El Pireo, la nueva meca del arte de Grecia

El puerto vecino a Atenas está cambiando de perfil: donde había talleres y depósitos industriales ahora se ven interesantes galerías de arte contemporáneo

El puerto de El Pireo, a media hora de Atenas, era uno de esos lugares donde uno estaba siempre de paso, ya sea para tomar un ferry rumbo a alguna de las islas griegas o para visitar la capital helénica y poner punto final al crucero por el Egeo.

Pero esta ciudad con miles de años de historia marítima, puerta de entrada y salida de comerciantes, inmigrantes, guerreros y buscadores de futuro, está cambiando su pasado industrial por el de meca de las artes.

Donde había talleres ahora hay galerías

Antiguos depósitos, talleres y fábricas de la industria pesada y naval están dejando paso a galerías de arte, centros culturales que comparten una nueva identidad junto con vinerías, bares que transitan entre lo rústico y lo elegante y centros de ocio.

Antiguos talleres y depósitos de El Pireo se están transformando en modernas galerías de arte

Cabe aclarar que la historia y el arte tienen una larga presencia en la vida moderna del puerto, como la Galería Municipal (enfocada en muestras artísticas relacionadas con el mar), el Museo Marítimo Helénico y el Museo Arqueológico del Pireo.

Arte contemporáneo en Enia Gallery.

Pero estas galerías son una interesante apuesta independiente por la oferta cultural del país, que estos días celebra la reapertura de la Galería Nacional de Arte de Grecia, en Atenas, tras una renovación de ocho años.

La calle donde vive el arte

La transformación del Pireo tiene su eje de gravedad en el barrio de Agios Dionysios (también conocido como Papastros), antes conocida como el Manchester de Atenas, que ahora es objeto de deseo de inversores inmobiliarios.

Las fábricas se transforman en galerías de arte. Foto galería Enia

Y si hay que buscar un núcleo de esta movida es la calle Polydefkous, que se convirtió en una parada obligada para los que giran en el circuito del arte contemporáneo y para grandes fortunas que buscan creaciones únicas para decorar las residencias de sus islas.

La pionera

La primer piedra la lanzó DL Gallery, fundada por Dimistris Lymperopoulos en 2015, quien transformó la antigua fábrica de su padre en un centro dedicado al arte.

El lugar conserva su fachada de vidrios de los años ’50, y se especializa en esculturas de gran formato e instalaciones de toda clase.

En un local cruzando la calle este mecenas extendió su propuesta a la galería Enia, a quien le reserva sus presentaciones de pintura contemporánea y fotografía.

Exposición de Ioannis Lassithiotakis. Foto DL Gallery

De Londres a El Pireo

El arquitecto Etienne Descloux se preocupó en conservar la fachada del edificio que aloja a la galería Rodeo, construido a inicios del siglo XX, donde tras los primeros pasos da la idea de estar entrando en una caverna urbana, con las paredes de roca y los techos con vigas de madera.

Muchas galerías conservan las paredes de piedra y los techos de madera, como fueron construidos a principios del siglo XX

Esta galería, con su casa matriz en Londres, abrió en la calle Polydefkous en 2018, y mantiene acuerdos de colaboración a largo plazo con artistas griegos y de otros países.

Pasado y futuro en la galería Rodeo. Foto Rodeo

Estas obras pueden ser pinturas, esculturas o una mezcla de dibujos e instalaciones digitales.

A un lado hay un bar especializado en vinos que cada tanto saca sus mesas y sillas a la calle y convierte a este lugar en un animado cruce entre arte y gastronomía.

Puertas abiertas

A diferencia de otras galerías, The Intermission no tiene un catálogo de artistas exclusivos, sino que mantiene una política de puertas abiertas, y ofrece sus amplios espacios a los creadores que buscan una plataforma para exhibir sus obras.

El local se encuentra en un antiguo concesionario de coches que recuerda a la estética de Rodeo, con sus paredes de piedra y techos de madera, y con un rediseño minimalista que da la sensación de una amplitud de espacios.

Muestra de Zöe Paul en The Intermission. Foto Boris Kirpotin

La última en llegar

Una de las últimas incorporaciones es la galería Carwan, fundada en Beirut en 2011 y que aterrizó en El Pireo el año pasado.

Fundada por los arquitectos Nicolas Bellavance-Lecompte y Quentin Moyse, procuraron mantener la estructura y extenderla puertas afuera: cuando no hace demasiado calor las exposiciones de Carwan se despliegan en plena calle.

Obras de Marcin Rusak. Foto Galería Carwan

Su catálogo se basa en artista de ‘diseño conceptual’ del Mediterráneo y Asia central, como las grandes esculturas de bronce como las del residente en Canadá Omer Arbel.

Estas nuevas galerías de El Pireo, además de aportar una brisa de aire fresco al arte contemporáneo presentan algunas diferencias con los centros de arte de Atenas, como una presencia más amigable y cálida. Como corresponde con la gente de puerto.

a.
Ahora en portada