Siete playas del mundo que homenajean al arco iris

No todas las playas son amarillas, crema o blancas: hay negras, púrpuras, naranjas, verdes y hasta multicolores

De arena o guijarros, las playas suelen presentar una variedad cromática desde el amarillo claro al blanco, pasando por diversos tonos crema. Sin embargo en varias partes del mundo hay arenales de otros colores, desde negras en Canarias y rojas en Mallorca a verdes, naranjas y púrpuras en el Mediterráneo, el Pacífico y el Caribe.

De arena o guijarros, las playas suelen presentar una variedad cromática desde el amarillo claro al blanco, pasando por diversos tonos crema. Sin embargo en varias partes del mundo hay arenales de otros colores, desde negras en Canarias y rojas en Mallorca a verdes, naranjas y púrpuras en el Mediterráneo, el Pacífico y el Caribe.

Viajamos por el mundo para rendir homenaje al arco iris, o al menos a algunos de sus colores, que le dan una estética surrealista a estas playas

Negra

Empezamos este viaje desde Canarias. Al ser islas volcánicas tienen numerosas playas de arenas negras, originadas por la lava que se solidificó y desintegró en las costas en un proceso que llevó millones de años.

[Para leer más: 25 playas para un verano navegando por España]

Una de las más conocidas es Playa Quemada, síntesis gráfica de la imagen que se encontrarán los bañistas que se acercan a esta formación al sureste de Lanzarote. Junto a su vecina El Pozo, forman un interesante contraste cromático entre el negro de las arenas y el azul de mar.

Playa Quemada Foto Turismo Lanzarote

Playa Quemada. Foto: Turismo de Lanzarote

Pero hay otras playas del mismo color en estas islas para explorar, como las de Benijo (Tenerife), Nogales (La Palma), Timijiraque (El Hierro) y Tarajalejo (Fuerteventura), entre otras.

Rosa

Las playas del Caribe suelen ser blancas como el talco debido a los sedimentos de miles de millones de corales.

Pink Sands Beacg

Pink Sands Beach, en Bahamas. Foto: Norwegian Cruise Line

Precisamente los restos de estas formaciones otorgan a la playa Pink Sands Beach, de Bahamas, un tono rosa pálido.

Los corales de Harbour Island, en Bahamas, le dan un tono rosa pálido a sus playas

Ubicada en el archipiélago de Harbour Island, es una extraña postal de paraíso con sus aguas transparentes que la convierten en un imán para los amantes del snorkel y el buceo.

Púrpura

En la región de Big Sur, en California, la playa Pfeiffer Beach dejó de ser un secreto a voces para convertirse en una meca turística.

¿La razón? Sus arenas púrpuras, que adquieren este particular color por los depósitos de cuarzo y manganeso que son arrastrados de las colinas cercanas.

Pfeiffer Beach

Formaciones púrpura en Pfeiffer Beach, California

Esta coloración no es uniforme, destaca más en algunos lugares que en otros, sobre todo en el extremo norte de la formación; y son más visibles después de una tormenta.

Verde

Hawái tiene una gran diversidad cromática en sus playas: la de Kaihalulu en Maui es roja, la de Punaluu es negra, la de Papohaku presenta un color entre amarillo y naranja  y la de Papakōlea es una de las cuatro únicas del mundo que es de color verde.

Playa de Papakolea

El color oliva de la playa de Papakolea, en Hawái

Llegar no es fácil, hay que hacer un camino de seis kilómetros por la escarpada costa de Isla Grande y descender por el acantilado con mucha precaución.

[Para leer más: Playas de Menorca: estamos muy cerca de volver al paraíso]

Pero cuando se arriba se puede contemplar el tono verdoso del arenal, producido por los cristales volcánicos llamados olivinos, que como se anticipa, tienen un color que recuerda al de las aceitunas.

Naranja

Ramla Bay parece una playa que pasó por el filtro de un postureo en Instagram: su tono naranja saturado llama la atención, a pesar que el nombre original, Ramla il-Hamra, en maltés significa ‘arenas rojas’.

Playa bay Gozo

Ramla Bay, la playa naranja de la isla de Gozo, en Malta.

Esta formación se encuentra en la isla de Gozo, en Malta, y es una de las pocas playas de esta isla del sur del Mediterráneo, donde casi toda su costa es de rocas y calas.

Además de nadar y bucear se puede explorar la zona y dar con ruinas romanas, con una fortaleza de los Caballeros de Malta y con la cueva del Calipso, donde la leyenda popular dice que allí fue donde Homero escribió La Odisea.

Roja

Hay varias playas de este color en el mundo, pero elegiremos a una de las más cercanas: la Cala Roja, de Menorca.

Pegada junto a la playa de Cavalleria, suele ser uno de los arenales más tranquilos del norte de la isla balear.

Playa roja Menorca Foto Surfing the Planet

Cala roja en Menorca. Foto: Surfing the Planet

La Cala Roja y la Cala Pregonda son dos playas menorquinas de arenas y rocas rojas, lo que le da una extraña estética marciana

Su tono tan particular se produce por la presencia de los restos de arcilla roja que hay a un lateral de la playa, que es buscado por los turistas que se embadurnan para mejorar su piel.

También Cala Pregonda tiene sectores de arenas rojas, aunque su acceso es más complicado porque hay que animarse a andar como media hora desde el parking hasta la costa sin ningún atisbo de sombra.

Multicolor

Será una de las pocas ocasiones en que el incivismo ha creado una belleza estética: en el Parque estatal MacKerricher, (California), los vecinos del pueblo de Fort Bragg a principios del siglo XX solían tirar la basura a una cala detrás de los acantilados. Durante casi 60 años el lugar fue conquistado por las inmundicias, hasta que el gobierno puso controles y quitó metales, electrodomésticos y hasta vehículos tirados con desidia.

Glass Beach Foto Lisa Koksharova   Pixabay

Glass Beach, en California. Foto: Lisa Koksharova- Pixabay

Pero la acción del mar también hizo lo suyo y convirtió cientos de miles de fragmentos de vidrio y cerámicas en pequeñas rocas de color marrón, verde, blanco y gris.

El lugar se bautizó como Playa de vidrio, se abrió al turismo, y los visitantes se sorprenden por la formación multicolor de la costa, aunque la mala costumbre de llevarse pequeños guijarros de recuerdo hizo que los cristales esté disminuyendo de a poco.

a.
Ahora en portada