Las piscinas naturales más buscadas de Sevilla

Ante el intenso calor andaluz nada mejor que dejar que el cuerpo se relaje en estas ocho piscinas naturales de la provincia de Sevilla

O mejor dicho: no hay playas de mar, porque sí hay varias -artificiales y naturales- en diferentes piscinas naturales que se forman en parajes como la Sierra Morena Sevillana.

Cascada cerca de San Nicolás del Puerto. Foto Juan Sevilla | Flickr

Es cierto que en Sevilla no hay playa, y cuando el calor de Andalucía aprieta (y no es poco) hay que buscar opciones para refrescarse.

O mejor dicho: no hay playas de mar, porque sí hay varias -artificiales y naturales- en diferentes piscinas naturales que se forman en parajes como la Sierra Morena Sevillana.

Las aguas de los ríos, lagos y lagunas provienen del deshielo, por lo cual además de ser sumamente cristalinas son más frías y refrescantes que las del Mediterráneo.

Varias de ellas cuentan con todos los servicios necesarios y su acceso en coche es sencillo, por lo cual se garantiza una jornada ideal para este verano.

Veamos las sugerencias de la Diputación de Sevilla para disfrutar de estas piscinas naturales.

La playa fluvial de San Nicolás del Puerto

Solo hay una playa fluvial en Sevilla y es la de San Nicolás del Puerto, a la vera del río Galindón.

A los pies de la Sierra Morena, el lugar ya había sido relevado por los romanos, que construyeron un puente que permanece como una de las construcciones más antiguas de la región.

O mejor dicho: no hay playas de mar, porque sí hay varias -artificiales y naturales- en diferentes piscinas naturales que se forman en parajes como la Sierra Morena Sevillana.
Playa fluvial de San Nicolas del Puerto. Foto Wikipedia

Esta playa se construyó en 1974 tras la instalación de una pequeña represa que creó un espejo de agua siempre fresca.

Su acceso es muy sencillo, con escaleras adaptadas para discapacitados, y el lugar tiene una variada oferta de chiringuitos como La Posada del Peregrino, La Gruta y El Bosque.

Las aguas del arroyo Rivera de Benalija

El Rivera de Benalija es un pequeño arroyo del Parque Natural Sierra Norte, que desemboca en el embalse del Pintado.

Uno de los atractivos del Parque Natural Sierra Norte es la cueva con un lago interno en el curso del arroyo Rivera de Benalija

O mejor dicho: no hay playas de mar, porque sí hay varias -artificiales y naturales- en diferentes piscinas naturales que se forman en parajes como la Sierra Morena Sevillana.
Rivera de Benalija. Foto Excursiones Renacentistas

Su presencia es estacional porque en los veranos de pocas lluvias suele secarse. En todo caso, a dos kilómetros del pueblo de Alanís el arroyo cae por un desnivel y aumenta su tamaño, donde se crea un entorno ideal para ir a descansar.

Entre los atractivos del lugar se encuentra una cueva donde hay un pequeño lago en su interior. Es imposible irse sin visitarla.

La piscina natural del Pantano del Pintado

El embalse del Pintado, sobre el río Viar, es el más grande de la Sierra Norte. Ya su carretera de acceso despliega hermosos paisajes de dehesas de encinas y alcornoques, y ejemplares aislados de roble andaluz.

O mejor dicho: no hay playas de mar, porque sí hay varias -artificiales y naturales- en diferentes piscinas naturales que se forman en parajes como la Sierra Morena Sevillana.
Embalse de El Pintado. Foto Elholgazan | Flickr

Si bien el pantano se usa para el riego agrícola hay un sector para disfrutar del baño, con zonas de acampada y merenderos.

Relax en la Isla Margarita

Sobre el río Huéznar, dentro del Parque Natural Sierra Norte, se encuentra este rincón también conocido como Isla del Pescador.

O mejor dicho: no hay playas de mar, porque sí hay varias -artificiales y naturales- en diferentes piscinas naturales que se forman en parajes como la Sierra Morena Sevillana.
Área recreativa de la Isla Margarita. Foto Diputación de Sevilla

Aunque hay que tener precauciones con las rocas de la orilla, las aguas son un bienvenido bálsamo.

Cuenta con servicios para realizar un picnic y también hay una vía verde para los que quieran llegar en bicicleta.

Las cascadas y pozas de El Martinete

Sobre el mismo Huéznar, en su curso superior se encuentran varias pozas que emergen en sus remansos en un denso follaje, con algunos saltos y cascadas que superan los desniveles.

O mejor dicho: no hay playas de mar, porque sí hay varias -artificiales y naturales- en diferentes piscinas naturales que se forman en parajes como la Sierra Morena Sevillana.
Rivera del Huéznar. Foto Maria Iglesias Barroso | Flickr

Esta joya geológica le ha valido la denominación de Monumento Natural, y es una de las riberas mejor conservadas de este parque.

La playa natural de la Laguna del Gosque

En la Sierra Sur de Sevilla hay un conjunto de lagunas que van desde los humedales de Lantejuela (Sevilla) hasta Fuente de Piedra y Campillos (Málaga).

O mejor dicho: no hay playas de mar, porque sí hay varias -artificiales y naturales- en diferentes piscinas naturales que se forman en parajes como la Sierra Morena Sevillana.
Laguna de Gosque. Foto Diputación de Sevilla

Se trata de aguas salinas, donde se encuentra una franja de arena blanca que es un imán para vecinos y visitantes al parque.

En un sector de la Laguna del Gosque hay una playa de arena blanca, muy buscada por residentes y visitantes

La zona también es hogar de una gran variedad de aves acuáticas como flamencos, chorlitejos, patinegros, focha común y cerceta común, que conviven en medio de una zona agrícola totalmente transformada por el hombre.

Deportes y baños en Lagos del Serrano

A tres kilómetros del pueblo de El Ronquillo, dentro de la Sierra Morena Sevillana, se encuentran los Lagos del Serrano.

El relax de sus aguas refrescantes se combina con diversas propuestas de actividades, como el senderismo, los deportes náuticos y la pesca deportiva.

O mejor dicho: no hay playas de mar, porque sí hay varias -artificiales y naturales- en diferentes piscinas naturales que se forman en parajes como la Sierra Morena Sevillana.
Lagos del Serrano. Foto Diputación de Sevilla

También hay que hacer espacio para las visitas a la antiguas estaciones de tren, los cortijos y palacios como el de Parladé, que aunque tenga un aire medieval, fue construido en el siglo XIX.

Las pozas de Las Calderas

El municipio de Villaverde del Río es atravesado por el Siete Arroyos, que a pesar de su nombre se trata de un curso fluvial.

En ese sitio se crea un hermoso paisaje natural, las pozas y los saltos de agua de Las Calderas, donde también se crean varias playas naturales.

a.
Ahora en portada