Siete balnearios para olvidarse del mundo

No son spas, sino balnearios de aguas termales pueden llegar hasta los 80º. Estos son los más recomendados antes de la llegada del invierno

Los deseos de desconectar sin necesidad de hacer grandes recorridos, así como la calidez de las aguas en medio del frío que asoma en el otoño, convierten a los balnearios en una de las opciones más buscadas para estos meses.

En España hay numerosos balnearios para desconectar un fin de semana. Foto Termes Victòria

Los deseos de desconectar sin necesidad de hacer grandes recorridos, así como la calidez de las aguas en medio del frío que asoma en el otoño, convierten a los balnearios en una de las opciones más buscadas para estos meses.

En el turismo de salud se suele agrupar a los spas con los balnearios. No es incorrecto a modo de programa, pero cabe aclarar que los primeros se centran en tratamientos estimulantes y relajantes, mientras que las aguas termales de los segundos permiten aliviar molestias o ayudar a la cura de enfermedades.

Y en el agua está la clave: en los balnearios emana a diferentes temperaturas desde debajo de la superficie, mientras que los spas la calientan artificialmente.

Los deseos de desconectar sin necesidad de hacer grandes recorridos, así como la calidez de las aguas en medio del frío que asoma en el otoño, convierten a los balnearios en una de las opciones más buscadas para estos meses.
Los centros también ofrecen tratamientos relajantes. Foto Hotel Balneario Termes Victòria

Hace poco habíamos descubiertos algunos balnearios por sus atractivos históricos y naturales. Ahora vamos a conocer otros que, según la plataforma Aladinia.com, son los más buscados en España.

Hotel Balneario de la Virgen (Jaraba, Zaragoza)

Ubicado a una hora y media de Zaragoza, en el paraje natural del Cañón y Hoces del río Mesa, sus aguas emergen a una temperatura de entre 30 y 34 grados, y un caudal aproximado a los dos millones de litros por día entre los cinco manantiales localizados en el balneario.

Los deseos de desconectar sin necesidad de hacer grandes recorridos, así como la calidez de las aguas en medio del frío que asoma en el otoño, convierten a los balnearios en una de las opciones más buscadas para estos meses.
Hotel Balneario de la Virgen

En el lugar se encuentra un lago termal al aire libre y una romántica cueva. Entre sus atractivos destaca su cocina casera aragonesa y la cercanía al Monasterio de Piedra

Hotel Balneario La Hermida (Cantabria)

A orillas del río Deva, en medio de un desfiladero en Cantabria, está este balneario, antiguo y abandonado durante mucho tiempo; pero que tras su reactivación se presenta con un diseño moderno y magníficas instalaciones.

Las aguas del balneario de La Hermida están consideradas de las mejores de Europa por sus propiedades minero medicinales.

Los deseos de desconectar sin necesidad de hacer grandes recorridos, así como la calidez de las aguas en medio del frío que asoma en el otoño, convierten a los balnearios en una de las opciones más buscadas para estos meses.
Hotel Balneario La Hermida

Allí brota espontáneamente de tres manantiales a 60°, con un caudal de ocho litros por segundo y se definen como aguas hipertermales clorurado-sódicas muy mineralizadas.

Las aguas del balneario de La Hermida están consideradas de las mejores de Europa por sus propiedades minero medicinales

Una de sus zonas de vapor está en contacto directo con el manantial que surge entre las piedras.

Hotel Balneario Vichy Catalán (Caldes de Malavella, Gerona)

Con su edificio de estética neomudéjar y sus cientos de fuentes, pareciera estar en un rincón de Oriente Medio. Pero no, es el Hotel Balneario Vichy Catalán de Caldes de Malavella, en la Costa Brava.

Los deseos de desconectar sin necesidad de hacer grandes recorridos, así como la calidez de las aguas en medio del frío que asoma en el otoño, convierten a los balnearios en una de las opciones más buscadas para estos meses.
Hotel Balneario Vichy Catalan

Además de su famosa agua comercial, el centro termal y de balneoterapia ofrece tratamientos de relajación, servicios de hidroterapia y sesiones de bienestar, e incluye instalaciones como sauna finlandesa, jacuzzi, baño de vapor e instalaciones de spa y piscinas.

