Ocho citas en Budapest para amantes del arte

Museos tradicionales y otros fuera del circuito, galerías, calles y hasta cafés: en la capital de Hungría el arte se encuentra en cada rincón

Budapest es una de las grandes ciudades del centro de Europa donde se puede ver arte en cada esquina. No solo hablamos de sus museos más famosos, sino también de la importante presencia del art nouveau en sus edificios que los convierten en obras maestras de la arquitectura.

Budapest es una de las grandes ciudades del centro de Europa donde se puede ver arte en cada esquina. No solo hablamos de sus museos más famosos, sino también de la importante presencia del art nouveau en sus edificios que los convierten en obras maestras de la arquitectura.

Pero también hay circuitos alternativos para descubrir la cultura, que van desde galerías que presentan las nuevas tendencias a barrios invadidos con muestras de arte urbano.

Y sin olvidar a algunos cafés emblemáticos cuyo diseño y decoración ya constituyen un agradecido ejemplo artístico.

Galería Nacional Húngara

La imponente silueta del castillo de Buda domina a la capital de Hungría desde todos los ángulos. Antigua residencia de los Habsburgo que controlaron gran parte de Europa durante siglos, sus instalaciones alojan a la Galería Nacional de Hungría, el museo de arte más importante del país.

El inmenso castillo de Buda es hogar de la Galería Nacional de Hungría, que concentra la historia del arte del país en sus numerosas salas

Por sus pasillos se realiza un recorrido cronológico de la historia cultural del territorio magiar, desde petroglifos prehistóricos hasta trabajos de los artistas más famosos del siglo XX, pasando por muestras de arte medieval, renacentista y barroco, entre otros estilos.

Entrada a la Galería Nacional Húngara

Entrada al museo de arte más importante de Budapest. Foto: Galería Nacional Húngara 

Uno de los puntos destacados, en la Galería del Trono, es la colección de retablos góticos tardíos, elaborados en madera y de gran belleza.

Palacio de las Artes

La inmensa Plaza de los Héroes es uno de los puntos fuertes de las visitas a Budapest, y en parte obedece a que allí se encuentra el centro de cultura moderna Kunsthalle.

Ya el frente del edificio hay que contemplarlo con calma, con las coloridas y rebuscadas formas que caracterizan al estilo secesión, la variante húngara de ese estilo arquitectónico y decorativo, pero con un marcado homenaje a la Grecia antigua.

Kunsthalle

Conjunción de estilos en el Kunsthalle

[Para leer más: Józsefváros, el distrito de Budapest que cambia día a día]

En sus 2.300 metros cuadrados este museo presenta una abundante colección de artes contemporáneas, con exposiciones que se renuevan constantemente. También hay una intensa agenda de presentaciones literarias, musicales y de fotografía.

Museo de Bellas Artes

También en la Plaza de los Héroes se encuentra este museo, cuya fachada neoclásica dialoga con el Kunsthalle, dueño de una valiosa colección que se remonta a obras del antiguo Egipto, que siguen por legados de la Roma clásica y se expande a creaciones de grandes talentos desde el Greco a Rafael, y sigue con Brueghel el Viejo, Tiziano y Cézanne.

Museo de Bellas Artes

La fachada neoclásica del Museo de Bellas Artes.

También hay un valioso patrimonio de artes gráficas con más de 10.000 dibujos y unos 100.000 grabados, que recorre la historia de estas técnicas con trabajos de Da Vinci, Rembrandt, Durero y Goya.

Museo de Artes Aplicadas

Budapest es una de las mecas del art nouveau en Europa, y para ver más que fachadas se sugiere pasar algunas horas por el Museo de Artes Aplicadas, cuyo techo de tejas escamadas verdes es toda una declaración de intenciones de este estilo.

Incluso su interior, ricamente decorado y con una gigantesca cúpula de vidrio, merece una visita por si mismo.

 

En este museo se exponen diferentes muestras decorativas de este estilo, así como las derivas que hubo en cada país: el citado secesión en Hungría y Austria, la francesa y la inglesa.

El Museo de Artes Aplicadas es el lugar de referencia para descubrir las diferentes variantes de art nouveaun en Europa

Desde copas a floreros, pasando por candelabros, mesas, vasos, molduras, estatuas y veladores, se puede seguir la historia de este estilo y sus ramificaciones que eran tan abundantes como artesanos que la cultivaban.

Centro de fotografía Robert Capa

Robert Capa no fue un fotógrafo propiamente dicho, sino que era el seudónimo de los talentosos Endre Ernő Friedmann y Greta Pohorylle que llevaron la calidad del fotoperiodismo a niveles de excelencia.

Suyas son las fotos del miliciano muerto en la Guerra Civil española, las tomas agitadas del Desembarco de Normandía y numerosas escenas de conflictos como la Segunda Guerra, Indochina y luego Vietnam.

