Galicia: un puente para unir las fronteras que la covid cierra

Entre Galicia y Portugal se construirá el mayor parque transfronterizo de Europa, donde un puente peatonal unirá las costas atravesadas por el río Miño

El proyecto de un parque conjunto entre España y Portugal es una declaración de intenciones frente a los cierres de fronteras forzado por la crisis sanitaria.

Al sur de la provincia gallega de Pontevedra, entre la Fortaleza de Goián-Tomiño y O Castelinho, en la Vila Nova da Cerveira de Portugal se construirá el mayor parque transfronterizo de Europa, el Parque da Amizade (Parque de la Amistad).

Se trata de un espacio verde de 26 hectáreas que se unirán por medio de un puente para peatones y ciclistas que cruzará el río Miño, precisaron fuentes de la Delegación del Gobierno en Galicia a la agencia Efe.

Proyecto del puente peatonal A Raia. Foto Diputación de Pontevedra

26 hectáreas para disfrutar del Miño

En la reunión entre el delegado Javier Losada y autoridades de Vila Nova, Tomiño y la diputación de Pontevedra se precisaron detalles de cómo será esta zona de esparcimiento de alto valor natural, turístico y social, cuyo proyecto salió escogido entre 24 propuestas recibidas en la Diputación de Pontevedra.

El futuro parque estará conectado con la red de sendas verdes transfronterizas existentes en esta zona, con las que se creará un anillo verde que presentará valores naturales y culturales en una zona con una alta densidad de población.

Las 26 hectáreas del futuro Parque de la Amizade creará un anillo verde que presentará los valores naturales y culturales de la región fronteriza

El futuro puente peatonal permitirá acceder a pie desde España a la estación de tren de Vila Nova da Cerveira, lo que facilitará la movilidad hacia el resto del territorio portugués.

Propuesta del ‘Camino del río’. Foto Diputación de Pontevedra

Las opciones del puente

Entre los proyectos finalistas del puente hay tres alternativas. La futura estructura comunicarán el espacio Fortaleza de Tomiño por el lado gallego, y al sur del islote del Parque do Castelinho en Vila Nova de Cerveira.

La ‘raia’

Una propuesta es la del estudio Álvaro Siza, que presentó el puente Raia, una figura arqueada con forma de S sobre una planta de 300 metros.

La estructura horizontal sería metálica, con una longitud útil de 4 metros, con pavimento sintético y barandilla metálica.

Verticalmente tendría 9,20 metros de ancho con dos apoyos en la orilla del río en forma de pilares metálicos en forma de V y arqueados.

‘Una línea sobre el Miño’, otro de los proyectos. Foto Diputación de Pontevedra

El camino del río

Otro es el Caminho do rio de Sociedade Proyectos y Obras de Estructuras e Instalaciones.

El futuro puente, para uso de peatones y ciclistas, se extenderá por 320 metros entre la Fortaleza de Tomiño y el Parque do Castelinho

Esta infraestructuras de 323 metros de largo se construiría con un tablero metálico de entre cuatro y seis metros de longitud, con un vano central de 123 metros y dos laterales de 90 y 110 metros, que se apoyan en dos pilares de hormigón armados en el cauce del río.

La línea sobre el Miño

El tercero es Una línea sobre el Miño, presentado por las sociedades Burgos y Garrido.

El proyecto comprende un puente colgante de trazo recto y 330 metros de longitud y 9,20 metros de ancho.

La estructura horizontal consta de una plataforma de cuatro metros de largo con pavimento de madera y hormigón y balasto portugués en los extremos, completada con una barandilla de malla metálica con pasamanos de acero.

En tanto la estructura vertical está formada por dos soportes de acero en la orilla.

a.
Ahora en portada