Las mejores playas de Mallorca que (casi) nadie conoce

Fuera de las ciudades, ocultas entre acantilados, se encuentran hermosas playas y calas ideales para los que buscan tomar sol o practicar snorkel en calma

Mallorca, no hay dudas, fue bendecida por la naturaleza. La hermana mayor de las Islas Baleares cuenta con uno de los litorales más fascinantes del Mediterráneo, donde se puede elegir entre largas lenguas de arena dorada, calas de tamaño mínimo y costas pedregosas de toques exóticos.

Cala Baquer, Mallorca. Foto: Turismo de Mallorca.

Mallorca, no hay dudas, fue bendecida por la naturaleza. La hermana mayor de las Islas Baleares cuenta con uno de los litorales más fascinantes del Mediterráneo, donde se puede elegir entre largas lenguas de arena dorada, calas de tamaño mínimo y costas pedregosas de toques exóticos.

Una de sus ventajas es que gracias a su diversidad geográfica la belleza de sus playas se descubre tanto cerca de los núcleos urbanos como en puntos remotos.

Playas urbanas

Entre las primeras, las más populares son las extensas Playa del Muro (con sus seis kilómetros de arena) y la de Alcúdia (que la supera, con siete kilómetros), la de Son Serra de Marina, la de Can Pere de Antoni (a pasos del centro de Palma), la de Puerto Pollença, la de Ciudad Jardín (en el Coll d’en Rabassa), la de Port de Sóller y la de Palmanova, entre otras.

Es cierto que estas playas tienen a favor su accesibilidad y la abundante oferta de servicios.

En Mallorca hay abundantes rincones costeros poco conocidos, a los que solo se puede llegar en coche, tras una buena caminata

Pero también hay abundantes rincones costeros poco conocidos, a los que solo se puede llegar en coche, tras una buena caminata o incluso exclusivamente en barco.

Mallorca, no hay dudas, fue bendecida por la naturaleza. La hermana mayor de las Islas Baleares cuenta con uno de los litorales más fascinantes del Mediterráneo, donde se puede elegir entre largas lenguas de arena dorada, calas de tamaño mínimo y costas pedregosas de toques exóticos.
Mallorca cuenta con playas a las que solo se accede en barco. Foto Lola Culsán-John Weller

Gracias a este relativo aislamiento se garantiza una escasa presencia de bañistas, razón por la que muchos las eligen como pequeñas mecas del naturismo.

Descubrimos algunas de ellas, siguiendo las sugerencias del libro Hidden Beaches Spain (Wild Things Publishing).

Mallorca, no hay dudas, fue bendecida por la naturaleza. La hermana mayor de las Islas Baleares cuenta con uno de los litorales más fascinantes del Mediterráneo, donde se puede elegir entre largas lenguas de arena dorada, calas de tamaño mínimo y costas pedregosas de toques exóticos.
El libro Hidden Beaches

Artà

Cerca de Artà, en el extremo noreste de Mallorca, se despliegan ocho playas, muchas de ellas calas y cuevas creadas por la erosión del mar.

Una de las más recomendadas es Cala Camps Vells, un antiguo refugio de pescadores que presume de uno de los atardeceres más bonitos.

Otras calas cercanas son la Dels Ermitans, Na Clara, Mitjana, Estreta, Déntol y Des Matzoc; además de la playa de D’Es Caló. Por la claridad de sus aguas son parajes recomendados para realizar snorkel.

Mallorca, no hay dudas, fue bendecida por la naturaleza. La hermana mayor de las Islas Baleares cuenta con uno de los litorales más fascinantes del Mediterráneo, donde se puede elegir entre largas lenguas de arena dorada, calas de tamaño mínimo y costas pedregosas de toques exóticos.
Cala Estreta. Foto Lola Culsán-John Weller

Manacor

En los alrededores de Manacor se descubren media docena de calas, rodeadas de pinares y sectores de rocas anaranjadas o rojizas.