Centro Capa

Fotografía de los siglos XX y XXI en el Centro Robert Capa

La ciudad que vio nacer a Friedmann le rinde un homenaje permanente con un centro abierto en un elegante edificio art nouveau del centro de Budapest.

[Para leer más: Cinco razones por las que enamorarse del barrio judío de Budapest]

Además de numerosas muestras realizadas por el alias de Robert Capa, allí se presentan muestras con grandes valores de la fotografía de Hungría y el mundo que se renuevan periódicamente.

El centro también organiza conferencias, debates, y un concurso de fotoperiodismo de trascendencia mundial.

Galerías de arte

Si ya se conoció el pasado del arte en los diferentes museos de la ciudad, para descubrir donde se encuentra el presente y la dirección que tomará el futuro se sugiere visitar la galería Művelődési Szint, que en sus ocho años de vida se ganó un lugar de importancia en la escena local.

Su nombre significa “comunidad y espacio de arte” en húngaro, y sintetiza su objetivo de abrir las puertas a artistas emergentes y embanderados de nuevas tendencias.

Las galerías de arte de Budapest se centran en artistas emergentes, en valores de la neo avant garde de los años ’60 y ’70, y en las tendencias en torno a la fotografía

Acb Galéria se especializa en artistas de la neo avant garde húngara de los años ’60 y ’70, mientras que la Várkof -una de las más antiguas, abiertas al caer el régimen comunista- presenta exposiciones intergeneracionales. Allí cuentan con un Cuarto de los proyectos donde se exhiben las creaciones más vanguardistas y audaces.

Galería Varkoff

Galería Várkof, una de las más importantes de Budapest.

La galería Kisterem se centra en las nuevas generaciones que buscan un lugar para mostrar su talento, con una fuerte presencia en el mercado internacional, y la Vintage es el lugar obligado para los amantes de la fotografía, con el acento puesto en trabajos realizados en los años ’60 y ’70.

Un interesante hallazgo es la Budapest Poster Gallery, con una importante colección de arte gráfico de los últimos tres siglos, con diversos ejemplos de art nouveau, art decó y propaganda comunista.

Cafés

¿Los cafés se pueden considerar una obra de arte? En Budapest se puede asegurar que sí. El apogeo del Imperio Austrohúngaro a finales del siglo XIX y principios del XX aportó un gran número de grandes establecimientos decorados a todo lujo bajo los preceptos del art nouveau.

Varios lograron sobrevivir a la desidia de los años del comunismo y unos cuantos que entraron en decadencia han resucitado en los últimos años con un nuevo esplendor.

Uno de ellos es el New York Café, que data de 1894, y que con justicia ha sido elegido como el mejor del mundo en varias ocasiones.

[Para leer más: Cinco cafés para enamorarse de Budapest]

Los cafés de Budapest, como el New York Café, derrochan opulencia de los años del Imperio Austro-Húngaro. Foto: Pxhere.

Los cafés de Budapest, como el New York Café, derrochan opulencia. Foto: Pxhere.

Hay que pedir un café con una torta de preparación artesanal y dejar pasar el tiempo en silencio mientras se contempla el esplendor de sus arañas de cristal y sus columnas onduladas de mármol que imprimen una estética neo renacentista como se ve en sus techos pintados entre molduras doradas.

Otro es el Café Parisi, de estética pomposa coronado por una inmensa araña de cristal en el centro, donde se pueden probar elaboradas muestras de repostería húngara mientras suena un piano de cola.

El Gerbeud Café, con más de 150 años de historia, conserva su estética barroca con su decoración de papel pintado y pesados cortinados, mesas de mármol verde y pesadas sillas, donde uno se pregunta en qué momento llegarán los aristócratas de la dinastía de los Habsburgo.

Arte urbano

Claro que el arte urbano es arte, y en Budapest, uno de los sitios que explota de color y creatividad es el Barrio Judío, en el cuadrado que forman las calles Erzsébet, Rákóczi, Károly y Király; pero prácticamente no hay distrito de la ciudad en que no se vean murales, pinturas hechas en stencil y tags elaborados con graffitis.

Homenaje al cubo de Rubik. Foto Budapest Flow

Arte urbano en homenaje al cubo de Rubik. Foto Budapest Flow

Colectivos como Neopaint y Szines Varos han creado obras de gran formato que van desde motivos abstractos hasta homenajes a grandes figuras de la cultura popular de Hungría, como el creador del cubo Rubik.

En Budapest entidades como Budapest Flow suelen ofrecer excursiones a pie por el centro y otros puntos de la ciudad donde se pueden descubrir estas muestras de arte, que suelen escapar al radar del turismo.

a.
Ahora en portada