Siete tesoros de la Unesco para descubrir en Castilla y León

Desde la Catedral de Burgos al patrimonio de Segovia, Salamanca y Ávila, estas son siete joyas de Castilla y León catalogadas como Patrimonio de la Humanidad

Ciudades amuralladas, reliquias prehistóricas, catedrales, caminos de peregrinos…A lo largo de la geografía de Castilla y León se concentra nada menos que 11 sitios catalogados como Patrimonio Mundial por la Unesco.

Y estos son los propios de esta comunidad autónoma, porque también cabría sumar los que comparten con otras regiones, como los hayedos de Cuesta Fría y el Canal de Asotín en León y el de Riofrío en Segovia.

Y sin olvidar el arte de la cetrería y la dieta mediterránea, que se extiende por el resto del país.

Cada uno de los sitios castellanoleoneses que tienen esta mención son una invitación a viajar al pasado y a conocer la identidad de las mesetas, bosques, dehesas, pueblos y ciudades del centro y norte de España. Y cada uno tiene una historia para contar.

Ávila

Las poderosas murallas de Ávila resisten con firmeza el paso del tiempo, un legado de generaciones que se remonta a vestigios prerromanos como los verracos de piedra, junto con herencias de esa cultura como el trazado de las calles del centro urbano.

Los muros que la defienden fueron levantados en el siglo XII, y su protección permitió construir numerosas iglesias románicas como las de San Pedro, San Andrés, San Esteban y San Segundo, además de la Catedral y el palacio episcopal.

Murallas de Ávila. Foto Turismo Castilla y León

La figura de Santa Teresa de Jesús, clave en la literatura en castellano, está presente en el convento de Santa Teresa (levantado sobre el solar de su casa natal), la iglesia de San Juan Bautista (donde fue bautizada), el monasterio de la Encarnación y el convento de San José.

Otras huellas medievales a tener en cuenta son los palacios distribuidos en el casco histórico, como los Velada, Serrano, Valderrábanos, Núñez Vela, Polentinos y Dávila.

El Camino Francés

Dentro de los diversos trazados del Camino de Santiago, el Francés es el más popular. De los 750 km, que comienzan en la frontera francesa y termina en la ciudad gallega de Santiago de Compostela, unos 450 km transcurren por las tierras de esta comunidad autónoma, donde atraviesan las regiones de Burgos, Palencia y León.

Monumento al peregrino. Foto Turismo Castilla y León

Unos 450 km del Camino Francés transcurre por las provincias de León, Palencia y Burgos

En su andar los peregrinos encuentran numerosas muestras de arte románico, como los de Redecilla, Castrojeriz, Frómista, Sahagún; grandes catedrales y valiosos ejemplos renacentistas como el monasterio de San Zoilo de Carrión de los Condes, la Catedral de Astorga, el Hospital de San Marcos (en León), la basílica de Nuestra Señora de la Encina (en Ponferrada) o la colegiata de Santa María de Villafranca del Bierzo.

Catedral de Burgos

Ese camino también toca una de las catedrales más impactantes de España: la de Burgos.

El fastuoso templo demoró 550 años en construirse, entre los siglos XIII y XVIII, donde se aprovechó el solar de una antigua catedral románica.

La catedral presenta dos estilos gótico bien diferenciados, el clásico y el flamígero, que se despliega en la nave central, en la fachada y en las 19 capillas.

Catedral de Burgos. Foto Turismo Castilla y León

En la visita hay que encontrar la sosegada belleza de las cuatro puertas: la principal, la de Santa María; la de Coronería (que lleva a la escalera dorada, inspirada en el renacimiento italiano), la de la Pellejería y la de Sarmental, magnífico ejemplo de clasicismo gótico español.

Las Médulas

En la comarca del Bierzo, a 25 kilómetros de Ponferrada, se levanta el paraje de Las Médulas, que durante tres siglos fue el principal proveedor de oro del imperio romano.

