer cómo la luz y el paisaje de Normandía, el Veneto, París, Londres y los Países Bajos influenciaron en su obra.

Las series de Monet

Uno de los rasgos de la carrera de Monet es la realización de series, donde pintaba el mismo motivo una y otra vez pero registrando los cambios de la luz y del clima. O sea, sus impresiones visuales.

Uno de los 250 nenúfares de Giverny. Foto Wikipedia
Uno de los 250 nenúfares de Giverny. Foto Wikipedia

Entre sus series, una de las más abundantes es la de los nenúfares de su casa en Giverny, de las que realizó más de 250 cuadros

Entre ellas se encuentra la serie de los Acantilados de Étretat, en la región de Alta Normandía; donde desde diferentes ángulos y distancias pintó el arco natural de Porte d’Aval, que se apoya en las aguas del Canal de la Mancha.

Otra es de la de la Catedral de Ruán, la capital de Normandía. El artista se sintió tan cautivado por su figura gótica que montó un taller justo enfrente, para ver cómo las diferentes estaciones del año, la climatología y la luz influían en la apariencia del templo.

Catedral de Ruán. Foto Wikipedia
Catedral de Ruán. Foto Wikipedia

De esa estancia, en su atelier surgieron 30 lienzos.

Los famosos nenúfares

De Ruán ponemos rumbo a Giverny, en ese entonces una bucólica comunidad rural ubicado en la vera del Sena, también en Normandía.

Allí pintó Los Nenúfares, una serie de nada menos que 250 versiones de las plantas acuáticas que decoraban el estanque de su jardín. Allí se encuentra el puente japonés que Monet retrató en más de 18 lienzos.

Puente de Giverny. Foto Wikipedia

Actualmente la casa y el jardín son un interesante museo que permite conocer la vida y obra de este creador impresionista, aunque por el coronavirus está cerrado temporalmente.

Retratos de París

A pesar de vivir en Normandía hasta 1926, Monet solía pasar largas temporadas en su París natal.

En la ciudad luz, imán de artistas e intelectuales, pintó diferentes escenas urbanas, como la del Boulevard de las Capuchinas, uno de los cuatro grandes paseos peatonales de la capital francesa.

Bulevard-Capuchinos-Claude_Monet_008
Boulevard de las Capuchinas. Foto: Wikipedia

En el número 35 estaba el taller del fotógrafo Gustav Le Gray, y allí fue donde Monet, junto con Renoir, Manet y Pisarro realizaron una exposición. Entre las obras se encontraban la citada Impresión, y el éxito de esta muestra se considera como el kilómetro cero de este movimiento.

Otros rincones de París que inspiraron a Monet son la estación de Saint-Lazare, el Jardín de las Tullerías o la iglesia de Saint Germain l’Auxerrois.

Las siluetas difuminadas de Londres

De capital a capital. Monet viajó a Londres en tres oportunidades, como cuando estalló la guerra franco-prusiana en 1870.

En su primera estancia, como cabe esperar, se dedicó a buscar los sitios más emblemáticos para plasmarlo en sus lienzos.

El parlamento de Londres. Foto Wikipedia
El Parlamento de Londres bajo el impresionismo de Monet. Foto Wikipedia

Una de sus series más conocidas es la de Parlamento, con 100 obras producidas del edificio neo gótico a orillas de Támesis, pero en donde los efectos de la niebla y la refracción de la luz difuminan sus contornos.

También es posible sentir ese efecto melancólico en otros paisajes urbanos que retrató, como el Big Ben y los puentes de Charing Cross y Waterloo.

Por Italia

Monet tuvo una sola oportunidad de conocer Venecia, y allí aprovechó para producir 37 lienzos sobre la ciudad.

En Londres jugó con los efectos de la luz y la niebla para dar otra perspectiva de los edificios como el Parlamento o el Big Ben

Aquí vemos una perspectiva del Gran Canal desde el Palazzo Barbaro, obra que se suma a otras impresiones de la ciudad de las góndolas como el Palacio de los Dogos, la iglesia de Santa Maria della Salute o la basílica de San Giorgio Maggiore.

Palazzo Dario, Venecia. Foto Wikipedia
Palazzo Dario, Venecia. Foto Wikipedia

En Ligura Monet buscó atrapar la luz del Mediterráneo, cometido que también harían Van Gogh y Renoir en la Provenza francesa.

En el poblado de Bordighera, a pocos kilómetros de la frontera, pasó tres meses retratando la vegetación y los jardines privados de este rincón de la Riviera italiana.

Paisajes holandeses

En sus viajes por Europa Monet también pasó por los Países Bajos. En el viaje que realizó en 1886 retrató el color y calma que transmiten los campos de tulipanes de Sassenheim, una comuna en Holanda meridional.

Paisaje de Zaandam. Foto Museo de Orsay
Paisaje de Zaandam. Foto Museo de Orsay

Allí también retrató los molinos de viento de Zaandam y los canales de Ámsterdam, como el cuadro del canal de Groenburgwal, con la torre de la Iglesia del Sur como telón de fondo.

a.
Ahora en portada