Mallorca en bici: 5 rutas para descubrir hasta el último rincón de la isla

Más de 2.000 km de carreteras y caminos, una orografía diversa y un agradable clima convierten a la bici en la compañera perfecta para descubrir otra cara de Mallorca

No es casualidad que varios de los mejores equipos profesionales del mundo escojan Mallorca para realizar sus concentraciones de invierno. El todopoderoso Team Ineos Grenadiers (antes Sky), el Bora-Hansgrohe de Peter Sagan o el Lotto-Soudal son solo algunos de los que hacen de sus pretemporadas en la isla. 2.071 km de carreteras y caminos locales, una orografía diversa, un agradable clima mediterráneo y toda una infraestructura creada para dar respuesta a cualquier necesidad del ciclista están entre las razones.

Fuera de la temporada veraniega, son muchos también los viajeros que optan por la bicicleta para descubrir hasta el último rincón de la isla, accesible a través de un total de 16 rutas y 1.732 km que conectan pueblos, faros, ermitas y el gran sistema montañoso que es la Serra de Tramuntana.

Englobadas en el Plan de Vías Ciclistas (PVCM) del Consell de Mallorca y clasificadas según la zona, el grado de seguridad y tránsito, se establecen varios itinerarios con diferentes grados de dificultad en cuanto a la distancia y desnivel del recorrido; estos son algunos de nuestros preferidos para descubrir Mallorca a golpe de pedal. 

Faro de Formentor

La ruta del Faro de Formentor (A2), con nivel de dificultad media, tiene como objetivo el espectacular faro del mismo nombre, que se ubica sobre el acantilado más septentrional de la isla.

Cap de Formentor en bici. Foto Getty Images.
Cap de Formentor en bici. Foto: Getty Images.

Con un total de 96 km por delante, el itinerario Comienza en la localidad de Alcudia hacia el Puerto de Pollença bordeando el litoral de la bahía de Pollença y la Reserva Natural de s´Albufereta. Del puerto se dirige al Faro de Formentor a través de una de las carreteras panorámicas más hermosas de Mallorca. La ruta continúa por el camino Vell de Campanet, en el que se encuentra el Monumento Natural de ses Fonts Ufanes, las cuevas de Campanet y el oratorio de Sant Miquel.

Carretera de sa Calobra

La ruta de sa Calobra (A4), con nivel de dificultad muy alta es solo apta para deportistas entrenados y por eso suele estar entre los objetivos preferentes de los ciclistas profesionales, aunque también aficionados que llegan desde toda Europa dispuestos a alcanzar uno de los mitos de la Serra de Tramuntana, la carretera de Sa Calobra.

Si la ruta de Sa Calobra (109 km) es una de las más exigentes, la de Andratx es una de las más asequibles, con 53 km

Alcudia es el punto de partida. Desde aquí, dejando atrás la localidad de Pollença, comienza el ascenso del primer puerto de montaña, Coll de Femenia, siguiendo por Escorca y el coll de Cals Reis, que da pie a un vertiginoso descenso hasta el puerto de Sa Calobra, ubicado junto al Monumento Natural del torrent de Pareis, cañón cárstico de más de tres kilómetros de longitud y paredes de hasta 200 m que desemboca en el mar Mediterráneo, en una espectacular playa de guijarros.

Muchos equipos profesionales escogen Mallorca para sus entrenamientos. Foto: Cycling Photography.
Muchos equipos profesionales escogen Mallorca para sus entrenamientos. Foto: Cycling Photography.

Andratx

Si la Carretera de sa Calobra es una de las más exigentes, la ruta de Andratx (C1), en el otro extremo, es quizás la ruta más asequible. A lo lo largo de 53 km, su trazado conecta la costa de Calvià con diferentes aldeas entre las que destaca el núcleo de s´Arracó y su arquitectura modernista, y los pueblos de Calvià y de Capdellà, con muestras de arquitectura tradicional.

La vuelta se realiza por la costa permitiendo hacer paradas en lugares como el puerto de Andratx, Peguera y Santa Ponça.

Son Carrió

A través de la ruta de Son Carrió (M3), con nivel de dificultad alta, se accede a dos de los miradores más privilegiados de la isla situados en las sierras de Levante, la ermita de Betlem (Artà) y el santuario de Sant Salvador (Felanitx).

Pareja en bicicleta por Deia. Foto Turismo de Mallorca.
Hay rutas para todos los niveles. Foto: Turismo de Mallorca.

La ruta se inicia en Cala Millor y llega a la ermita de Betlem a través de los pueblos de Son Servera y Artà tras superar un pequeño puerto de montaña, coll des Pescadors. El itinerario continúa por vías secundarias con poco tránsito continuando por Manacor y Felanitx, donde comienza la subida a Sant Salvador, de 5km y una pendiente del 7%. El regreso se realiza por carreteras cercanas al litoral de Levant, pasando por Porto Cristo, uno de los principales atractivos turísticos de la isla debido a la presencia de las famosas cuevas del Drac.

Faros de Poniente

Y aunque la Serra de Tramuntana es un poderoso imán, con rutas como la P4 que recorre el tramo más alto de la sierra, Patrimonio Mundial de la Unesco, por los embalses de Cúber y Gorg Blau, el desnivel de 1.833 m y la distancia de 127 km pueden convertirla en un objetivo inalcanzable para los no profesionales.

Quien busque más bien un paseo puede decantarse por la C2 o la ruta de los Faros de Poniente que tiene como objetivo el núcleo costero de Sant Elm situado delante del Parque Natural de la isla de la Dragonera, un enclave que bien merece una visita.

Isla Dragonera, Mallorca. Foto: Turismo de Mallorca.
Isla Dragonera, Mallorca. Foto: Turismo de Mallorca.

Con 74,5 km de longitud y salida desde Palmanova, este trazado permite dos de los faros más importantes de esta zona como son el de Portopí y el faro de Tramuntana en la isla de Dragonera. Por lo demás, combina tramos de interior con algunos puertos de montaña sin demasiada dificultad y tramos de litoral por los municipios de Palma, Andratx y Calvià.

a.
Ahora en portada