El paisaje de Las Médulas. Foto Turismo Castilla y León

Distinguido como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1997, en la visita se puede descubrir el laberinto de túneles y galerías creados hace siglos para extraer el tesoro dorado de la tierra, rodeados de cientos de castaños plantados para alimentar a los trabajadores de las minas.

Durante tres siglos el yacimiento de Las Médulas fue el principal proveedor de oro del imperio romano

En el complejo se puede conocer los sistemas de extracción utilizados por los romanos, como el ‘ruina montium’, en que se derribaban grandes fragmentos de la montaña con potentes masas de agua.

Salamanca

Sede de la universidad más antigua de España, Salamanca tiene una tradición cultural, académica y arquitectónica que se consolidó a lo largo de los siglos, y que le hizo merecedora del galardón de la Unesco en 1988.

Las huellas de su historia se remontan a la Vía de la Plata que trazaron los romanos, aunque el momento cumbre es haber sido uno de los epicentros del Siglo de Oro de las letras españolas, que se expandió con el legado de figuras como figuras como Fray Luis de León, Fernando de Rojas, Miguel de Cervantes y Miguel de Unamuno.

Plaza Mayor de Salamanca. Foto Turismo Castilla y León

La Plaza Mayor es la meca de las visitas, con la fachada de estilo plateresco de la universidad, la dos catedrales, las casas de Lis, de las Conchas y la Clerecía.

Pero también hay numerosos palacios renacentistas y casas-museo como la de Unamuno, que permiten profundizar en el valioso tesoro cultural salamantino.

Quizás una de las mejores maneras de descubrirla es desde las alturas. La ruta de Ierónimus recorre las torres de la catedral, visitando el interior y el exterior de las estructuras, y la de Scala Coeli permite conocer las torres de la iglesia de La Clerecía

Segovia

Tres gemas presenta Segovia a sus visitantes: el famoso acueducto, su catedral y el alcázar.

El primero es una de las mayores obras de la ingeniería civil de los romanos en España, levantado para conducir el agua de la sierra de Guadarrama hasta la ciudad.

Catedral de Segovia. Foto Turismo Castilla y León

Con 15 km de largo, 29 metros de alto y 20.400 sillares de granito unidos sin argamasa, es una maravilla que persiste por más de 20 siglos.

En el centro se encuentra la ‘dama de las catedrales’, levantada en estilo gótico tardío tras la destrucción del templo anterior en la Guerra de las Comunidades, en 1520.

Con 15 km de largo y 29 metros de altura, el acueducto de Segovia es la mejor obra de ingeniería civil romana que se conserva en España

Desde su Plaza Mayor se despliega un dédalo de callejuelas como las del barrio medieval de las Canonjías y el de la Judería, que al recorrerlas en el centro histórico también permiten conocer rincones como el Mirador de la Canaleja o la Casa de los Picos, a los que se une el edificio de La Alhóndiga.

Y sin olvidar las 18 iglesias románicas que se conservan en excelente estado, como las de San Martín, San Miguel o la de San Esteban.

Pero quien llega de Segovia, no puede dejar de probar su célebre cochinillo asado, una de las maravillas gastronómicas inolvidables de Castilla y León.

Yacimiento de Atapuerca

Por casualidad, en unas obras ferroviarias realizadas a fines del siglo XIX, se descubrió un yacimiento en la sierra de Atapuerca, a 15 km de Burgos, que revolucionaría las teorías del origen del ser humano.

Museo de la Evolución Humana. Foto Turismo Castilla y León

Las excavaciones científicas se iniciaron en 1978, y los trabajos permitieron descubrir fósiles de cinco especies de homínidos, algunos de 1,2 millones de años de antigüedad.

Entre los hallazgos está el cráneo de la Sima de los Huesos, al que apodaron Miguelón, que estuvo enterrado hace 300.000 años, y que arrojó luz sobre el pasado de nuestros ancestros.

Para sistematizar y presentar al público estos descubrimientos se encuentra el interesante Complejo de la Evolución Humana en Burgos, formado por el Museo de la Evolución Humana, el Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) y el Auditorio y Palacio de Congresos Fórum Evolución Burgos.

a.
Ahora en portada