Balneario de Panticosa (Huesca)

Este complejo hotelero, ubicado a ocho kilómetros de la estación de esquí de Panticosa, despliega varios edificios y hasta tres restaurantes.

Sus aguas termales provienen del manantial de Tiberius y se pueden disfrutar en la piscina termal.

Uno de sus mayores atractivos es poder nadar en una piscina con vistas a las montañas de más de 3.000 metros de altura.

Los deseos de desconectar sin necesidad de hacer grandes recorridos, así como la calidez de las aguas en medio del frío que asoma en el otoño, convierten a los balnearios en una de las opciones más buscadas para estos meses.
Balneario de Panticosa

El rediseño de Belén Moneo y Jeff Brock creó un lugar de formas suaves y redondeadas que se integran integrarse con la naturaleza que lo rodea.

Sus aguas curativas, que son hipertermales, surgen de la tierra a una temperatura de 53ºC.

Presentan propiedades analgésicas y son muy beneficiosas para el tratamiento de enfermedades osteo-articulares reumatológicas, dermatológicas y patologías respiratorias.

Hotel Termes de Montbrió (Montbrió del Camp, Tarragona)

Hace unos años este resort de aguas termales naturales fue elegido como el Mejor Resort & Spa de Europa.

El moderno edificio posee un jardín botánico de cuatro hectáreas con especies centenarias, se abastece de diferentes manantiales que manan a temperaturas comprendidas entre 41 y 81ºC.

Los deseos de desconectar sin necesidad de hacer grandes recorridos, así como la calidez de las aguas en medio del frío que asoma en el otoño, convierten a los balnearios en una de las opciones más buscadas para estos meses.
Hotel Termes de Montbrió

Sus aguas están catalogadas como hipertermales, ricas en iones, bicarbonato y sulfato; indicadas para procesos reumáticos crónicos, dermatológicos y respiratorios.

Las aguas de Termes de Montbrió, en Tarragona, pueden superar los 81º

Pero la joya de la corona es el complejo termal Aquatonic, de 1.000 metros cuadrados, donde se puede sumergirse, nadar o caminar entre aguas termales naturales; además de recibir el relax de cascadas laminares, jets de hidromasaje rápidos circulares, micro-burbujas y grutas con baños greco-romanos.

Balneario de Mondariz (Pontevedra)

En el Palacio del Agua del Balneario de Mondariz, con sus 3.000 metros cuadrados dedicados al relax y el ocio, se puede disfrutar de su circuito con camas de agua, bancos de hidromasaje, cuellos de cisne, contracorrientes, chorros verticales, géiseres, hidromasajes a diferentes alturas y su gran cascada en lámina de agua; en un bienvenido recorrido que se puede prolongar por tres horas.

Fuera de la piscina hay hasta seis saunas con diferentes aromas y grados de humedad, jacuzzis, sala de pediluvios y una poza de agua caliente al aire libre.

Los deseos de desconectar sin necesidad de hacer grandes recorridos, así como la calidez de las aguas en medio del frío que asoma en el otoño, convierten a los balnearios en una de las opciones más buscadas para estos meses.
Balneario de Mondariz

Una de sus ofertas más originales es el llamado Circuito Celta que lleva a conocer y sentir la cultura termal de 2.000 años atrás. 

Hotel Balneario El Raposo (Badajoz)

Es uno de los pocos balnearios especializado en aplicación de lodos naturales, que proceden del curso del arroyo cercano al balneario.

Situado en Puebla de Sancho Pérez, en el sur de la provincia de Badajoz, dispone de unos magníficos jardines exteriores con 30.000 metros cuadrados de abundante vegetación.

Las aguas del Balneario El Raposo son bicarbonatadas, cálcicas y magnésicas.

Los deseos de desconectar sin necesidad de hacer grandes recorridos, así como la calidez de las aguas en medio del frío que asoma en el otoño, convierten a los balnearios en una de las opciones más buscadas para estos meses.
Hotel Balneario El Raposo

Las instalaciones incluyen una piscina climatizada activa con circuito termal, aerosoles para tratamientos respiratorios, pulverizaciones, ducha nasal, nebulizadores, baños de agua minero-medicinal y lodo y estufas de vapor, entre otros servicios.

Y sin olvidar a su restaurante Matanegra, especializado en la gastronomía extremeña.

a.
Ahora en portada