Estas son las calas Petita (buscada por nudistas), Varques (donde se encuentra la maravilla geológica del Puente Natural), Bota, Magraner (popular entre clavadistas), Pilota (dueña de un rico ecosistema marino) y Virgili (con cuevas para explorar).

Mallorca, no hay dudas, fue bendecida por la naturaleza. La hermana mayor de las Islas Baleares cuenta con uno de los litorales más fascinantes del Mediterráneo, donde se puede elegir entre largas lenguas de arena dorada, calas de tamaño mínimo y costas pedregosas de toques exóticos.
Cala Camps Vells. Foto Lola Culsán-John Weller

De Felanitx a Ses Salines

En la franja sureste de Mallorca, más exactamente en Felanix, se recomienda la cala Brafi, con sectores rocosos y de arena.

Más al sur, ya cerca de Santanyí, se pasa por las calas Del Moro (de acceso algo complicado), S’Almunia y Es Caragol, donde se ven abundantes mariposas en las dunas.

En tanto, por Ses Salines, la playa D’es Carbó y la de Can Curt presentan paisajes de impacto visual.

Mallorca, no hay dudas, fue bendecida por la naturaleza. La hermana mayor de las Islas Baleares cuenta con uno de los litorales más fascinantes del Mediterráneo, donde se puede elegir entre largas lenguas de arena dorada, calas de tamaño mínimo y costas pedregosas de toques exóticos.
Cala des Matzoc. Foto Lola Culsán-John Weller

De Calvià a Pollença

Calvià y Pollença son dos mecas populares del turismo mallorquí, pero en las cercanías se encuentran rincones poco concurridos, como las calas D’en Monjo (donde se filmó Muerte bajo el sol, de Agatha Christie), Cala Blanca, En Basset, Figuera, En Gossalba y Murta; todos ellos sitios sugeridos para desconectar, practicar snorkel y nadar en un mar en absoluta calma.

En la Cala d’en Monjo se filmó Muerte bajo el sol, basada en la novela de Agatha Christie

Mallorca, no hay dudas, fue bendecida por la naturaleza. La hermana mayor de las Islas Baleares cuenta con uno de los litorales más fascinantes del Mediterráneo, donde se puede elegir entre largas lenguas de arena dorada, calas de tamaño mínimo y costas pedregosas de toques exóticos.
Cala del Moro. Foto Lola Culsán-John Weller

De Alcúdia a Santa Margalida

A izquierda y derecha de Alcúdia se despliega una docena de playas para los que prefieren un poco de aislamiento.

Entre acantilados está la de Coll Baix, la familiar d’Alcanada, la de Des Secs, la de Es Faralló (a pasos del Museo Sa Bassa Blanca, de arte moderno), la de Son Real (donde se puede andar a caballo), la de S’Arenal d’en Casat (popular entre nudistas) y la de Na Pantana, desde donde se puede llegar en kayak al pequeño Illot des Porros.

Mallorca, no hay dudas, fue bendecida por la naturaleza. La hermana mayor de las Islas Baleares cuenta con uno de los litorales más fascinantes del Mediterráneo, donde se puede elegir entre largas lenguas de arena dorada, calas de tamaño mínimo y costas pedregosas de toques exóticos.
Cala Murta. Foto Lola Culsán-John Weller

Conexiones a Mallorca

Para el mes de abril, Vueling ofrece 13 rutas que unirán Palma con Málaga, Alicante, Barcelona, Bilbao, Granada, A Coruña, Asturias, Sevilla, Santiago de Compostela, Tenerife, Valencia, Jerez, y Zaragoza.

Vueling mantiene su firme compromiso de seguir contribuyendo e impulsando la recuperación del sector turístico y económico en España, a la vez que sigue implementando las máximas medidas de seguridad a bordo recomendadas por las autoridades sanitarias y de aviación, garantizando un viaje con toda la seguridad y flexibilidad a sus clientes.

a.
Ahora en portada