Las mejores calles de España para ir de tapas

La de Laurel en Logroño, el Paseo de Sant Joan en Barcelona, Pescadería en San Sebastián y Navas en Granada son algunas de las calles recomendadas para saborear las mejores tapas del país

Cuando cae el sol, o bajo la sombra de plátanos u otros grandes árboles, qué mejor programa que dejar pasar la horas con un par de tapas y una copa de vino o una caña.

El encanto de las tapas españolas. Foto Salomé Chaussure Flickr

Cuando cae el sol, o bajo la sombra de plátanos u otros grandes árboles, qué mejor programa que dejar pasar la horas con un par de tapas y una copa de vino o una caña.

La tapa es una institución gastronómica en sí misma. Pueden ser unas anónimas patatas chips con salsa algo picante, las clásicas bravas o las olivas, y un sinfín de creaciones de autor tan espectaculares que dan lástima comerlas.

Cada ciudad, pequeña o grande, tiene su propio circuito de tapas. Y hay calles que concentran una oferta gastronómica que es un imán para los amantes del laissez faire.

Recorremos algunas de estas calles para descubrir cuáles son sus mejores tapas.

Tapas en la calle Laurel, Logroño

En una sola calle, la del Laurel, hay 60 bares y restaurantes que presentan lo mejor de la propuesta gastronómica de La Rioja, casi uno cada dos metros. Y eso sin contar los locales que se encuentran en las cercanas calles Albornoz, San Agustín y Travesía de Laurel.

Cuando cae el sol, o bajo la sombra de plátanos u otros grandes árboles, qué mejor programa que dejar pasar la horas con un par de tapas y una copa de vino o una caña.
Calle Laurel, siempre con multitudes. Foto Asociación Calle Laurel

Cada local cuenta con su pincho estrella, al punto que en ocasiones la tapa termina confundiendo o eclipsando al nombre del local.

Y sin olvidar los divertidos nombres con que se bautizan estas creaciones: cojonudos, quejas, zapatillas, champis, rotos, matrimonio, piruletas, preñaos, etcétera.

Tapas en el Paseo Sant Joan, Barcelona

En Barcelona se pueden elegir las tapas sofisticadas del barrio de Sant Antoni, las económicas pero poco originales de la calle Blai en Poble Sec, las que tienen un toque gourmet en las calles Mandri y Santaló en la zona alta de la ciudad; o en el rosario de bares y restaurantes que se concentran en el Paseo de Sant Joan.

En Barcelona, la remodelación del Paseo Sant Joan atrajo a una multitud de bares que multiplicaron las terrazas

La renovación urbanística de hace pocos años impulsó la multiplicación de mesas en las terrazas sin molestar a los peatones que caminan bajo sus plátanos.

Cuando cae el sol, o bajo la sombra de plátanos u otros grandes árboles, qué mejor programa que dejar pasar la horas con un par de tapas y una copa de vino o una caña.
Tapas en el Paseo de Sant Joan. Foto Chicha Limoná

Esta avenida, en el tramo entre la plaza de Verdaguer y el Arco del Triunfo, con un rodeo por Plaza Tetuán, presenta las creaciones de locales como Chicha Limoná, El Viti Taberna, La Foga, Mas Q Menos, Teòric Taverna Gastronòmica y Vivant.

Tapas en la calle Navas, Granada

Si algo caracteriza a las tapas andaluzas es su generosidad de tamaño. Y que muchos locales la ofrecen gratis, como compañía de cortesía de la caña o la copa; detalle que en el norte se hacen los distraídos.

En Granada los bares recomendados se encuentran en los alrededores de la Catedral, en las plazas Nueva y Campilo, y en calles como la de Navas.

Cuando cae el sol, o bajo la sombra de plátanos u otros grandes árboles, qué mejor programa que dejar pasar la horas con un par de tapas y una copa de vino o una caña.
Tapas en el bar Los Diamantes, de Granada. Foto Los Diamantes

Allí es difícil decidirse por un bar. Algunos están pensados para turistas, pero otros ofrecen maravillas como el pescaíto frito, los pinchos morunos, los montaditos de embutidos y las patatas bravas con alioli.

Entre los locales de esta arteria se encuentran Los Diamantes, Fogón de Galicia, La Chopera, Taberna Divisa Blanca, Casa Fernando y Hostal Navas 14; sin olvidar los bares que se encuentra en las calles aledañas.

Tapas en la calle Cádiz, Valencia

Ruzafa es el barrio de las tendencias en Valencia. En sus locales se pueden degustar la sepia a la plancha, los boquerones en vinagre, las croquetas de bacalao, moluscos como las tellinas y las clochinas o salazones de pescado.

Cuando cae el sol, o bajo la sombra de plátanos u otros grandes árboles, qué mejor programa que dejar pasar la horas con un par de tapas y una copa de vino o una caña.
Costilla confitada con patatas chips. Foto Cytrus Ruzafa

Y por supuesto, pequeñas raciones de arroz como corresponde a la meca de la paella (al menos, la valenciana).

En ese barrio, elegimos los bares de la calle Cádiz, como Cytrus Ruzafa, Stiletto, Taller del Bocadillo, Salvasana y Los Navarros.

Tapas en la calle Caridad, Valladolid

Valladolid con toda justicia puede presumir de ser uno de los lugares de mejor tradición en el arte de la tapa.

Su fama lleva a que en noviembre se organice el Concurso Nacional de Tapas, donde se elige a la mejor de España.

Cuando cae el sol, o bajo la sombra de plátanos u otros grandes árboles, qué mejor programa que dejar pasar la horas con un par de tapas y una copa de vino o una caña.
La pasión de Valladolid por las tapas

Entre las creaciones locales han triunfado el Lechazo Taj Mahal (de Don Bacalao), el Bocata de calamares envuelto en obulato y el Tigretostón (ambas de Los Zagales).

Este bar se encuentra en la calle Pasión, y a pocos metros está la callejuela de la Caridad, donde están los bares La Cotorra, Cantábrico y La Tasquita.

Tapas en la calle Pescadería, San Sebastián

Más correcto sería llamarlos pintxos, como corresponde a la tradición de esta ciudad, quizás la cumbre de las tapas de España.

Los mejores bares de pintxos, toda una institución en San Sebastián, se concentran en la ciudad vieja, en calles como Pescadería

En la ciudad vieja se concentran los bares en las calles 31 de agosto, Fermín Calbeltón, San Jerónimo, Puerto y Nagusia, que presentan maravillas como los champiñones, los de marisco, las brochetas, las anchoas y los mini bocados.

Cuando cae el sol, o bajo la sombra de plátanos u otros grandes árboles, qué mejor programa que dejar pasar la horas con un par de tapas y una copa de vino o una caña.
Pintxos en San Sebastián. Foto Joan Flickr

En la difícil elección de una calle elegimos Pescadería, donde se encuentran las barras siempre llenas de pintxos del Tamboril, Txepetxa, Zeruko, Irrintz, Bar Néstor y Narrika.

La experiencia, acompañada del vino txakoli o un zurito de cerveza, es inolvidable.

a.
Ahora en portada