El legado de la cultura judía vive en Sagunto

La herencia de los judíos en esta ciudad valenciana se percibe en diferentes puntos históricos, y este mes se puede conocer más de su importancia en las jornadas Sefardí Sagunt

A Sagunto se la suele relacionar con su importancia como metrópolis romana, como dan fe sus numerosos restos arqueológicos.

Vista del casco antiguo de Sagunto. Foto John Keogh | Flickr

A Sagunto se la suele relacionar con su importancia como metrópolis romana, como dan fe sus numerosos restos arqueológicos.

Pero esta villa de la Comunidad Valenciana fue una de las principales ciudades de la comunidad judía del levante español, donde su presencia se remonta al siglo II.

Las jornadas para conocer el pasado judío

Precisamente durante este mes esta ciudad acoge una serie de eventos de las jornadas Sefardí Sagunt, donde será posible realizar visitas nocturnas por la antigua judería, conocer platos de la cultura hebrea y degustar vinos kosher, escuchar conciertos de música tradicional y participar en debates y jornadas de divulgación histórica.

Pero el pasado judío de Sagunto se puede descubrir en cualquier momento del año.

A Sagunto se la suele relacionar con su importancia como metrópolis romana, como dan fe sus numerosos restos arqueológicos.
Una antigua casa judía. Foto Red de Juderías de España

Auge y decadencia de la población judía de Sagunto

Cabe recordar que durante los reinados de Jaime I y Pedro III los judíos de esta ciudad vivieron una edad de oro, donde gracias a la protección de la corona pudieron crecer social y económicamente.

Durante los reinados de Jaime I y Pedro III los judíos de Sagunto vivieron una edad de oro, de progreso social y económico

Sin embargo también fueron los chivos expiatorios de los conflictos bélicos medievales y sucesos como las pestes, lo que derivó en una serie de ataques entre 1348 a 1391 a las juderías del reino valenciano.

Paradójicamente el exilio de muchos judíos de la capital impulsó un nuevo progreso de la comunidad de Sangunto, hasta que un siglo después, la orden de expulsión de los Reyes Católicos apagaría el esplendor de esta cultura, con graves consecuencias no solo para sus miembros (donde las únicas opciones eran destierro o muerte) sino también para la economía del reino.

El barrio judío de Sagunto

El barrio judío de Sagunto conserva el trazado urbano que quedó detenido en el siglo XVI. Para tener idea de sus límites, hay que trazarlos por la calle Castell al este y la del Teatro Romano al oeste.

La Puerta de la Sangre era el punto de acceso a la antigua aljama. Lo que se puede ver es un arco de medio punto que formaba parte de una cerca que levantaron los sefardís para su propia seguridad en 1321.

A Sagunto se la suele relacionar con su importancia como metrópolis romana, como dan fe sus numerosos restos arqueológicos.
Antiguo portal al barrio judío de Sagunto. Foto Red de Juderías de España

Al cruzar este pequeño portal se entra en un laberinto de calles estrechas donde sus estructuras centenarias, las puertas con sus hierros forjados y sus plantas que crecen en cualquier hueco que dejen las rocas son postales de un pasado que se fue para siempre.

La casa judía

A pocos pasos, en la calle del Castillo, se puede ver una casa con una bonita puerta de madera.

Si se mira con atención se descubre que en la piedra hay una profunda marca donde se colocaba la mezuzá, un pequeño receptáculo cilíndrico metálico o de madera que está en las entradas de las viviendas judías.

La sinagoga y los baños rituales

No quedan rastros de la antigua sinagoga, que según los documentos, estaba en la calle Sang Vella, más exactamente sobre el podio del antiguo templo de Diana, del que se conservan sus muros.

A Sagunto se la suele relacionar con su importancia como metrópolis romana, como dan fe sus numerosos restos arqueológicos.
Casa de los Berenger. Foto Red de Juderías de España

A un lado se ve la impactante Casa de los Berenger, la vivienda de una familia noble medieval que actualmente aloja al Centro de Visitantes.

Dentro de la Casa de los Berenger se puede descender al ‘micvé’, donde los judíos realizaban sus baños rituales

Pero antes de que fuera ocupada por esta familia había pertenecido al clavario de la aljama, o sea el que custodiaba las llaves de la puerta de la judería.

Dentro de la antigua residencia se encuentra el antiguo micvé, donde se realizaban los baños rituales.

Se trata de una pequeña estancia abovedada, a la que se desciende por una escalera de dos tramos con siete escalones cada uno, como marcaban las leyes hebreas. Aún se puede ver un caño por donde caía el agua a una balsa.

Recuerdos del pasado judío

El Museo Histórico de Sangunto se encuentra en una vivienda que fue construida por la familia de los Legem a principios del sigo XIV. Su parte inferior mantiene el diseño de tres divisiones como era costumbre en las carnicerías judías.

En el rico despliegue de piezas históricas se puede ver una plancha con conjuros judíos de los siglos I y II, lo que atestigua la larga presencia de esta comunidad en Sagunto.

A Sagunto se la suele relacionar con su importancia como metrópolis romana, como dan fe sus numerosos restos arqueológicos.
Restos de la antigua necrópolis judía. Foto Joan Grifols | Flickr

El recorrido por el pasado judío finaliza en la necrópolis, ubicada en el camino al castillo que vigila la ciudad.

Esta es una de las más importantes de España, donde se pueden encontrar hipogeos -bóvedas excavadas bajo la superficie-, fosas rupestres y fosas laterales, enterramientos en tierra y hasta panteones.

El cementerio cuenta con cinco hectáreas, y varios túmulos y objetos se exponen en el museo del castillo.

Una de las tumbas que se puede ver en ese sitio es la del rabino Yehudah ben Reba y otra sería la de Isaac Artzar, perteneciente a una de las familias judías más ricas de Sagunto, según ha investigado Manuel Civera.

a.
Ahora en portada